¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarVarios pilotos critican el oval de Pocono y la "deplorable" maniobra de Sato

Alexander Rossi, Ryan Hunter-Reay y James Hinchcliffe, tres de los implicados, criticaron al piloto japonés por su agresividad en la primera vuelta.

Sato se defendió publicando su onboard y asegurando que "iba recto".

Robert Wickens, Felipe Massa y otros pilotos de IndyCar piden el fin del evento en Pocono, que acaba contrato.

Por tercera vez, y probablemente última, en los últimos cinco años, las 500 millas de Pocono han sido más noticia por culpa de un accidente que por la propia carrera en sí. La espectacular colisión de cinco coches en la primera vuelta que implicó a Takuma Sato, Alexander Rossi, Ryan Hunter-Reay, James Hinchcliffe y Felix Rosenqvist, en la que el piloto sueco golpeó ligeramente la valla superior, no ha hecho más que reforzar la ya sólida animadversión que existía hacia el óvalo de Pocono tras los incidentes del año pasado, y que ponen en cuestión la continuidad de un trazado que termina contrato este año.

La muerte de Justin Wilson en 2015 al recibir un desafortunado y fortuito impacto de una pieza aerodinámica en el casco, y el accidente que dejó semiparalizado a Robert Wickens el año pasado estaban en la mente de todos los pilotos y aficionados este fin de semana. El propio Wickens se manifestó minutos después del accidente: "¿Cuantas veces tenemos que pasar por la misma situación antes de aceptar que IndyCar no debería correr en Pocono? Es una relación tóxica, y quizá es el momento de considerar un divorcio. Estoy muy aliviado de que todos estén bien tras ese temible accidente".

Wickens, en la actualidad, pelea por volver a caminar y pilotar un IndyCar, cumpliéndose este lunes un año de su accidente. Mucha mejor suerte corrió Rosenqvist, quien solo se quejó de unos ligeros dolores de cabeza y espalda. Otros pilotos de IndyCar que también se han visto afectados directa o indrectamente por los incidentes graves en Pocono mostraron su desencanto público con el superspeedway de 4 kilómetros, exacerbados por lo que, por segundo año consecutivo, daba la impresión de ser una reparación bastante cuestionable de la valla por parte del circuito.

    1. En 2015, Sage Karam sufrió un accidente en solitario liderando la prueba. Una pieza de su coche fue la que terminó impactando de forma fatal contra el casco de Justin Wilson, sumiendo a Karam en una depresión durante varios meses: "Creo que está claro que no deberíamos correr aquí. Esa pregunta fue respondida hace mucho. Es un gran circuito, me gustan los óvalos y los quiero en IndyCar, pero tenemos que ser inteligentes e ir a circuitos que sean aptos para los IndyCar".
    2. Stefan Wilson, hermano de Justin Wilson: "Los equipos podrían ponerse de acuerdo y, en vez de pagar los daños de los accidentes en Pocono, reunir suficiente para pagar la tasa necesaria para volver a Watkins Glen. Ahí hay fácilmente 1.5 o 2 millones de dólares en daños después de dos curvas".
    3. Max Chilton, quien renunció a correr en óvalos en junio, habiendo estado afectado por el accidente de Wickens: "Me alegro de que todos hayan salido caminando de ese accidente. No deberían estar allí, de todos modos. '¿Alguien tiene algunas bridas para parar un coche a 230 millas por hora?' Si, eso funcionará..."

    La cuestión de la viabilidad de Pocono como óvalo contó incluso con la opinión de Felipe Massa, quien ya criticó a IndyCar el año pasado tras el accidente de Wickens al considerar que no hacían suficiente por la seguridad de sus pilotos, una opinión que fue ampliamente criticada. "De nuevo, IndyCar poniendo en peligro la vida de sus pilotos al correr en circuitos así. El error de un piloto no puede ser la causa de un accidente tan serio, y esto se debe a circuitos inseguros como Pocono".

    Por otro lado, varios pilotos se habían mostrado muy favorables a un futuro regreso de Pocono en años venideros en los días previos a la carrera, y esa opinión aún existe en el paddock, aunque ya en menor medida. El único que se manifestó en esos términos ayer fue el veterano pentacampeón Scott Dixon: "Los incidentes que han ocurrido en pista, como los de Justin o Robby, podrían haber pasado en cualquier sitio. Es una lástima que este sitio haya dejado mal sabor de boca en estos escenarios. Creo que, en muchas ocasiones, los pilotos pueden hacer un mejor trabajo en estas situaciones. Espero que podamos volver".

    Dixon no estaba solo, al menos, a la hora de apuntar al estándar del pilotaje en determinadas situaciones de riesgo. Las opiniones sobre la causa del accidente no se hicieron esperar, y la amplia mayoría coincidían en criticar a Takuma Sato como principal responsable del incidente, entre ellos el hombre con el que Sato colisionó en primera instancia, Alexander Rossi. "No puedo entender en absoluto como Takuma cree que semejante pilotaje es aceptable, después de lo del año pasado", afirmó el estadounidense ante las cámaras.

    "Cruzarse ante dos coches a esa velocidad, en una carrera de 500 millas, es deplorable e inquietante. Puede haberme costado el campeonato". Sato, por su parte, aseguró que "creía tener espacio", mencionando la palabra 'clear' que los spotters utilizan para indicar al piloto que tienen espacio para moverse a un lado en óvalo, y que lo sentía por los implicados en el campeonato.

    Después, el veterano piloto japonés buscó defenderse en Twitter, acompañando su tuit de unas imágenes en las que señala, de forma irregular, las juntas de separación del asfalto y el posicionamiento de los coches respecto a ellas: "Tengo la necesidad de decir algo. Siento haber implicado a Alexander Rossi, por lo del campeonato. Parece que se quedó atrapado entre Ryan y yo, y si usamos las juntas como referencia, Alex se mueve claramente al exterior. Todos competíamos muy de cerca, y por desgracia chocamos".

    Tras la carrera, Rossi respondió al piloto japonés: "Creo que, si ves el vídeo, fuiste tú el que causaste toda la situación al moverte al interior intentando seguir el rebufo de (Dixon). #PruebaDeNuevo". Ante este tuit, Sato hizo una segunda publicación, en esta ocasión añadiendo una impactante onboard de su coche: "No pretendía culpar a Alex en absoluto. Solo comenté los hechos, y me disculpé por la situación en mi tuit. Aquí os muestro que me limité a ir recto".

    Tras el accidente, Hunter-Reay también mostró su perplejidad con lo visto, criticando de forma más general que un incidente así ocurriese dados los precedentes: "Ha sido ridículo, gracias a Dios que todos están bien. Creía que habíamos aprendido la lección del año pasado, la primera vuelta de una carrera de 500 millas... Desde mi perspectiva, tenía una buena oportunidad para pasar a Rossi, ya tenía tres cuartas partes del coche a su lado. De repente, me encuentro marcha atrás viendo al resto de la parrilla, y después vi a Felix subir hacia la valla".

    Por su parte, James Hinchcliffe se vio implicado al no poder evitar los coches accidentados al llegar a la curva dos: "Estábamos llegando a la curva 2 con tres coches en paralelo, y sabía que no era una buena idea, así que me dejé caer. Pensé que eso nos salvaría, pero el accidente emergió desde el interior y no tenía a donde ir". Al igual que Hunter-Reay, el canadiense también se vio implicado en el accidente de Wickens el año anterior. "Es una carrera de 500 millas, no sé cuantas veces tenemos que hacer esto hasta que la gente se de cuenta de que puedes atacar todo lo que quieras, pero que no tienes opción de ganar si acabas en la valla".

    En la transmisión estadounidense, los comentaristas de apoyo, los ex-pilotos Paul Tracy y Townsend Bell, se mostraron muy críticos con la maniobra de Takuma Sato. Tracy, quien fue suspendido o multado en varias ocasiones en su carrera por incidentes evitables, llegó a asegurar que, "después de lo que pasó el año pasado, hay que evaluar seriamente una suspensión a Sato. Yo fui suspendido por cosas mucho menores, incluso tuve que perderme una carrera, y estoy completamente de acuerdo con lo que ha dicho Rossi".

    Tracy reforzó su opinión en un tuit posterior: "¿Quién más cree que las sanciones a los pilotos se han vuelto demasiado blandas? A mí y a (Alex) Zanardi nos quitaron puntos, nos pusieron multas de 50.000 dólares... Incluso me hicieron perderme la primera carrera del año 2000". Bell, por su parte, publicó un tuit con numerosas líneas amarillas sobre la onboard de Rossi que parecía ironizar la primera publicación del japonés.

    En definitiva, el futuro de Pocono en IndyCar parece prácticamente finiquitado, pese a que en las últimas dos semanas se había producido un acercamiento de posturas entre categoría y circuito que hacía posible especular con una breve renovación, más aún después de que Pocono hubiese perdido uno de sus dos fines de semana de competición en NASCAR. Aún existe apoyo por parte de algunos pilotos, y un cierto consenso respecto a la falta de tacto y paciencia en la primera vuelta, pero la aprehensión de varios pilotos respecto a un regreso es clara y notable. Con el óvalo corto de Richmond esperando en el banquillo, el cambio podría ser inminente.

    Fotos: IndyCar Media

    Noticias relacionadas

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto