¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Renault prepara un plan de ahorro cerrando cinco fábricas en Francia

    El Renault ZOE, en la estación de control de calidad en la factoría francesa de Flins

    Es una realidad las intenciones del gobierno francés con sus fabricantes de coches, a los que pretende repatriar. Los galos,que cuentan con una cuota del 15% en el consejo de administración de la marca del Rombo, acaba de conceder un préstamo a una Renault que la necesita, tanto como el plan de recortes que planea y que confirmará en una semana.

    Malos, muy malos tiempos corren por el seno de Renault. La marca del Rombo se encuentra en un delicado estado, y el coronavirus no ha hecho más que agravar todavía más la ya muy difícil. Inmersa en parte de la renovación de la gama, fuentes de la marca ya han anunciado también el desarrollo de eléctricos de nueva generación.

    Según informa Reuters, los galos han llegado a un acuerdo con el gobierno del Elíseo para concederles un préstamo de nada menos que 5.000 millones de Euros, que se firmará el próximo martes 26 de mayo. Se dedicará a aliviar los daños de pandemia y volver a reanudar las máquinas en las plantas de producción. Pero esta medida no es la única que se implantará en los próximos años, mucho más drásticas.

    La factoría de Dieppe es una de las que cerrará. El futuro de Alpine en el aire

    Como el cierre de la gran mayoría de las factorías. Por lo pronto, el gobierno francés pretende que la marca abandone todas las plantas en España -Valladolid, Palencia y Sevilla- y regrese a Francia. Pero en este país también se contempla cerrar tres: la de Dieppe, Flins, Codan -dedicada a motores y transmisiones-, más dos dedicadas a componentes, las de Choisy-le-Roi, cerca de París, y la de Morbihan en la Bretaña.

    La primera es la sede de Renault Sport y de la fabricación del Alpine, marca de la que se desconoce su futuro, mientras que la segunda es la del ZOE y sí tiene prevista fecha de cierre: cuando la vida comercial del utilitario eléctrico llegue al final, esto es, 2022. Con el cierre de las plantas francesas, la marca pretende ahorrarse 2.000 millones de Euros.

    El próximo 29 de mayo, Renault presentará un plan de reestructuración, y en el que se conocerán todos los detalles, quizás también el destino final de las plantas de producción implicadas y de la renacida deportiva. Lo que sí se sabe es que la factoría Douai será la que que acoja toda la producción de coches eléctricos, por lo que el futuro ZOE se trasladará a esta instalación.

    Fuente: Reuters