¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Descubre el rasgo secreto que comparten casi todos los Ferrari desde 1948

    Ferrari TestarossaPinterest

    Un diseño de Touring Superleggera de 1948 se convirtió discretamente en una de las señas de identidad de los modelos de calle de la firma de Maranello. Este rasgo ha estado presente de manera inadvertida en casi todos los modelos de la marca desde finales de la década de los cuarenta, pero corre el riesgo de desaparecer.

    Una de las tareas más complejas del diseño de automóviles es integrar los rasgos de diseño habitual de la marca en los modelos nuevos. Esas líneas o elementos que suelen estar presentes en todos los modelos del mismo fabricante y que forman parte de la identidad visual de la marca. Entre los más célebres y por nombrar algunos podemos señalar el Hofmeister kink de BMW, la parrilla de herradura de Bugatti o el techo de doble burbuja de todos los diseños de Zagato.

    Rasgos muy conocidos y que están presentes en prácticamente todos los modelos de estas firmas. Sin embargo, también encontramos algunos cuya presencia es mucho más discreta e inadvertida, a pesar de haber sido utilizados durante décadas por sus respectivas marcas.

    Ferrari 250 GT SWB Berlinetta.

    Ferrari es uno de los fabricantes que más importancia le da a su legado histórico, de ahí que constantemente se apoye o inspire en los modelos más insignes de su pasado. Por lo que no es de extrañar que emplee habitualmente rasgos y elementos de diseño procedentes de modelos anteriores, como puede ser el caso de las salidas de aire laterales de las versiones GTO, las ópticas traseras circulares o sus omnipresentes llantas con forma de estrella de 5 puntas. Todos ellos rasgos característicos de los modelos de la marca italiana desde hace ya muchos años pero que realmente no están presentes en la gran mayoría de modelos fabricados por Ferrari en sus más de 70 años de historia.

    Pero, ¿qué tienen en común modelos tan distintos como el Ferrari 340 America, el Ferrari 288 GTO y el nuevo Ferrari Roma?. Muchos responderán que los emblemas y poco más, puesto que estos tres modelos no comparten los rasgos que describimos unas líneas más arriba, pero lo cierto es que todos ellos cuentan con un elemento que ha pasado desapercibido para la inmensa mayoría de los aficionados desde hace más de 70 años, la parrilla de retícula rectangular o como la denominan los anglosajones, la rejilla tipo egg-crate o cartón de huevos.

    Aunque la compañía ha utilizado diversas variantes de este elemento, lo cierto es que la gran mayoría de modelos de calle y algunos de circuito de la firma de Maranello han contado con este rasgo de diseño desde prácticamente el nacimiento de la marca de Enzo Ferrari.

    Ferrari 166 MM Touring barchetta.

    Touring Superleggera

    A pesar de la dilatada relación con Pininfarina, carrocero responsable del diseño de la gran mayoría de modelos de calle de Maranello, lo cierto es que este rasgo fue obra de Carrozzeria Touring, quienes lo implementaron en el primer encargo que recibieron de Enzo Ferrari, el exitoso Ferrari 166 MM Touring barchetta de 1948. Este rasgo fue vuelto a emplear en el que se considera el primer Gran Turismo fabricado por la firma italiana, el Ferrari 166 Inter diseñado también por Touring y que fue presentado en 1949.

    Los diseñadores de Touring se limitaron a crear una rejilla de lo más simple, compuesta por finas lamas metálicas que dibujan la característica malla rectangular, en contraposición a la parrilla de lamas gruesas y horizontales de los Ferrari 125 S y 159 S, considerados los primeros verdaderos Ferrari de la historia - si excluimos al Auto-Avio Costruzioni Tipo 815 de 1940. Este diseño de rejilla fue empleado casi inmediatamente en las parrillas de todos los modelos que llevaban el emblema del cavallino rampante, incluidas bestias de competición como el Ferrari 500 Mondial, los monoplazas de Fórmula 1 de la marca de la década de los cincuenta o el Ferrari 750 Monza, solo por nombrar algunos.

    Desde entonces e independientemente del carrocero responsable, prácticamente todos los modelos de la marca han contado con una rejilla delantera que repite o interpreta el diseño original de Carrozzeria Touring. Han sido muy pocos los deportivos o GTs salidos de Maranello que no han contado con este elemento, como fueron los casos del Ferrari 250 GTO, Ferrari F40 o el Ferrari Enzo, solo por nombrar algunos.

    Ferrari 360 Modena.

    Este rasgo de diseño ha llegado hasta nuestros días y podemos encontrarlo incluso en modelos donde su implantación resultaba más compleja, como fueron los casos del Ferrari 365 GTB/4 Daytona o el Ferrari 360 Modena, que no contaba con parrilla delantera pero si dos aberturas laterales a modo de entradas de aire.

    En el caso del catálogo actual de la marca, estos últimos tiempos hemos podido encontrarlo en modelos como la gama Ferrari GTC4Lusso o el Ferrari Roma, pero no está presente en modelos como el Ferrari 812 Superfast, el Ferrari SF90 Stradale, los Ferrari Monza SP1/SP2 o la gama Ferrari F8. Por eso tememos que este rasgo pueda llegar a dejar de ser empleado o evolucionar de tal manera que su estilo original se termine diluyendo hasta desaparecer. Por ahora no podemos afirmar qué es lo que van a hacer los diseñadores de la marca italiana en el futuro, eso queda en manos de los responsables del Centro Stile de Ferrari.