¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarUn equipo llamado Top Gun busca correr las 500 millas de Indianápolis

El look de 'caza de combate' de los IndyCar irá acompañado de un equipo con un nombre sinónimo de aviacióIndyCar Media

Un constructor de coches de carreras y un organizador de carreras históricas forman un nuevo equipo para la Indy 500.

La formación no guarda relación alguna con la película original ni con su secuela.

Su piloto es R. C. Enerson, novato en Indianápolis y con cuatro carreras de IndyCar a sus espaldas.

Casi cada temporada, las 500 millas de Indianápolis cuentan con la inscripción de un equipo inesperado, que anuncia sus planes casi a última hora y que busca sorprender a los competidores regulares de IndyCar en su escenario más grande en pos de un hueco en la preciada parrilla de 33 coches. En algunos casos por su cuenta, y en la mayoría, alineandose con un equipo ya existente. Varios lo hacen con notable fanfarria o fama detrás de ellos, como McLaren en su día, Scuderia Corsa o DragonSpeed, pero también hay inscripciones sorpresa más modestas, casi surgidas de la nada.

Clauson-Marshall y Team Stange el año pasado, Thom Burns Racing en 2018, Harding en 2017... son muchos los casos a lo largo de décadas, y darían para artículo aparte. El último suceso de esta particular circunstancia se produce bajo un nombre conocido para los amantes de la velocidad, aunque no necesariamente de las carreras. El equipo Top Gun Racing, de nueva creación, ha confirmado este martes que aspira a competir en la edición 104 de las 500 millas de Indianápolis, la cual fue pospuesta al próximo 23 de agosto después de que la pandemia del COVID-19 obligase a trasladarla de su habitual fecha a finales de mayo.

El look del coche con el que Top Gun Racing buscará competir en Indianápolis / @ Vintage Indy Registry

No escapa a casi nadie que este equipo comparte nombre con la famosa película 'Top Gun', un auténtico emblema de la cultura popular de los 80 desde su estreno en 1986, y que este mismo año contará con una secuela, 'Top Gun: Maverick', cuyo estreno está previsto para la víspera de Nochebuena. El nombre, además, encaja a la perfección con el simil de 'aviones de combate' que poseen los IndyCar desde la introducción del Aeroscreen. No obstante, este equipo no guarda relación alguna con la historia que recoge las rebeldes audacias de un teniente de las Fuerzas Aéreas estadounidenses, aunque su logo posea alas (las del logo del Indianapolis Motor Speedway).

A los controles de Top Gun Racing no estará el productor Jerry Bruckheimer, si no una alianza formada por los empresarios Gary Trout y Bill Throckmorton. El propio Trout ya fue dueño de su propio equipo en IndyCar a finales de los 80, disputando la Indy 500 de 1988 con Steve Chassey y otras dos carreras con Ed Pimm antes de centrarse en su negocio diario, GT Performance Group, con el que ha sido el único constructor de coches de NASCAR en el estado de Indiana. Throckmorton, por su parte, es el propietario de Vintage Indy Registry, que organiza carreras con coches históricos de IndyCar cada año en los óvalos de Indianápolis y Gateway.

El aparato que circulará a gran velocidad para Top Gun no será un F-14A Tomcat pilotado por Tom Cruise en su papel de Pete 'Maverick' Mitchell, si no un Dallara IR18 pilotado por el también estadounidense Richard 'R. C.' Enerson. A sus 22 años, este nativo de Florida aún no sabe lo que es disputar la Indy 500, pero sí lo que es competir en IndyCar, regresando el año pasado con Carlin en la prueba de Mid-Ohio tres años después de su debut de tres carreras con Dale Coyne Racing. Todo ello, después de que la diversidad de las leyes sobre la publicidad de los productos derivados de la marihuana en diferentes estados impidiesen que su nuevo patrocinador le procurase un asiento para toda la temporada.

Eso no será un problema en esta ocasión, toda vez que una aseguradora será quien plasme el aspecto financiero, al menos sobre el papel. Y es que, al igual que los cazas de la película, el aspecto más importante de todo esto está en el aire: un acuerdo de motores con Honda o Chevrolet que les permita tomar parte en las sesiones de libres y la clasificación, algo que debería estar ligado a una más que probable alianza con otro equipo. Todo lo demás, según el comunicado, ha sido ya procurado: una base en Brownsburg (Indiana), la adquisición de un IR18 y del material de transporte necesario, la contratación de personal...

No obstante, no habrá que esperar a agosto para ver el debut en Indianápolis de este peculiar equipo, ya que este se producirá esta misma semana... en un entorno virtual. Más concretamente, en la última ronda del IndyCar iRacing Challenge que se disputará en el óvalo de Indianápolis, algo que solo se permite a equipos que tengan planes en firme para correr en IndyCar o con invitados de excepción. La parrilla de esta carrera estará limitada a 33 competidores como en la vida real, por lo que Enerson tendrá que pelear por su lugar en la misma en una sesión de clasificación especial este miércoles contra aquellos pilotos que no tengan una plaza garantizada según los criterios del campeonato.

Fotos: IndyCar Media

Fuente: RACER

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto