Toyota seguirá apostando por los híbridos, ¿pero es la estrategia correcta?

La marca líder mundial en hibridación apenas ha hecho avances en materia de coches eléctricos. Dado el empuje que están teniendo estos últimos, hay que pensar si van por el camino correcto o no, ya que los híbridos no serán eternos.

A principios de 2017 Toyota logró 10 millones de ventas de coches híbridos, lo cual lleva haciendo ininterrumpidamente desde hace 20 años. Los frutos de la estrategia han dado sus frutos, ahora mismo en temas de híbridos nadie puede toser a la marca asiática, y sabemos que sus gamas crecerán.

Ya no habrá únicamente una versión híbrida en cada modelo, sino más de una. Existe un precedente, el Lexus GS, que tiene dos escalones de potencia: 300h y 450h. Lo mismo veremos en otros modelos de la marca principal, para quienes quieran algo más marchoso y prestacional.

Los híbridos continúan siendo la principal apuesta del fabricante asiático, comercialmente están funcionando como alternativas a los diésel, y las ventas siguen aumentando porcentualmente. Ahora bien, ¿ese enfoque se podrá mantener siempre? No. Los híbridos siguen teniendo un motor térmico que contamina, aunque contamine poco.

Toyota RAV4 EV de primera generación

En países como Francia o Reino Unido los Toyota híbridos ya no se podrán matricular como nuevos en 2040, y lo mismo se va a ver en más naciones. Es, por tanto, una tecnología con fecha de caducidad, un paso intermedio entre los motores de combustión interna y los totalmente eléctricos. A ese último respecto, Toyota va con retraso.

Antecedentes hay, dos generaciones eléctricas del RAV4 vendidas en bajos volúmenes y un centenar de Toyota iQ EV

A principios de la próxima década Toyota contará con su primer eléctrico, seguramente con un salto tecnológico en baterías sobre las actuales de litio. En la visión de movilidad de Toyota, los eléctricos puros tienen que mejorar sus autonomías sustancialmente. Una de las posibilidades es baterías de estado sólido, que siguen siendo experimentales.

Supimos a finales de 2016 que Toyota se empeña en traer eléctricos a su gama, y también híbridos enchufables, en función de lo que vaya demandando la clientela. A diferencia de otros fabricantes, no dará un salto al vacío sin tener la red bien asegurada. La tecnología híbrida de momento es comercialmente muy válida. Así lo ha asegurado Akio Toyoda a la prensa hace unas horas: los híbridos permanecerán en el eje central de su estrategia de movilidad.

Toyota RAV4 EV de segunda generación

En la publicidad de Toyota se nos venden los híbridos como coches que pueden circular puntualmente con electricidad, pero que no hay que cargar, y que no tienen problemas de autonomía. Eso es cierto, aunque hablamos de autonomías eléctricas muy pequeñas y los motores de combustión funcionan intermitentemente.

¿Tiene sentido aumentar la autonomía eléctrica de los híbridos no enchufables? No. Esa solución añadiría peso y reduciría el espacio útil, además de incrementar el precio. Aunque suene contradictorio, el enfoque de baterías pequeñas para híbridos es más eficiente que llevar lastre en baterías para hacer unos kilómetros más sin usar gasolina.

Además, los ciclos de carga y descarga de los híbridos no enchufables son diferentes a los de híbridos enchufables. Un no enchufable se carga y descarga muchas veces. La autonomía eléctrica es una consecuencia de su diseño, pero no es una prestación a mejorar. Se puede tener el motor de gasolina apagado más del 50% en trayectos urbanos, ¡y ya es mucho!

Toyota iQ EV

No tenemos que esperar anuncios grandilocuentes de Toyota, ni promesas de tener un eléctrico por cada modelo. De momento no hay plataformas a la venta que estén desarrolladas únicamente para eléctricos, es otra asignatura pendiente. Otros fabricantes ya las tienen o las están desarrollando. Toyota va rezagada en esta cuestión.

La apuesta por el hidrógeno tardará más en dar réditos, pues los Mirai siguen sin ser precisamente superventas. Lo que sí parece claro es que Toyota cada vez apuesta menos por el motor diésel. De hecho, sus socios tecnológicos fabrican casi todos los petroleros que Toyota monta en sus vanos, motores Toyota diésel solo quedan el 1.4 y el 2.8.

Para cuando lleguen los eléctricos de Toyota el mercado estará más maduro, la infraestructura eléctrica habrá mejorado y los clientes serán más abiertos a su compra. En cierto modo, Toyota se beneficiará de que otros hayan hecho el trabajo por ellos, pero con un nivel de riesgo mucho más bajo mientras los híbridos se han convertido en muy rentables.

Viéndolo así, parece que su estrategia no ha sido tan mala.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

  • Comentario de Daniel Cambronero Ruiz-Valdepe
    20/09/2017 (10:01)

    Daniel Cambronero Ruiz-Valdepe

    "Yo pienso más bien en que lo aventurado está por apostar políticamente por el vehículo eléctrico. Cierto es que un eléctrico no contamina en su uso pero sí mucho más en el proceso de fabricación de sus baterías. Hay que mirar el tema de la contaminación globalmente. Su fabricación, su mantenimiento, sus "repostajes". De poco vale en este sentido cargar las baterías (obviando el problemón de tener que cambiar prácticamente la red eléctrica o la más que posible guerra del litio) si esa electricidad ha sido producida en buena parte por necesidad quemando gas, fuel, carbón, etc... pues si lo más normal es cargar la batería en casa y por la noche resulta que por la noche no hay sol y muchos días al año tampoco hay viento. Veo mucho más sensata la postura de una hibridación mejorada: autonomía extendida (usando un motor de combustión como generador, posiblemente rotativo en el caso de Mazda o usando sus nuevos skyactive X que mejoran por mucho la eficiencia que hasta ahora tenía el motor de combustión. Incluso las gasolinas sintéticas que tienen la virtud de equilibrar la balanza contaminante. La clave está en observar la contaminación atendiendo a todo el proceso y no solo su uso."

  • Comentario de Germán M.H.
    19/09/2017 (21:42)

    Germán M.H.

    "Dentro de 15_20 años, es de suponer que la tecnología del hidrógeno con el Mirai o cualquier otro modelo, se haya generalizado y el rumbo que tome Toyota no sea 100% el mismo que tomen los demás. Cuando nadie apostaba por los híbridos, éllos lo hicieron y creo que la jugada les ha salido redonda. Quién sabe si la apuesta que hicieron con el hidrógeno da sus frutos a medio o largo plazo, aunque la cosa vaya muy lenta. Eso no quita para que no deban de apostar por algún modelo generalista que se mueva 100% eléctrico, por aquello del por si acaso..."

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto