¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    PruebaBMW Serie 4 Gran Coupé, primer contacto (II): Diseño, habitabilidad, maletero y equipamiento

    46

    El BMW Serie 4 Gran Coupé se presenta como una opción más deportiva que el Serie 3 berlina y más polivalente que el Serie 4 Coupé. El equipamiento de serie es muy completo y se puede ampliar con las líneas Modern, Sport y Luxury, el paquete deportivo M Sport y la gama de BMW Individual.

    BMW define el Serie 4 Gran Coupé como un “coupé de cuatro puertas” aunque no es ni una cosa ni la otra. No es un coupé en el sentido clásico de la palabra puesto que por definición debe tener dos puertas. El modelo alemán no tiene cuatro puertas sino cinco, ya que el acceso al maletero se realiza por un gran portón.

    En cualquier caso, sea cual sea la definición exacta lo que está claro es que este tipo de berlinas de aspecto deportivo y línea de techo descendente van ganando terreno a los sedanes de corte clásico. Así, tras ver que Mercedes CLS, Audi A7 y BMW Serie 6 Gran Coupé y han ido ganando púbico, la batalla se ha trasladado a las berlinas medias y ahí tenemos al Mercedes CLA, Audi A5 Sportback y este recién llegado BMW Serie 4 Gran Coupé.

    Diseño exterior

    El BMW Serie 4 Gran Coupé conserva las medidas exteriores del Coupé de dos puertas, con una longitud de 4,65 m, una anchura de 1,82 m y una batalla de 2,81 m. La diferencia se encuentra en la altura, donde el Gran Coupé se eleva 12 mm más que el Coupé. Los rasgos principales se mantinen: voladizos cortos, capó alargado y habitáculo desplazado hacia atrás.

    Situados enfrente de él no hay diferencias apreciables entre el Gran Coupé y el modelo de dos puertas. Mirándolo de perfil la diferencia es evidente porque hay dos puertas más y la elegante silueta del Gran Coupé está determinada por la larga línea de techo que desciende suavemente hasta el portón trasero.

    Las puertas laterales adicionales con ventanillas sin marco suponen un plus de comodidad para el acceso a las plazas posteriores. El montante B tiene una superficie en color negro brillante que da una continuidad visual a los cristales laterales.

    A pesar de que la forma de la zaga insinúa un volumen aparte, el acceso al maletero se realiza mediante un portón que aumenta la polivalencia de carga al permitir introducir objetos voluminosos de manera más fácil. La apertura se realiza con dos amortiguadores montados en posición vertical, ocupando así poco espacio, lo que permite disponer de una gran luneta posterior.

    La unidad expuesta que ves en las imágenes cuenta con el paquete deportivo M Sport. Incluye un paragolpes delantero con una entrada de aire de mayor tamaño, faldones laterales del mismo color de la carrocería, un difusor integrado en el paragolpes posterior y llantas de aleación ligera de 19 pulgadas (opcionales, de serie con este paquete son de 18).

    En cierto modo el BMW Serie 4 Gran Coupé es como un Serie 4 Coupé pero con un lado más versátil sin apenas perder la deportividad inherente de la carrocería de dos puertas.

    El Gran Coupé está más equipado que el Serie 3 ya que de serie tiene faros bixenón con lavafaros y llantas de 17 pulgadas, dos elementos que se ofrecen de manera opcional en las versiones menos costosas del Serie 3 berlina. En el interior también encontramos un equipamiento de serie más completo, así que vamos a echar un vistazo al habitáculo.

    Diseño interior

    El Serie 4 Coupé está homologado con cuatro plazas mientras que el Gran Coupé lo está para cinco. El nuevo modelo alemán tiene “4+1 asientos” como dice BMW, y es que la plaza central trasera es estrecha e incómoda, pero haberla hayla y nos puede sacar de un apuro. Siguiendo con la banqueta trasera, la forma del techo condiciona el espacio para las cabezas de pasajeros que sobrepasen el 1,80 m de estatura.

    En definitiva, atrás se va más cómodo que en Serie 4 Coupé pero peor que en Serie 3. Las plazas delanteras del Gran Coupé, como cabía esperar, son excelentes. La posición de conducción es baja y los mandos envuelven al conductor, dejando todo a mano. La calidad de realización está al nivel de un Serie 5, con ajustes muy buenos y una gran sensación de calidad mires donde mires.

    El maletero tiene un volumen de 480 litros, resultando el mismo que un Serie 3 berlina y 35 litros más que el del Serie 4 Coupé. Los asientos traseros de son abatibles en proporción 40:20:40 aumentando el volumen de carga hasta los 1.300 litros. El amplio portón trasero disfruta de un sistema de apertura eléctrica de serie. De manera opcional se puede abrir el portón pasando el pie por debajo del paragolpes posterior, un sistema denominado Smart Opener.

    Como mencionaba unos párrafos atrás, el equipamiento de serie del Serie 4 Gran Coupé es más completo que el del Serie 3. Todas las versiones cuentan con sensor de lluvia y luces, Servotronic, climatizador bi-zona, volante deportivo de cuero multifunción, desactivación airbag acompañante, llamada de emergencia avanzada y el sistema manos libres con conexión USB.

    A esto hay que sumar los faros bixenón con lavafaros, las llantas de 17 pulgadas y el portón con apertura eléctrica mencionados anteriormente. Además de este equipamiento básico, se puede optar por tres líneas de equipamiento -Modern, Sport y Luxury- y por el paquete deportivo M Sport, sin olvidar la exclusiva gama de BMW Individual.

    Entre las opciones más interesantes están el Head-Up Display a color, el navegador BMW Professional -de serie viene la radio BMW Professional con pantalla de 6,5 pulgadas y controlador iDrive-, las funciones de BMW ConnectedDrive, el sistema Driving Assistant, el asistente de luz de carretera con función antideslumbramiento, la suspensión adaptativa o la suspensión deportiva M y el sistema de regulación de la velocidad Active Cruise Control con función Stop and Go.

    BMW Serie 4 Gran Coupé, primer contacto (II): Diseño, habitabilidad, maletero y equipamiento