Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Historia del Nissan Qashqai: repasamos la génesis del crossover pionero

19

El Nissan Qashqai ha cumplido en 2017 nada menos que 10 años. Repasamos el nacimiento del modelo que revolucionó el mercado europeo, convirtiendo a los SUVs y crossovers en los modelos más deseados en un mercado del que el Qashqai es líder indiscutible.

Primer boceto oficial del Nissan Qashqai

En 2017 se cumplen nada menos que 10 años del inicio de la comercialización del Nissan Qashqai, un modelo que pasa por ser el verdadero precursor del segmento crossover en Europa. Es cierto que no fue el primero, hubo otros modelos de características similares anteriormente, pero el Qashqai es indiscutiblemente el modelo que popularizó el segmento en el viejo continente.

La historia de las 2 generaciones del Qashqai es bien conocida, habiendo sido ya presentada la nueva iteración de la segunda generación, pero no es tan conocida su génesis, cómo fue la concepción del modelo que marcó un antes y un después en un mercado tan complejo y caprichoso como el europeo, que no se adapta a las novedades tan rápido como otros mercados importantes.

El Qashqai nacía realmente como el sucesor natural del Nissan Almera, el modelo del segmento C de Nissan durante años, una gama que comprendía carrocerías hatchback de 3 y 5 puertas, así como una variante sedán y un monovolumen compacto, el Almera Tino.

Nissan Qashqai Concept 2004

La gama Almera pasaba por ser una gran opción de compra, mucha calidad y robustez a un precio asequible, pero carecía por completo del refinamiento técnico que gozaban sus principales rivales del mercado, como el Volkswagen Golf o el Renault Megane. Por lo que sus ventas no fueran del todo satisfactorias.

Objetivo: el sucesor del Nissan Almera

De ahí que Nissan se planteara muy seriamente la sucesión del Almera, lo que llevó a un proceso de desarrollo y de importantes y arriesgadas tomas de decisiones que implicó a una buena parte de la estructura global de la marca japonesa. En 1999 se había formado ya la Alianza Renault-Nissan y una de las primeras decisiones fue la de reestructurar la gama de productos de Nissan en el viejo continente.

Fue en 2002 cuando un equipo integrado por 25 ingenieros de Nissan se trasladaron a Japón, donde tuvo lugar una reunión que podemos contemplar como el punto de partida del desarrollo del modelo. Este fue el primer paso de un proyecto de 12 meses que debía dar debida respuesta a modelos como el Seat Altea o el Volkswagen Golf Plus, modelos que en aquel entonces eran una alternativa del segmento C a una tendencia muy clara del mercado, el segmento monovolumen.

La primera generación del Nissan Qashqai

De manera que el sucesor del Almera debía ser de mayor tamaño pero los primeros pasos del proyecto en esa dirección no fueron del todo satisfactorios, ya que antes de que acabara 2002 el equipo llegaba a la conclusión de que el modelo no cumpliría las expectativas planteadas, y no sería tan rentable como se pensaba.

“Habíamos dado mil vueltas a las cifras y el nuevo Almera no resultaría tan competitivo como esperábamos. No reflejaba los valores clave de Nissan, innovación y emoción, ni la dirección que la empresa estaba adoptando con productos como el 370Z y el X-Trail.” Palabras de Peter Brown, director de Evaluación de Vehículos en el Centro Técnico Nissan en Europa o NTCE.

Por lo que el equipo se planteó un cambio de estrategia, crear un modelo de tipo SUV pero sin las limitaciones que planteaban en esos momentos este tipo de modelos, como el alto precio o su excesivo tamaño.

Nissan Qasqai 1ª generación tras su actualización en 2012

Proyecto "Nómada urbano": creando el formato SUV

“Se nos ocurrió la idea de crear una especie de mini-Murano, ya que creíamos que así podríamos eliminar las limitaciones que no permitían a la gente comprar un SUV. Era un coche que se desarrollaría y se crearía para desafiar los segmentos tradicionales de turismos y coches familiares en Europa” Peter Brown.

Si bien en aquel momento los SUVs eran una tipología al alza, nadie se podía esperar el éxito que han cosechado en Europa gracias precisamente al Qashqai.

A partir de ese momento, los ingenieros de la marca tuvieron que conseguir eliminar los problemas inherentes a un SUV adaptándolo a un nuevo formato compacto, un X-Trail pero de menor tamaño y con una estética campera pero no todoterreno. Y lo más importante, que permitiera ser adquirido y empleado a diario con la misma seguridad y confort que un modelo del segmento C europeo.

La segunda generación del Nissan Qashqai llegó en 2014.

Aunque el modelo tenía como destino Europa principalmente, en su diseño se contó con toda la estructura de Nissan en el mundo, y cada división aportó un diseño interior y otro exterior. Curiosamente, las propuestas ganadoras fueron el diseño exterior presentado por el Centro de Diseño Global de Nissan en Japón y el diseño interior escogido fue el realizado por Nissan Design America. Aunque fue Nissan en Europa quien se encargó de adaptar estos diseños a los gustos del cliente europeo, su principal target.

El Nissan Qashqai ha recibido más de 80 premios desde 2007

Lo más llamativo del caso, es que en ese momento no había precedente alguno. No había antecesor o rivales en los que fijarse, puesto que estaban desarrollando un modelo bajo un concepto recién creado, el crossover urbano. De hecho, el nombre con el que se conocía el modelo a nivel interno era “nómada urbano”.

De esta manera, el propio equipo de diseño tuvo que fijar los parámetros sobre los que desarrollar el modelo, desde las propias dimensiones y cotas, hasta el rendimiento.

Cadena de montaje del Qashqai de segunda generación.

“Mantuvimos la posición de conducción elevada, las ruedas más grandes y la distancia hasta el suelo de un SUV, pero rediseñamos la cabina para que los pasajeros se sintieran dentro del coche y no encima de él.”. Peter Brown, director de Evaluación de Vehículos en el Centro Técnico Nissan en Europa o NTCE.

En el caso de la postura de conducción, emplearon el esquema de posición elevada para el reposabrazos, laterales altos y una consola central inspirada en los turismos. De esta manera, se aseguraron de que el modelo transmitiera sensaciones más próximas a un turismo. A modo de curiosidad, como vehículo de pruebas se empleó una mula que desde fuera parecía un Renault Scenic dCi.

La historia de éxito del Nissan Qashqai comenzó en 2004

El primer prototipo fue presentado en el Salón de Ginebra de 2004, ya con el nombre Qashqai, un vocablo que deriva del nombre de una tribu iraní. Irónicamente, el modelo fue mal recibido, ya que los distintos medios no terminaban de ver posibilidades en el mercado para este engendro de SUV y compacto.

Nissan Qashqai concept 2004.

“Muchas de las publicaciones automovilísticas expresaban las mismas reservas con las que nos habíamos encontrado en nuestro propio sector: ¿un crossover realmente representaba lo mejor de ambos mundos o simplemente se quedaría corto tanto para los conductores de turismos como para los de SUV?", Peter Brown.

Por supuesto, todos nos equivocamos, y Nissan acababa de dar con algo verdaderamente nuevo. Los todoterrenos existían en el mercado desde hacía décadas, en múltiples versiones y tamaños, y el segmento SUV se estaba haciendo un hueco poco a poco en múltiples mercados, y de hecho, ya habían existido modelos con características similares al Qashqai, pero solo Nissan había tenido el acierto de plantear el concepto de la manera correcta.

No es un todoterreno ni es un turismo sobreelevado, es una mistura entre los conceptos SUV y turismo compacto. Desarrollado desde cero con ese propósito y lo más importante, venía embalado con una etiqueta que explicaba el concept muy bien, de manera que rápidamente fue adoptado por el público.

Finalmente, el Qashqai llegó al mercado a inicios de 2007, como sustituto tanto de la gama Almera en el segmento C como del sedán Primera en el segmento D. La prensa tardó en aceptarlo, pero el éxito en el mercado fue inmediato, cambiando el panorama de los segmentos C y D, y dando pié a nuevos nichos, como el segmento B-SUV con el Juke, que recogía la estela de éxito del Qashqai pero a una escala menor. El resto ya lo sabéis.

Tras su debut en el mercado, 5 años después llego su primer facelift, que maquillaba su aspecto exterior e interior. Dos años más tarde, en 2014, llegaría su esperada segunda renovación, y ahora en 2017 una profunda actualización de este, con las primeras funcionalidades autónomas.

Noticias relacionadas

Historia del Nissan Qashqai: repasamos la génesis del crossover pionero
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto