¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Un estudio determina las causas de los incendios en los coches eléctricos

    Un estudio determina las causas de los incendios en los coches eléctricos
    Un Chevrolet Bolt, uno de los eléctricos de GM, siniestrado por un incendioElectrek
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    En los últimos meses se han sucedido incendios fortuitos de coches eléctricos, hasta el punto de que responsables de GM pedían a los propietarios aparcar lejos de otros vehículos. Los expertos apuntan que son tan seguros como un coche de gasolina, pero hay un factor contra el que hoy no se puede luchar y que te contamos.

    Los coches eléctricos inundarán nuestras calles en poco menos de una década, convirtiéndose en los habituales frente a los de combustión que irán desapareciendo progresivamente. Sin embargo, en los últimos meses han llamado poderosamente la atención el incendio de algunos nuevos eléctricos, tocándole a prácticamente todas las marcas con modelos de cero emisiones.

    Aunque no hay grandes evidencias de que este tipo de propulsión sea más propicia a incendios, saltan inmediatamente las alarmas al ser la gran novedad. Pero un eléctrico tiene las mismas posibilidades de sufrir un siniestro de este tipo que un coche de gasolina, cuyas estadísticas son realmente bajas. Entonces, cabe preguntarse qué factores son los que pueden originar un incendio, extendiéndose desde fallos en el software de control hasta una deficiencia en el aislamiento de la caja de la batería, pasando por la temperatura ambiental.

    Foto Creación de dendritas en las baterías de coches eléctricos
    La carga negativa concentrada en las protuberancias atrae iones de litio positivos formando dendritas

    Las dendritas, el gran enemigo de las baterías de litio

    Pero también hay otros añadidos que pasan desapercibidos, y es un sobrecalentamiento en el proceso de carga, y de lo que te contamos hace unas semanas con unos consejos para evitar problemas y mantener la mayor vida útil posible. A pesar de estos factores, hay uno contra el que hoy no se puede luchar y son las dendritas, que se originan en las baterías de iones de litio y, normalmente, se encuentran ya en las células montadas en fábrica.

    Los incendios son la consecuencia de un cortocircuito causado por las dendritas, pequeños cristales de litio que se crean en el electrodo negativo y van atrayendo a los iones positivos, de manera que cuando las dendritas alcanzan el electrodo positivo se produce el cortocircuito y el incendio. Wolfgang Schmickler y Elizabeth Santos, técnicos de la Universidad de Ulm, explican que «Con metales como el cobre o la plata, la superficie se carga positivamente durante la deposición. Si hay una pequeña protuberancia en la superficie, se acumulará una carga positiva, repele los iones metálicos cargados positivamente, el racimo no puede crecer más y forma dendritas».

    Ojo, no es lo habitual en la industria de las baterías, pero sí que es uno de los retos a los que se enfrentan las marcas de coches y sus proveedores para acabar con los incendios. De hecho, la solución existe pero es más cara: se llaman baterías de alto rendimiento que no disponen de litio ni cobalto.

    Fuente: Universidad de Ulm