¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Ford Mustang en el Empire State, celebrando los 50 años

    El mítico Ford Mustang cumple 50 años. La celebración de semejante aniversario del pony car más famoso de todos los tiempos no podía pasar desapercibida. La marca del ´´ovalo azul celebrará este aniversario por todo lo alto, volviendo a llevar al Ford Mustang a la terraza más alta del Empire State.

    Si tuviésemos que hablar de anécdotas relativas al Ford Mustang hay una que jamás pasaríamos alto. En 1965 la gente de marketing de Ford quiso dar la nota para promocionar al Ford Mustang y lo hizo llevando este icono americano a la zona más alta de Nueva York.

    La terraza del piso 86 del Empire State Building de Nueva York recibió un extraño visitante, un coche. No era un coche cualquiera, era el Ford Mustang. Lo curioso de esta historia es cómo llegó el Mustang hasta ese punto.

    Podríamos pensar que un helicóptero es lo más sencillo. Lo sería si no fuese por la antena del tejado, pero también resulta lo más peligroso. Por ese motivo los ingenieros de Ford recorrieron todos los accesos desde la entrada hasta la planta 86 del Empire State metro en mano. Midieron todas las zonas por las que tenía que pasar un Mustang.

    Cuando el arquitecto William F. Lamb diseño el Empire State jamás pensó que alguien pensaría subir un coche hasta la terraza más alta. Es evidente que subir el Mustang no iba a ser tarea fácil. Los ingenieros cortaron por lo sano dividiendo el coche en piezas de tamaño más reducido. Una vez en la azotea, fueron cuidadosamente montadas.

    Los próximos 16 y 17 de abril Ford celebrará los 50 años de fabricación ininterrumpida del Mustang y repetirá esta hazaña. Llevará un Mustang Convertible de última generación al mismísimo cielo neoyorquino. El nuevo Mustang es eso, más nuevo, moderno, tecnológico y grande que el modelo de primera generación, pero subirá de la misma forma que su antepasado.

    Los ingenieros ya han estudiado la mejor forma de dividir el coche, para posteriormente subirlo a la terraza del piso 86 utilizando unos soportes a medida para los ascensores. Una vez arriba, el reto será montar todo en menos de seis horas, sin que sobren piezas.

    Fuente: Ford