¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Laia Sanz se siente lista para correr el Dakar al volante de un coche

    Laia Sanz parece dispuesta a cerrar su etapa dentro de la categorías de motos del Dakar.

    Laia Sanz no descarta disputar la próxima edición del rally-raid más duro del mundo a bordo de un coche.

    La catalana ha disputado un total de once ediciones del Dakar en moto, logrando además ver en todas ellas meta.

    Laia Sanz ha vivido su Dakar más duro. Afectado por la enfermedad de Lyme, la 'motard' de GasGas tuvo que superar cada etapa del rally-raid a base de antibióticos. Una situación casi insostenible que la catalana consiguió a base de mucho tesón y fortaleza superar. Como premio, Laia consiguió terminar su undécimo Dakar y continuar con su particular pleno. Sin embargo, alcanzar meta de una forma tan agónica puede significar el cierre de una etapa y que sus once participaciones en el rally viendo meta -en este caso en 17º lugar- sirvan para poner el punto y final a esta fase de su trayectoria deportiva.

    Laia Sanz tiene ahora oportunidad de disfrutar de unas semanas de merecido descanso antes de emprender el nuevo desafío de Extreme E. Una categoría disputada con SUV 4x4 eléctricos en el que hará tándem con Carlos Sainz. Ingredientes como mínimo a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión. Y es que de la experiencia que viva en Extreme E puede depender que Laia Sanz asuma el salto a la categoría de coches del rally. Además, la nueva filosofía del Dakar no termina de agradar a la catalana, lo que parece que puede ser el punto decisivo para competir en el rally a bordo de un coche.

    Así lo contempla la propia Laia Sanz: «No sabía si tomar la salida o no porque quería acabar el Dakar, como todos. No quería abandonar al segundo día y dudaba como me encontraría. Las etapas de 300 km. han sido especialmente dura por la falta de preparación. Hay momentos en los que no disfrutas. Me queda energía y motivación para hacerlo en moto, pero no tengo muchas ganas de asumir más riesgos porque la carrera es ver quién tiene más narices a aguantar el gas. Siendo así, me apetece más dar el paso a los coches. Viendo el tipo de etapas de este año, que han seguido siendo muy rápidos, cambiaré más pronto que tarde. Depende si tengo un proyecto».

    Fuente: La Vanguardia / Fotos: Red Bull Content Pool