¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El primer Ferrari F50 fabricado de la historia aparece a la venta

    16

    El primer ejemplar fabricado del Ferrari F50 ha aparecido a la venta. Esta rara unidad fue la empleada por la marca para presentar el modelo en el Salón de Ginebra de 1995, así como las primeras imágenes oficiales y los diversos actos promocionales. Su primer propietario fue nada menos que Jaques Swaters.

    El primer Ferrari F50, chasis #99999.

    El ejemplar que aparece en las imágenes y que ahora se encuentra a la venta no es uno más de las escasas 349 unidades del modelo, de hecho, ni siquiera es una de las 349 unidades oficialmente fabricadas, pues se trata del primer prototipo, el primer Ferrari F50 fabricado, y por tanto formó parte de su desarrollo pero no de la producción final.

    El Ferrari F50 no solo fue el sucesor del espectacular Ferrari F40, además supuso para la marca el primer modelo construido desde cero de la serie de superdeportivos de edición limitada de Ferrari, pues sus antecesores, los 288 GTO y F40, estaban basados o relacionados en modelos previos.

    Desvelado en 1995, su nombre continuaba la nomenclatura estrenada con el F40, y aunque el 50 aniversario de la firma de Maranello no se cumplía hasta 1997, el F50 ya rendía homenaje con su nombre al medio siglo de vida de la firma italiana, pues sería en ese momento cuando estaba planeado que finalizara su producción. Esta estaría limitada a solo 349 unidades, motivo por el cual el F50 es más raro que su antecesor o sus predecesores.

    El Ferrari F50 #99999 en su stand en Ginebra 1995.

    Esta unidad fue la que la marca expuso durante su debut, en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1995, y posteriormente en el del Tokyo. También es la que aparece en todas las fotos oficiales publicadas durante su presentación, y además, fue la empleada como modelo para el dibujo tipo radiografía de Shin Yoshikawa y como molde para los juguetes oficiales que se editaron posteriormente.

    Esta primera unidad del F50 no solo sirvió a los mencionados propósitos comerciales, sino que también fue empleada para los tests llevados a cabo por la marca y fue pilotado extensamente por nombres como Jean Alesi, Dario Benuzzi, Niki Lauda o Gerhard Berger. Por lo tanto, su valor histórico es más que evidente.

    Por si su historial o condición de primer modelo no fuera suficiente para convertirlo en toda una pieza única, además cuenta con una peculiaridad muy llamativa, de esas por las que los coleccionistas pagan auténticas burradas: es el último Ferrari que contó con un número de bastidor de 5 cifras y por tanto cuenta con el número de bastidor 99999.

    El último Ferrari con un número de bastidor de 5 cifras.

    Aunque en sus primeros años estuvo en poder de Ferrari, este ejemplar ha estado en manos privadas la mayor parte de su vida y su primer propietario es también otra peculiaridad muy llamativa, pues fue nada menos que Jacques Swaters, importador de la marca italiana en Bélgica y propietario de la célebre Ecurie Francorchamps. Swaters era amigo personal de Enzo Ferrari y un fiel apoyo para la marca durante décadas, por lo que en 1998 le ofrecieron este ejemplar, no sin antes reconstruirlo debido al intensivo uso recibido, para su colección personal.

    Swaters mantuvo el F50 #99999 durante cerca de 10 años en su colección y lo vendió en 2007 a un coleccionista estadounidense, quien en un momento posterior sin determinar, lo vendió a su actual propietario, un coleccionista también estadounidense, de la zona de Nueva York.

    En todo este tiempo, el ejemplar ha permanecido a buen recaudo, preservado en las distintas colecciones a las que ha pertenecido y solo se ha dejado ver en contadísimas ocasiones, y solo en eventos muy prestigiosos. Como fue el caso del evento Quail gathering de 2018, una de las citas más llamativas de la Semana grande del motor de Monterey.

    Su estado es simplemente magnífico.

    El ejemplar se encuentra a la venta por una cantidad no especificada en Autosport Designs, un concesionario de Nueva York, la misma zona donde lleva varios años, y su estado es simplemente magnífico. Cuenta solo con 1.400 kilómetros de uso, que entendemos se han realizado posteriormente a la reconstrucción que le practicó la marca antes de entregarlo a Jacques Swaters en 1998, y más recientemente, el ejemplar recibió además un servicio mayor que incluyó todos los fluidos, batería, neumáticos e incluso las salidas de escape. El F50 #99999 se presenta con la ya indispensable certificación Ferrari Classiche y su completa configuración original.

    El primer Ferrari F50 fabricado de la historia aparece a la venta