¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarRenovación multianual de Marco Andretti con el equipo de su padre

El piloto estadounidense continuará en Andretti Autosport "más allá de 2019".

El equipo cierra así su cuarteto principal, a expensas de una posible ampliación satélite.

Marco va camino de su tercera temporada consecutiva sin subir al podio, no habiendo ganado desde 2011.

La única pieza sin confirmar en Andretti Autosport para la temporada 2019 de IndyCar era la de Marco Andretti, que terminaba contrato al término de 2018, toda vez que la continuidad de Alexander Rossi, Ryan Hunter-Reay y Zach Veach, todos ellos con fuertes patrocinadores detrás, estaba garantizada. Aunque la continuidad de Marco en el equipo, mientras él y su padre así lo deseen, es más que una mera formalidad, la insuficiente reacción en cuanto a resultados este año, y los frentes abiertos del equipo en cuanto a expansiones habían sembrado algunas dudas que hoy han quedado resueltas.

El piloto estadounidense, de 31 años, ha firmado un acuerdo de renovación multianual que le mantendrá en el equipo dirigido por Michael Andretti más allá de 2019, sin que Andretti Autosport haya precisado la duración del contrato. El apellido Andretti aún tiene cierto tirón en cuanto a la obtención de patrocinio y, pese a unos años duros en ese aspecto en los que ha habido que recurrir a sponsors varios, el hijo y nieto de campeones contará con el apoyo expandido de U.S. Concrete, que firmó patrocinarle en ocho carreras este año, y lo hará en más eventos en 2019.

Aunque el comunicado se ha centrado en agradecimientos al patrocinador, Marco Andretti ha añadido que está "deseando continuar mi aventura en IndyCar, y espero de verdad que el próximo año sea el definitivo con una victoria en la Indy 500, además de otras muchas". Esa sigue siendo la espina clavada para un piloto que en sus casi 13 temporadas en la categoría solo ha sido capaz de obtener dos victorias, en el Gran Premio de Sonoma de 2006, ayudado por una estrategia de ahorro de gasolina y un 'caution' oportuno, y la Iowa 250 en 2011, tras un gran duelo con Tony Kanaan.

Incapaz de estar a la altura de los logros de su abuelo Mario (cuatro títulos de IndyCar, 52 victorias, 65 poles y 141 podios, pese a pasar siete años a tiempo completo en Fórmula 1) y su padre Michael (un título, 42 victorias, 32 poles y 100 podios), Marco solo puede complementar sus dos triunfos con cinco poles y 20 podios, la mayoría (14) en óvalos. Todo ello, pese a militar toda su carrera en el "equipo de casa". Su meteórico ascenso le llevó de ganar la Formula Barber en 2004 y ser quinto en Star Mazda en 2005, junto a tres victorias en un programa parcial de Indy Lights, a la IndyCar en 2006, y su primer año, con el triunfo, su casi-victoria en Indianápolis y su séptimo puesto en la general anticipaban grandes cosas.

No obstante, Marco solo sería capaz de mejorar ese rendimiento siete años después, en 2013, cuando acabó quinto tras una consistente temporada en la que siempre estuvo entre los cuatro primeros de la general. El resto del tiempo, temporadas en la zona baja del top 10 y algunos desastres, como su 16º puesto en la general de 2012 y 2016. Este año ocupa la undécima posición con seis top 10 en trece carreras, siendo la primera carrera de Detroit su punto más álgido al lograr su primera pole desde 2013 y acabar cuarto. Su último podio data de Fontana 2015, en el último año que acabó entre los 10 primeros. Tiene cuatro carreras para revertir esa racha.

Fotos: IndyCar Media

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto