¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Jaguar para la producción del eléctrico I-PACE por falta de baterías

    Jaguar para la producción del eléctrico I-PACE por falta de baterías
    El Jaguar I-PACE durante el ensamble de la batería en la factoría de Magna, en Graz, AJaguar & Magna
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    No es el único fabricante que en las últimas semanas ha tenido que parar la producción de un modelo eléctrico por falta de baterías. Audi también se ha encontrado en esta situación, y el siguiente ha sido el Jaguar I-PACE. Magna Steyr no puede seguir la producción por falta de baterías, debido a un problema del proveedor.

    No todo son alegrías alrededor del Jaguar I-PACE. El crossover de la marca del felino ha visto cómo recientemente se rebajaba su precio, manteniendo los cuatro niveles de equipamiento disponibles y con una dotación importante. Solo el hecho de dar una imagen más personalizada al modelo eléctrico hace subir la factura a límites desorbitados.

    Pero aunque no es un factor que tenga mucho que ver, lo que sí es una realidad es el paro de producción que Magna Steyr, la factoría de Graz encargada de la producción del crossover eléctrico. La especialista se ha visto obligada a comunicar a Jaguar la falta de existencias de las baterías proporcionadas por LG Chem, no pudiendo afrontar la segunda y última etapa de "matrimonio" en el modelo.

    Detalle de la batería del Jaguar I-PACE, bajo la cubierta de protección

    El proveedor cuenta con un centro de producción de baterías ubicado en Wroclaw, Polonia, precisamente para evitar este tipo de acontecimientos, pero aún así se producen roturas de stock. Y, al menos, durante una semana, los trabajos de producción de unidades del modelo de la marca británica se mantendrán parados, si bien el ganador del concurso para la fabricación del modelo apunta que no supondrá un retraso en la entrega de unidades previstas.

    El Jaguar I-PACE es uno de los eléctricos con mayor demanda. La marca del felino logró vender el pasado año 2019 un total de 18.000 unidades en todo el mundo, una cifra difícil pero lograda y que ha supuesto todo un hito para la marca, estimando un pequeño aumento en las cifras de los objetivos para este año.

    Una situación que se repetirá más de una vez, dado que la escasez de materiales para la fabricación de las baterías es una circunstancia que ocurre en Asia, principal productor de materiales y componentes para baterías de coches eléctricos, por lo que a los fabricantes europeos no les queda otra, seguir siendo dependientes de la capacidad de suministro de los proveedores asiáticos.

    Fuente: The Times