¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Lleva la contraria a todo el mundo, compra un coupé

    Lleva la contraria a todo el mundo, compra un coupé
    Opel Calibra Last Edition (1997)
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Aunque hablar de coupés es hablar de la Historia del Automóvil, posiblemente están atravesando una de sus peores épocas. Siendo el segmento de deportivos el menos numeroso del mercado, y con tanto SUV suelto, comprar un coupé es casi un acto heroico.

    Quisiera empezar este artículo con algo que no le gustará a todo el mundo: un SUV con una caída de techo más dinámica no es un coupé, aunque su denominación comercial sea esa. Un coupé tradicionalmente tiene dos o tres puertas, tiene la altura en su sitio, y tiene un tercer volumen. Algunos coupés de cuatro puertas pueden ser aceptables, según gustos. Dejando eso claro, sigo.

    La oferta de coupés en el mercado está en sus horas bajas, a menos que tengamos una cuenta corrientes especialmente saneada. Solo hay que ver que no hay ninguno por debajo de los 30.000 euros. Justo por encima, los precios son de aúpa, ya que los generalistas están prácticamente desaparecidos (¡quién los viera hace unos años!).

    Por debajo de 60.000 euros tendríamos: Toyota GR86 (desde 32.900 euros), BMW Serie 2 Coupé (desde 38.778 euros), Audi A5 Coupé (desde 48.224 euros), BMW Serie 4 Coupé (desde 48.500 euros), Mercedes-Benz C Coupé (desde 47.533 euros), Ford Mustang (desde 52.327 euros), Toyota GR Supra (desde 52.549 euros), etc.

    Nissan 370Z Nismo

    Sí, posiblemente no tengas acceso a esas cantidades y ya no hay chollos como los últimos Nissan 370Z o Ford Mustang EcoBoost. Los coupés se han convertido en productos de nicho y solo para gente con alto poder adquisitivo. El único camino que nos queda es tirar del mercado de usados, y aquí hay variedad en abundancia.

    Si queremos ser pragmáticos, lo ideal sería fijarnos en un modelo que tenga distintivo medioambiental, así que tendrías que ser un gasolina Euro 3 en adelante, o un diésel Euro 4 en adelante. Ciertamente desde 2001 y 2006, respectivamente, hay más que suficiente. Con distintivo C hay mucho donde elegir.

    En el caso de que las posibles restricciones a la circulación no sean un problema para nosotros, el abanico se abre muchísimo, contemplando incluso modelos históricos (anteriores a 1992). La última reforma del Real Decreto 1247/1995, de 14 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Vehículos Históricos, facilitó mucho el traer del extranjero incluso un modelo sin papeles (si tiene 30 o más años): Japón y EEUU se convierten en opciones razonables.

    Jaguar F-Type R Coupé

    Hay que considerar también el tamaño, si importa mucho, como por una plaza de garaje pequeña, un biplaza o modelo corto tendría mucho sentido. Hay que tener en cuenta que para abrir las puertas hace falta un poco más de espacio lateral, sobre todo si el contorsionismo no es lo nuestro.

    Los que pongan la economía por delante de todo, encontrarán una nutrida oferta de modelos díesel, pero en este caso es mejor comprobar si se trata de un modelo que va fino, o un tractor vestido de coupé. No sería lo mismo un BMW 330cd que un Peugeot 407 2.2 HDi, por ejemplo. Y ojo a los cambios automáticos, que cambian completamente la experiencia de conducción.

    Un coupé no suele ser la mejor opción para llevar a más de un pasajero, pero si esa es nuestra intención, habrá que valorar cómo son esas plazas traseras. Por ejemplo, un Renault Mégane CC tiene peores plazas traseras que un Mazda RX-8 (que en realidad era un cuatro puertas), y un Honda CR-Z directamente las tiene inútiles. Importantísimo para los que prefieran un descapotable con techo duro retráctil o hardtop.

    Honda Integra Type-R

    Sí, las desventajas de un coupé son numerosas: el acceso y la salida es peor, su maletero no suele ser una maravilla, los SUV, furgonetas y vehículos comerciales les entorpecen la visión en el tráfico denso y urbano, si son un poco deportivos habrá que darles de beber y mantenerlos bien, etc. Pero tienen una ventaja evidente: la exclusividad.

    La exclusividad no es solo cuestión de tener dinero, sino de tener algo que los demás codicien. Se me ocurren muchos modelos que, en plena fase de purgatorio, se pueden conseguir por 5.000 euros en un estado bastante decente y con poca faena pendiente. Nos van a mirar más por la calle con un coupé que con muchos modelos modernos que ya se ha comprado tanta gente que han perdido su toque especial.

    También hay coupés que simplemente son inalcanzables, véase Toyota Supra A80, Mazda RX-7 FD o Audi Quattro

    Si quieres ir a contracorriente, es una de las formas de rebelarse. No esperes a que la oferta de coupés mejore significativamente a corto plazo, los fabricantes están demasiado ocupados en vender coches de cinco puertas y cuya demanda está garantizada. No te lo pienses mucho tiempo, porque los que van quedando se van haciendo más escasos y por tanto más caros...