¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los fabricantes de coches alertan a la UE: la Euro 7 debe ir acompañada de mejores combustibles

    Los fabricantes de coches alertan a la UE: la Euro 7 debe ir acompañada de mejores combustibles
    La calidad de los combustibles queda a criterio de los fabricantes, denuncia ACEA.
    David Plaza
    David Plaza6 min. lectura

    La Unión Europea tiene previsto publicar la nueva normativa Euro 7 en julio de 2022. Sin embargo, para que sea factible aplicarla los fabricantes consideran que la Directiva de Calidad del Combustible debe ser actualizada en consecuencia.

    La Unión Europea está poniendo mucho énfasis en descarbonizar el transporte a través del programa Fit for 55, uno de los proyectos claves del Pacto Verde que tiene como objetivo alcanzar la neutralidad climática en 2050.

    Los fabricantes ya han denunciado en varias ocasiones que la obsesión por el coche eléctrico que tiene la Unión Europea es en realidad un movimiento político y no una necesidad o elección del sector automotriz.

    «Los parámetros de combustible en el FQD para gasolina y diésel no se han actualizado desde 2009»

    Esto ha provocado que los fabricantes tengan que invertir ingentes cantidades de dinero en adaptar su modelo de negocio a la movilidad eléctrica, acelerando sus planes de conversión y tomando decisiones estratégicas de gran calado a todos los niveles.

    Esto incluye el abandono de las mecánicas propulsadas por combustibles fósiles y la restrictiva normativa Euro 7, que se será publicada en julio de 2022 y debe entrar en vigor en 2025, supone un paso más en esa dirección.

    La calidad del combustible

    En un nuevo comunicado emitido por ACEA, la Asociación de Fabricantes Europeos de Automóviles, estos dejan claro que apoyan sin reservas la desfosilización del transporte por carretera, pero eso no será posible si el programa Fit for 55 no se cumple en todas las áreas.

    En concreto, los fabricantes señalan que la Directiva de Calidad del Combustible (FQD) no se actualiza desde 2009, lo que provoca que exista una variable muy amplia en la calidad de los mismos, lo que a su vez redunda en un rango demasiado amplio de niveles de emisiones en función del combustible utilizado.

    «La Comisión Europea publicará propuestas para las normas de emisiones contaminantes Euro 7/VII en julio de 2022, por lo que es correcto solicitar que en paralelo se mejore la calidad del combustible para permitir que el sistema de motor, postratamiento de escape y combustible funcionen en armonía», solicita ACEA en su comunicado.

    «Los parámetros limitados de combustible en el FQD para gasolina y diésel no se han actualizado desde 2009», reiteran los fabricantes europeos. «En varios aspectos, las normas CEN correspondientes no se han actualizado con la suficiente rapidez y, para algunos parámetros clave, permiten una flexibilidad de mezcla de combustible demasiado amplia. La consecuencia es que la vigilancia de la flota para las emisiones contaminantes mediante pruebas de emisiones de conducción real (RDE), que requieren el uso de combustibles de mercado, se puede llevar a cabo en diferentes países con diferente calidad de combustible», denuncian.

    Las demandas de ACEA

    Según señala la asociación de fabricantes europeos, «el FQD no debe ignorarse en Fit for 55, ya que puede desempeñar un papel importante en la entrega de nuevos combustibles para ayudar a los motores modernos a ofrecer menores emisiones contaminantes y una mejor eficiencia del motor (por lo tanto, menos CO₂)».

    Pero, de igual modo, ACEA recuerda que una mejor calidad de combustible redunda también en una reducción de las emisiones contaminantes de los vehículos más antiguos.

    Con el objetivo de avanzar en esta problemática, ACEA ha solicitado a la Unión Europea que se aborden los siguientes puntos:

    1. Mejorar los parámetros clave de la gasolina y el diésel, que conducirán a un mejor control de la calidad y a una menor emisión de contaminantes de los vehículos antiguos y nuevos, beneficiando la calidad del aire.
    2. Aspirar a un grado de gasolina con un nivel de octanaje más alto garantizado para dar garantías de diseñar nuevos motores con mayor eficiencia (y mejores emisiones de CO₂) y que dichos combustibles de mayor octanaje estarán ampliamente disponibles en todo el mercado de la UE.
    3. Rechazar el aumento propuesto de diésel de B7 a B10. Mantener el diésel de la UE en B7 y, en su lugar, ampliar las oportunidades para una mayor mezcla de componentes renovables como HVO (aceite vegetal hidrotratado por sus siglas en inglés).
    4. Introducir medidas para detener el uso de compuestos nitrogenados (utilizados para aumentar el octanaje a bajo coste) porque causan problemas en el motor.
    5. Introducir un nuevo anexo en FQD para establecer parámetros clave de calidad para el combustible de transporte a base de metano para la última generación de motores de metano.
    6. Garantizar la máxima calidad y consistencia del combustible en toda la UE es el factor clave del FQD para satisfacer las necesidades de los clientes.
    7. El FQD de hoy en día es demasiado permisivo, por lo que hay que darle más capacidad para garantizar que los combustibles especificados (complementados por las normas CEN apropiadas) se vendan en toda la UE.
    8. Abordar estas cuestiones ya en los debates en curso entre los colegisladores de la UE.

    Fuente: ACEA / Fotos: Pixabay