¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    PSA Eslovaquia busca un nuevo modelo para salvar la fábrica

    Línea de producción de la factoría de PSA en Trnava, EslovaquiaPSA

    Malos tiempos corren para la factoría de PSA en Trnava, Eslovaquia. La dirección de la sede de producción de los de C3 y 208 mira al futuro con cierto miedo debido a los elevados costes que se han generado por el cierre temporal causado por el coronavirus. La solución pasa por la asignación de un nuevo modelo.

    La mayor parte de los fabricantes que montaron nuevas factorías de producción en Eslovaquia, y otros países del Este de Europa, lo hicieron en busca de una importante reducción de costes. Pero el cierre temporal al que se han enfrentado por la pandemia del coronavirus ha revertido esta situación.

    Es el caso de la factoría de PSA en Trnava, Eslovaquia. La que ha sido una de las más competitivas dentro del grupo francés, ahora se ve inmersa en una situación más complicada, dado que el cierre ha ocasionado unas cuantiosas pérdidas, de forma que apenas ha logrado la quinta parte de su capacidad de producción.

    PSA Eslovaquia pide un tercer modelo ante la incertidumbre con el futuro del Peugeot 208

    De esta fábrica salen las unidades de los Citroën C3 y Peugeot 208, dos modelos cuyo ciclo de vida comercial está más cerca de final, al menos en el primero, y no se conoce si la próxima generación de ambos también se asignará a esta sede o a otra, lo que causa un incierto futuro. El gran problema es que los costes se han disparado, cuando eran los más bajos, y ahora supera a los de Portugal y se acerca a los de España, por lo que pierden competitividad dentro del grupo.

    Martin Dzama, director general adjunto de la planta de PSA en Trnava, ha señalado que «Tenemos una desventaja porque nuestros costes de producción se han mantenido estables durante los últimos cuatro años. No hemos podido reducir los costes de producción. Desafortunadamente, otras plantas dentro del grupo PSA pueden reducirlos».

    Esta es la principal razón por la que la factoría busca la asignación de un nuevo modelo, con el que podrán reducir los costes de energía y los relativos al sueldo de los trabajadores, ya que recuperar lo perdido durante el cierre y mantenerse en los objetivos es imposible. Así, este año no se superarán las 371.152 unidades producidas por PSA en Eslovaquia, ya que los dos meses que se ha mantenido la factoría parada han supuesto un recorte de más de 72.000 vehículos, según apunta el gerente.

    Fuente: Auto.cz