¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCar"Pocono no es para cobardes": Mario Andretti y varios campeones defienden al óvalo

    Adrián Fernández
    Adrián Fernández12 min. lectura

    El venerado multicampeón americano asegura que IndyCar cometería "un gravísimo error" dejando de correr en Pocono.

    Sébastien Bourdais: "Pocono no ha causado la gravedad de los accidentes que vivimos en 2015 y 2018".

    Power, Dixon y Pagenaud confían en poder volver en años venideros.

    Mientras la IndyCar empieza ya a descargar material en Madison, Illinois, y a preparar la antepenúltima carrera de la temporada, y última de óvalo, en el corto trazado de Gateway, la práctica totalidad de la discusión esta semana ha seguido estando concentrada en lo ocurrido el pasado domingo durante la disputa de las 500 millas de Pocono. Las opiniones, intercambios de culpas e interacciones no han dejado de producirse en torno a la culpabilidad del accidente que dejó fuera a cinco coches en la primera vuelta y, más aún, en si el Pocono Raceway sigue siendo una instalación óptima para IndyCar después de que Felix Rosenqvist rozase el tercer mayor desastre del circuito en cinco años.

    El pasado martes recogimos muchas de las opiniones vertidas sobre el óvalo y el accidente, con dos opiniones claramente establecidas: Pocono ya no tenía lugar en el calendario, y la maniobra de Takuma Sato era inaceptable. A medida que ha ido avanzando la semana, no obstante, el péndulo de la revisión y la mesura ha ido generando nuevos puntos de vista, en gran parte propiciados por muchos de los veteranos de la categoría. Y en lo que a veteranos se refiere, aunque ya no compita, casi nadie tiene más voz y voto que Mario Andretti, quien tiene a sus espaldas cuatro titulos y 407 carreras disputadas, récord histórico de la categoría (aún habiéndose perdido 62 por correr en Fórmula 1), a lo largo de 30 años.

    El legendario piloto americano sigue muy vinculado en el día a día del campeonato, pilotando en muchos eventos un biplaza que sigue poniendo a punto como si fuese a correr con él, y el hecho de que sus opiniones nunca hayan sido tan viscerales como las de otra leyenda americana, A.J. Foyt, siempre le ha conferido un punto de credibilidad. En lo que a Pocono respecta, Andretti lo tiene más que claro: "Sería muy, muy triste si la carrera no continua. Pocono no es para cobardes, no lo llaman 'the Tricky Triangle' (el triángulo tramposo) por nada", ha afirmado en declaraciones al diario The Morning Call. "Es algo que conquistar, no algo de lo que escapar. Sería un gravísimo error para IndyCar no regresar a Pocono. Esa es mi postura firme, y no tengo problema en expresarla".

    Durante meses, la continuidad de Pocono ya estaba puesta en entredicho por varias desavenencias organizativas entre circuito y categoría, en el que es su último año de contrato, y muchos medios especializados siguen reportando que un intercambio con el óvalo corto de Richmond, que entrará sí o sí en el calendario, es la opción más plausible. "Este mismo martes hablé de ello con las autoridades pertinentes en IndyCar. Personalmente, creo que sería una mayor pérdida para ellos que para Pocono", afirma el campeón de Fórmula 1 de 1978. "Cada historia tiene siempre dos versiones. Hablo con Pocono y me dicen que en IndyCar no son receptivos, y cuando hablo con Indy me dicen lo opuesto, que a Pocono no le entusiasma. Al final, se trata de ponerse manos a la obra, en lugar de tratar con emociones".

    A Andretti tampoco se le caen los anillos (tiene dos, uno de su victoria en Indianápolis en 1969 y otro de la controvertida carrera en 1981 que Bobby Unser le ganó en un despacho medio año después) a la hora de opinar sobre las sensaciones de los pilotos en Pocono, o en determinar si ellos o el circuito son responsables de lo ocurrido: "Cuando hablas con los pilotos, todos aquellos que han tenido más éxitos abrazan Pocono, siempre ha sido así. Desde el primer día, hemos tenido una relación de amor-odio con Pocono. A los pilotos que valoran el desafío, les encanta, y yo soy uno de ellos. No culpen al circuito, culpen a los pilotos. Es su responsabilidad, y todos asumen la culpa cuando pasa algo, pero demasiado tarde".

    La de Andretti no ha sido la única opinión de peso sobre el tema. El francés Sébastien Bourdais, un notable detractor de las carreras en óvalo desde su llegada a los Estados Unidos en 2003, rompió una lanza a favor del Tricky Triangle: "Pocono no ha causado la gravedad de los dos eventos catastróficos que experimentamos en 2015 y 2018. La seguridad no es peor que en otros óvalos a los que vamos. Por desgracia, los riesgos de ir a más de 200 millas por hora son mayores, pero siempre han sido parte de lo que hacemos", afirmó el tetracampeón a través de Twitter. "Creo que es muy injusto juzgar al circuito, cuando esto ha ocurrido en línea recta y bastante lejos de la curva 2. El evento estaba finalmente ganando tracción y una buena asistencia, espero que no sea la última vez".

    El piloto de Dale Coyne Racing también ofreció su opinión sobre el accidente en sí, comentando que "un poco más de respeto, dejando espacio entre nosotros, ayudaría mucho y prevendría muchos de estos accidentes. Por fortuna, nadie ha pagado el precio esta vez". Bourdais hasta ha opinado sobre la cuestión de las vallas, a raíz de una reparación deficiente que ya criticó en 2018: "La reparación fue (pobre), pero no lo es la valla en sí. Las vallas nunca se diseñaron para ayudarnos o salvarnos, si no para mantener los coches dentro del circuito y alejados de los espectadores. Además, sería extremadamente caro instalar sistemas diferentes o mejores, para los que muchos circuitos no tienen el dinero. La valla de Pocono está lejos de ser mala si la comparas con la de Texas, donde los cables están por fuera de los postes".

    La vista de Bourdais sobre Pocono, como campeón en activo, está compartida por otros tres, los que acabaron en el podio el pasado domingo. Aunque se desconoce la opinión de Alexander Rossi, visiblemente molesto tras verse implicado en el accidente, Josef Newgarden, el gran beneficiado por el mismo, o Ryan Hunter-Reay (quien solo ha tenido malas experiencias y accidentes en Pocono estos últimos años), Scott Dixon se mostró partidario de un futuro regreso a Pocono, una opinión compartida por Will Power y Simon Pagenaud.

    Power se impuso por tercera vez en esta prueba, acumulando más victorias en carreras de 500 millas que ningún piloto en activo (cinco): "Espero de verdad, de verdad, que no sea la última carrera de IndyCar en Pocono. Ojalá podamos volver. Incluso si solo fuese por un año, no nos imagino no corriendo en Pocono. Obviamente, ha habido algunos accidentes desafortunados aquí, que podrían haber pasado en cualquier sitio, y se ha ganado una mala reputación por ello. La asistencia mejora un 15% cada vez que venimos, es un gran óvalo para nosotros, y es difícil encontrar hoy en día buenos óvalos que encajen con nuestros coches".

    Pagenaud, por su parte, esgrimió la importancia de Pocono dentro del crucial mercado del Noreste de los EE.UU, con Nueva York como punto focal, y que se quedaría sin carrera por primera vez en la historia si Pocono dejase el calendario, después de los fracasos de Baltimore y Watkins Glen. "Es un circuito divertido en el que correr. Sería muy desafortunado, porque está cerca de Nueva York, que es un gran mercado para IndyCar, y es una oportunidad para atraer a los neoyorkinos a nuestras carreras. Personalmente, me encantan los superspeedways. Obviamente, cuando vas a tanta velocidad, sabes que un accidente va a ser grande. Espero que podamos volver y seguir trabajando con la gente de Pocono, porque lo hemos pasado muy bien aquí, cada año lo disfruto más".

    Mientras tanto, la cuestión de quién provocó qué sigue estando en el candelero. El equipo Rahal publicó un comunicado, y el video completo de la onboard de Takuma Sato, buscando exculpar a su piloto, algo a lo que Ryan Hunter-Reay respondió con una vista frontal del accidente para hacer lo propio consigo mismo. En el medio, Dario Franchitti, el ex piloto de IndyCar retirado tras una brutal colisión contra una valla en el circuito urbano de Houston en 2013, que argumentó en Twitter que los ángulos, la anchura del circuito, las juntas, las turbulencias y la proximidad de los coches hacen muy complicado adjudicar responsabilidades. Todo apunta a que IndyCar lo dejará estar, más allá de la multa económica a Sato. Si dejará estar o no el tema de Pocono, eso ya es otra historia.

    Fotos: IndyCar Media