¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los alemanes, dispuestos a cambiar a un coche eléctrico, incluso de hidrógeno

    El nuevo Renault ZOE, la segunda generación del eléctrico de la marca francesa

    En 2020, asistiremos a un verdadero aluvión de nuevos coches eléctricos, algunos de ellos ya presentados que empezarán su comercialización. Aunque los clientes todavía no quieren dar el paso, por diferentes razones, una encuesta en Alemania detecta un alto porcentaje de clientes que cambiarían a un eléctrico si el precio fuera el mismo que uno de combustión.

    Ya te hemos contado en algunas ocasiones cuáles son los factores principales que consideran los clientes para no dar el salto al coche eléctrico: la corta autonomía, los elevados tiempos de recarga y, por supuesto, el precio, muy alto comparado con un vehículo de combustión tradicional.

    Aunque la capacidad de las baterías va aumentando y también la autonomía, no así lo hace el precio, que todavía se mantiene muy alto para el que es el componente principal del coche eléctrico. Y es algo, que considerando los factores y las ventajas, los clientes todavía reniegan.

    Eléctricos como el Hyundai NEXO con pila de combustible ganan adeptos en Alemania

    Pero una encuesta de la Agencia Alemana de Energía ha demostrado que un 72 por ciento estaría dispuesto a cambiar y apostar por esta forma de movilidad sostenible, siempre y cuando el precio fuera el mismo que el de un modelo de combustión. La encuesta se ha realizado años anteriores, de manera que en 2018, un 60 por ciento de los encuestados apostaba por esta tecnología de cero emisiones, y un año antes, el resultado era del 50 por ciento.

    Una tendencia muy positiva en Alemania y para los fabricantes. Pero dado que los eléctricos alimentados por batería no son los únicos, sino que también hay otras tecnologías como el hidrógeno, la Agencia Alemana de Energía ha incluido una pregunta especial para conocer la opinión sobre los vehículos con pila de combustible: un 33% consideraría su compra, un importante aumento frente al 15 por ciento de 2018.

    La encuesta refleja que solamente uno de cada cinco clientes continua prefiriendo un motor de combustión, con un 13 por ciento apostando por la gasolina, descendiendo al 8 por ciento en el caso de los diésel, lo que demuestra también que los clientes están más interesados ​​en los modelos de movilidad sostenible.

    Fuente: DENA