¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Porsche no renunciará a su programa GT con su salto a la clase LMDh

    El Porsche 911 RSR con motor central todavía está en la primera fase de su vida competitiva.

    Pascal Zurlinden, responsable de Porsche Motorsport, defiende la identidad del Porsche 911 como vehículo necesario de la marca en competición.

    Aunque Porsche tenga su propio LMDh, la marca mantendrá su programa GT con el Porsche 911 en sus distintas configuraciones.

    Porsche sabe que el 911 es su gran emblema y que su presencia en competición es necesaria por la fortaleza comercial y el marketing asociado a este coche. Por ese motivo, la firma de Stuttgart confirmó su continuidad en la categoría LMGTE-Pro del WEC para 2022 y trabaja en extender la vida competitiva de su Porsche 911 RSR al menos hasta 2023. Un esfuerzo que ha reafirmado Pascal Zurlinden al explicar que Porsche no cerrará sus distintos programas GT por la llegada a la categoría LMDh, clase reina de la resistencia en la que competirá con un prototipo diseñado por Multimatic y operado por el equipo Penske.

    Aunque la deriva general de los principales fabricantes se oriente hacia la nueva clase reina de la resistencia, ya sea a través de un prototipo LMH o de un prototipo LMDh, Porsche sabe que el 911 es un icono y que a través de sus distintas configuraciones -GT o GT3- debe estar en pista. Zurliden como responsable de Porsche Motorsport reconoce que la presencia de la marca en competición sin el Porsche 911 no tendría sentido. Incluso si la escena mundial se reduce a la normativa GT3, la firma seguirá apostando por su programa GT3 con un Porsche 911 GT3 R que ha demostrado ser uno de los mejores coches de la categoría.

    Pascal Zurlinden ha sido muy claro al respecto de las intenciones y planes de Porsche en el mundo de la competición: «Para Porsche es realmente importante que el Porsche 911 esté en las carreras porque lo vemos en todo el mundo, es nuestra referencia. Incluso si no existe una categoría Pro como en el WEC, como se puede ver en IMSA, apoyamos a los 'equipos-cliente' que compiten allí. Es el caso del equipo WeatherTech Racing, que ganó en Sebring a los equipos de fábrica hace algunos meses. Sea a través de un programa de fábrica o de un equipo privado, el 911 seguirá compitiendo, pase lo que pase».

    Fuente: Motorsportweek / Fotos: Porsche Motorsport