¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Porsche trabaja en una estación de carga ultrarrápida para todos los eléctricos del mercado

    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Uno de los principales objetivos de los fabricantes es que los coches eléctricos se puedan cargar en el mismo tiempo que se reposta combustible en una estación de servicio. Aunque la tecnología avanza, a día de hoy los tiempos son mayores. Porsche trabaja en un sistema de carga de ultra alta potencia.

    La nueva estación de carga ultrarrápida de Porsche conectada al nuevo Taycan, todavía en fase experimental de pruebas

    Se llama "FastCharge" y es todavía un prototipo de un sistema de carga ultrarrápida para coches eléctricos. Desarrollado por Porsche y en colaboración con el Gobierno alemán, Siemens y otros fabricantes como BMW, el objetivo es poder ofrecer en un corto espacio de tiempo un sistema que permita recargar la batería en el mismo tiempo que repostar combustible.

    Aunque la tecnología avanza, el consorcio alemán implicado en este proyecto presentó ayer una estación de carga capaz de ofrecer una potencia de hasta 450 kW y ser utilizada por la gran mayoría de eléctricos del mercado, que estén equipados con el sistema de carga combinada (CCS) de Tipo 2.

    En período de pruebas y totalmente gratuito, por ahora, la marca de deportivos utilizó un prototipo del nuevo Taycan como "conejillo de indias" equipado con una batería de 90 kWh y logrando alcanzar una capacidad de carga superior a 400 kW, lo que significa que en menos de tres minutos se puede conseguir la energía suficiente para los primeros 100 kilómetros de autonomía.

    El nuevo Porsche Taycan llegará a finales de 2019 siendo el primer eléctrico del mercado con una batería capaz de ofrecer un voltaje de 400 voltios

    Una demostración tecnológica muy importante para poder fomentar el desarrollo y ampliación de la movilidad sostenible por la que están apostando los fabricantes, pero no tanto los clientes al necesitar mucho más tiempo que un modelo de combustión para llenar el depósito. Pero la nueva tecnología de carga ofrece una potencia máxima de carga de tres a nueve veces más alta de lo que actualmente es posible con las estaciones de carga rápida de CC.

    Ahora, el trabajo de los investigadores en el proyecto "FastCharge" se centra más en determinar las condiciones técnicas de las infraestructuras para permitir que se apliquen capacidades de carga extremadamente altas, que en las características técnicas de los propios vehículos eléctricos, dado que el requisito principal es que cuenten con una batería capaz de ofrecer una capacidad de carga mínima de 400 voltios y un máximo de 800 voltios.

    Es la condición ideal, pero dado que no es posible que todos los modelos del mercado cuenten con una capacidad de tal nivel, el sistema de la estación de carga está diseñado para detectar la potencia y ajustar la transmisión de energía automáticamente a la capacidad de carga máxima permitida por el propio vehículo, lo cual no limita su uso exclusivamente a Porsche, sino utilizable por todos los modelos electrificados del mercado.

    Fuente: Porsche / Fotos: Porsche