¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Indy 500Alonso y Servià sufren en un Fast Friday liderado por Daly y Pigot

Los dos pilotos españoles coquetean con la parte baja del top 30, que les expone a poder caer mañana en el Last Row Shootout del domingo.

Los tres pilotos del equipo Carpenter registran las mejores vueltas sin rebufo de la jornada, con la única oposición de Alexander Rossi.

Violento accidente de Kyle Kaiser que pone en duda su participación.

Hasta hoy, todo eran trabajo habitual, nada muy tenso, todo muy rutinario. Todo eso se terminó en este Fast Friday, donde el aumento de las velocidades por el incremento de la presión de los turbos y la proximidad de la clasificación han aumentado de forma significativa el nerviosismo en muchos de los equipos y pilotos, en especial tras contrastarse el ritmo de unos y otros en tandas simuladas de clasificación. En lo que a McLaren y Fernando Alonso respecta, la prueba del algodón, de momento, deja sensaciones muy preocupantes.

Ya con el coche totalmente reconstruido, el piloto español salió a dar vueltas desde el principio y, pese a un parón de una hora por lluvia, completó una jornada de rodaje intensa con 77 vueltas bajo el brazo, pero en la que la velocidad nunca terminó de aparecer del todo en el coche reserva que Alonso usa ahora como principal. Su mejor vuelta del día, con un promedio de 229.328 millas por hora, le dejó en 24ª posición, pero más indicativo fue su registro de 226.869 mph sin rebufos, que fue solo el 31º mejor entre los 36 participantes.

Que ambos resultados no fuesen un puesto más bajo se debió al descorazonador accidente de Kyle Kaiser. Después de tres días exhibiendo un gran rendimiento, el piloto de Juncos sufrió a primeras horas de la tarde un fuerte accidente en la curva 3, que dejó completamente destrozado el único chasis operativo de un equipo que no cuenta con patrocinio alguno. Su participación en la clasificación está claramente en entredicho, pero Juncos trabaja a contrarreloj para adaptar su coche de circuito y salir a calificar a la desesperada.

Si nos desplazamos unas 30 posiciones hacia adelante, la primera posición en la tabla fue ocupada por Conor Daly, quien aprovechó en los minutos finales uno de los grandes rebufos experimentados hoy para registrar un tiempo de 231.704 mph, con Marco Andretti y Takuma Sato a una distancia cercana. No obstante, la clasificación que todo los equipos observaban era la que comprendía las vueltas sin rebufo y, en menor medida, las medias de 4 vueltas consecutivas. En ese primer aspecto,el equipo Carpenter dominó por completo, liderado por quien se ha convertido en el gran candidato a la pole, Spencer Pigot.

El joven piloto americano terminó cuarto en la tabla de tiempos, y la telemetría no registró una sola vuelta buena sin rebufos (más de 10 segundos de margen con el coche de delante), pero el equipo afirmó que un registro de 230.415 mphque se había hecho sin rebufo alguno no fue contado como tal por la deceleración de un coche en meta, y que este hecho no afectó a la vuelta. Así, el tiempo de Pigot, quien contó también con la mejor media de 4 vueltas consecutivas, fue absolutamente incontestable. Tras él, terminaron sus dos compañeros, Ed Jones, el otro piloto que superó la barrera de los 230, y Ed Carpenter, relegado por el momento a un tercer plano.

Tras ellos, no estuvo el equipo Penske, para sorpresa de todos, si no Alexander Rossi. El piloto de Andretti fue el coche con motor Honda más sólido de toda la jornada, y se quedó con un tiempo prácticamente idéntico a Carpenter, superando a Will Power y a Simon Pagenaud. Josef Newgarden también superó las 229 mph, lo mismo que consigueron, dentro del entorno Honda, Graham Rahal, Marco Andretti, Colton Herta y Zach Veach.

Mientras favoritos como Hélio Castroneves, Scott Dixon, Tony Kanaan o, en especial, Ryan Hunter-Reay pasaban más desapercibidos, la zona baja registró auténticos dramas para varios de los rivales de Alonso, entre ellos Oriol Servià. El piloto de Schmidt siguió teniendo dificultades un día más para sacar partido a su monoplaza, con un registro de 227.750 mph que le dejó 31º, y un mejor tiempo sin rebufo de 227.153 que le situa en la no menos peligrosa 30ª posición, la última que le libraría del Last Row Shootout.

Junto a Alonso, también pasaron dificultades Felix Rosenqvist, que sacó un poco la cabeza del hoyo en las horas finales, un Sage Karam desesperado por la falta de estabilidad de su coche, Max Chilton, incapaz de extraer más velocidad del segundo coche de Carlin, y un Ben Hanley que sigue pagando la novatada total del producto de DragonSpeed. A su vez, los tiempos de Patricio O'Ward con el coche reserva no le sirvieron para escapar del último lugar en ninguna métrica. Muchas situaciones dramáticas de cara a un primer día de clasificación que promete emociones muy fuertes en ambos lados de la tabla.

MEJORES TIEMPOS SIN REBUFO DEL FAST FRIDAY EN INDIANÁPOLIS

Fotos: IndyCar Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto