¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Porsche patenta la reinvención del turbo

    Porsche patenta la reinvención del turbo
    Un Porsche 911 Turbo en el banco de pruebas.Officialy Gassed
    David Plaza
    David Plaza4 min. lectura

    Pocas marcas han combinado de manera tan exitosa los motores atmosféricos con los turboalimentados. Ahora, Porsche quiere dar un paso adelante y reinventar un concepto que revolucionó el mundo del motor.

    Los motores atmosféricos de Porsche siempre han sido ampliamente alabados, pero eso no significa que la marca de Stuttgart no sepa lo que es hacer un buen motor turboalimentado.

    Modelos icónicos como el Porsche 911 Turbo son clara muestra de ello desde la década de los 70, cuando la experiencia en competición fue trasladada a la producción comercial. Desde entonces, Porsche ha sabido sacar mucho partido de este concepto y ahora tiene la intención de reinventarlo a través de una patente registrada que ha sido desvelada por CarBuzz.

    Las limitaciones que Porsche quiere eliminar

    En una época en la que el turbocompresor es vital para mantener un equilibrio entre prestaciones y eficiencia, Porsche busca nuevas maneras de ir un paso más allá, por mucho que la movilidad eléctrica amenace con provocar el fin de los motores de combustión.

    El turbo es un sistema de sobrealimentación que comprime el aire, posibilitando que el motor reciba más oxígeno para realizar la mezcla con el combustible. Ello redunda en un aumento de potencia.

    Comparativa entre un turbo convencional y uno de geometría variable.

    La configuración tradicional consiste en un compresor conectado a una turbina y, cuanto más grandes sean las aspas de dicha turbina, mayor retraso habrá en la entrega de potencia. Además, si la salida de aire de la turbina es igualmente grande, el conjunto será eficiente sólo a altas revoluciones.

    A consecuencia de ello, cuando un motorista quiere más potencia, opta por un doble turbocompresor que aumente el rango de uso y reduzca el retraso en la entrega de potencia que es capaz de generar.

    El innovador turbo de Porsche

    Lo que Porsche quiere conseguir es utilizar un único turbocompresor de mayor volumen sin las limitaciones actuales, es decir, sin aumentar el lag ni reducir el rango óptimo de uso.

    Para ello, lo que busca es separar el compresor de no una turbina de escape, sino dos que se combinan con una válvula de descarga que regula el paso a bajas revoluciones para maximizar la extracción de los gases en todo momento.

    Estas turbinas, a su vez, alimentan un generador que proporciona electricidad a un motor eléctrico, que es el encargado de accionar el compresor. Básicamente, se trata de una combinación del concepto de turbo eléctrico desarrollado por marcas como Garrett o BorgWarner y el doble turbo tradicional.

    La clave está en que el compresor es accionado por un motor eléctrico, lo que elimina el retraso en la entrega de potencia. Y, cuando el motor gira a altas revoluciones, la válvula de descarga acciona las dos turbinas de pequeño tamaño para mejorar el consumo.

    Además, los turbos de mayor tamaño requieren menos presión de impulso que los pequeños, por lo que se consigue mayor potencia y también mejor eficiencia.

    ¿Quieres saber más sobre cómo funciona un turbo y los tipos que actualmente encontramos en el mercado? Consulta este artículo en el que te lo contamos todo.

    Fuente: CarBuzz