¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Cazada la maqueta del futuro SUV eléctrico de Ford que llegará en 2023

    Fotos espía de la maqueta del futuro SUV eléctrico de Ford, basado en la plataforma MEBS. Baldauf/SB-Medien

    Interesante foto espía la que llega desde algún recóndito lugar del mundo. Se trata de la primera imagen de una maqueta a escala real del futuro SUV eléctrico de Ford basado en la plataforma MEB. Un anticipo del futuro modelo fruto de la colaboración con Volkswagen, con unas proporciones más compactas que un ID.4 con el sello del óvalo azul.

    El segundo modelo eléctrico de Ford llegará en 2023, y será el primer fruto de la expresa colaboración que la marca del óvalo azul mantiene con la alemana. La marca americana ya ha confirmado que, a pesar de utilizar la plataforma MEB de coches eléctricos, esta parte técnica no condicionará el diseño que será propio, al igual que la puesta a punto, que serán propios de Ford.

    Un modelo de volumen del que esperan fabricar 600.000 unidades anuales. Y, a un año y medio, como poco, de que sea desvelado, esta es la primera foto espía de una maqueta a escala real que ya reproduce el diseño del futuro modelo de producción. Una imagen que muestra un SUV con unas proporciones más contenidas que las del Volkswagen ID.4 y más cercanas a las del ID.3, por lo que se trata de un crossover de la categoría del Focus.

    El futuro crossover eléctrico de Ford se asoma bajo la lona.

    Primeros indicios del futuro crossover eléctrico de Ford previsto para 2023

    Como puedes ver, el color delata que se trata de una maqueta de Clay, un tipo de arcilla especial para que los diseñadores puedan desarrollar y pulir todos los detalles de un nuevo modelo, que vemos calzado sobre unos grandes neumáticos, equipados con unas llantas aerodinámicas, prácticamente cerradas. El indicio definitivo que confirma al hermano pequeño del Mustang Mach E.

    A diferencia de este modelo, el segundo de movilidad sostenible más pura no seguirá la línea más deportiva con un formato coupé, sino que apostará por un estilo más familiar, con un frontal muy vertical. Una estética en línea con los nuevos modelos de cero emisiones de las marcas competidoras, que llegarán prácticamente al mismo tiempo. El siguiente paso a esta maqueta es la producción de los primeros prototipos que tienen por delante más de año y medio para completar el desarrollo.

    Por ahora, no se conocen detalles del tren de propulsión, si se compartirán los órganos mecánicos de la plataforma MEB o si Ford montará sus propios sistemas, si bien la firma alemana está obligada a ofrecer autonomías máximas cercanas a los 500 kilómetros para competir con garantías frente a sus rivales.. Lo que sí sabemos es que el desarrollo se llevará a cabo íntegramente en Colonia, Alemania.