¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Opel y General Motors, la historia interminable

    Opel y General Motors, la historia interminable
    1
    Jorge Shand
    Jorge Shand

    Finalmente y una vez más se presentaron nuevas ofertas de compra para Opel, la filial europea de General Motors por parte de los tres consorcios interesados.

    Como todos hemos sabido, después de una "segura" adjudicación de Opel por parte del consorcio canadiense Magna y su socios rusos, "algo" ocurrió que la operación no se cerró y, al final este pasado lunes vencía el plazo para la presentación de ofertas de compra de Opel; es decir nuevas ofertas de compra, en las que hay tres pretendientes para esta doncella teutona: Magna y sus asociados rusos y austríacos. BAIC, un fabricante de coches de origen chino y una sociedad belga de inversiones denominada RHJ; esta última precisamente es la responsable de que no se cerrara el trato con Magna por parte de General Motors y el gobierno alemán.

    Las últimas informaciones sobre este, otro de los culebrones de la temporada en la industria del motor, indican a nivel de rumores que lo que hay detrás de todas estas ofertas y fallida compra inicial por parte de Magna es un interés por parte de ejecutivos de General Motors que se estarían inclinando por la belga RHJ, ya que habrían negociado la recompra de acciones de Opel por parte de General Motors en el futuro, volviendo así el gigante de Detroit a poseer la mayoría de la propiedad de la marca alemana.

    Pero esta posibilidad es totalmente descartada por parte del gobierno alemán, quien ha indicado que esta postura es incompatible con su visión y no puede ocurrir, en declaraciones a periódicos locales por parte de autoridades involucradas en el proceso.

    Dado que independientemente de cual de las tres ofertas propuestas sea la aprobada, el gobierno alemán tendrá que disponer de unos cuantos miles de millones de euros para financiar las operaciones de la marca en una primera etapa, la opinión del gobierno y de los sindicatos de Opel tienen un gran peso específico a la hora de tomar las decisiones sobre los nuevos propietarios desde el punto de vista de los puestos de trabajo y continuidad de las operaciones.

    Y desde esta perspectiva Magna sería la favorita, ya que apunta a una expansión de la compañía en el mercado ruso, que aunque despierta desconfianzas parece económicamente viable. En cuanto a los chinos de BAIC, la opinión de los alemanes es que no conciben un Opel chino y RHJ si bien es la que más avanzadas conversaciones tiene con General Motors, estaría descartada por ser el caballo de Troya de General Motors para recuperar la propiedad de Opel, hecho que el gobierno y los sindicatos alemanes consideran inaceptable.

    Temas relacionados

    Opel y General Motors, la historia interminable