Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Primer contacto MINI Cooper SE, la opción premium entre los eléctricos del segmento B

9

El primer coche 100% eléctrico de MINI ya es oficial y lo hemos conocido durante su presentación mundial en Rotterdam. El nuevo MINI Cooper SE es el único coche del segmento B con etiqueta premium y un motor eléctrico de 184 CV.

La movilidad eléctrica tiene mucho sentido en zonas urbanas y MINI, siendo especialista en modelos urbanitas, no podía quedarse atrás. Hasta el momento el único modelo electrificado que tenía en su gama era el híbrido enchufable Countryman Cooper SE All4 pero la oferta por fin se amplía: tras dos años de desarrollo llega el primer modelo 100% eléctrico del fabricante británico. Llega el MINI Cooper SE y lo hemos conocido en su presentación mundial en Rotterdam.

El concepto del vehículo se basa en el MINI Hatch, es decir, la tradicional versión con carrocería de 3 puertas. El diseño es una de las claves del éxito de MINI así que probablemente para la mayoría de clientes sea positivo que el aspecto del Cooper SE esté inspirado en el modelo de combustión en lugar de presentar un aspecto notablemente diferente.

El nuevo MINI eléctrico ya puede reservarse en algunos mercados

Por supuesto esa gran similitud con los modelos convencionales no quiere decir que no haya elementos visuales específicos para esta variante eléctrica que permitirán identificarlo inmediatamente, buena parte de ellos tomados del prototipo MINI Electric Concept en el Salón de Frankfurt de 2017.

La parrilla frontal guarda los contornos hexagonales característicos de la marca pero está cerrada debido a la escasa necesidad de refrigeración por aire del motor eléctrico. La rejilla tiene elementos de color amarillo que se comparten con los logos de las aletas delanteras y la carcasa de los retrovisores aunque también puede ir en gris para quien prefiera mayor discreción. Los retrovisores exteriores son los del MINI Clubman que presentan un diseño más aerodinámico.

Los faros LED forman parte del equipo de serie al igual que las llantas específicas de 16 pulgadas con el nombre de MINI Electric Revolite Spoke. En opción hay otro juego de llantas de 17 pulgadas con diseño aerodinámico y asimétrico denominadas MINI Electric Corona Spoke bitono. Evidentemente en la zaga no hay salida de escape provocando un ligero rediseño de la parte inferior del paragolpes trasero.

El Cooper SE es 18 mm más alto que un MINI Hatch con motor de combustión

Esos detalles propios también se encuentran en el interior, destacando una instrumentación específica con una pantalla a color de 5,5 pulgadas. Igualmente la palanca de cambios también tiene un diseño único. Forma parte del equipamiento estándar el freno de estacionamiento eléctrico y un climatizador bizona con sistema de bomba de calor y calefacción auxiliar.

El sistema multimedia lleva una pantalla táctil de 6,5 pulgadas de serie colocada en la parte central del salpicadero y en opción hay otro equipo con 8,8 pulgadas. Ambos pueden ser compatible con Apple Carplay pero no con Android Auto. Incluyen algunas funciones específicas para un modelo eléctrico como por ejemplo que la pantalla multimedia muestra el flujo de energía o que en el mapa de navegación rodea con un círculo la distancia máxima que se puede recorrer según la autonomía restante, lo que ayuda a planificar viajes.

Asentado sobre la plataforma de tracción delantera UKL adaptada del Grupo BMW, sorprende que la habitabilidad es prácticamente idéntica a la de la variante con motor de combustión. Sí se observa que la posición de conducción está ligeramente más alta que en un MINI de combustión, lo que tiene su lado positivo ya que permite entrar y salir del coche con más comodidad.

Tampoco hay diferencias a la hora de llevar carga. El maletero tiene 211 litros de capacidad lo que implica que el espacio para equipaje es idéntico al MINI 3 Puertas con motor de combustión. El volumen de carga aumenta hasta los 731 litros con los asientos traseros abatidos.

La habitabilidad y capacidad de carga del eléctrico es idéntica a la de las versiones gasolina y diésel

Lazos comunes con el BMW i3

Para no restar espacio interior, MINI ha ubicado la batería de alta tensión en la base del coche y ha recurrido a un truco: la carrocería es 18 mm más alta que la del MINI 3 puertas convencional. El fabricante ha implementado unos pasos de rueda ligeramente más grandes para mantener las proporciones y que visualmente no se perciba esta mayor altura del coche.

La batería de iones de litio del Cooper SE consta de 96 celdas distribuidas en 12 módulos que proporcionan una capacidad de 32,6 kWh. Esta batería es similar a la del BMW i3 94 Ah, versión que se comercializó entre 2016 y 2018 (desde finales de 2018 el BMW i3 ofrece una batería de 120 Ah y 42,2 kWh de capacidad), pero el proveedor es diferente: para el i3 la fabricaba Samsung y para el Cooper SE las hace CATL.

Según MINI, el consumo eléctrico en ciclo mixto se sitúa entre los 13,2 y los 15,0 kWh/100 km lo que promete una autonomía de hasta 270 kilómetros. Por su parte, el motor eléctrico desarrolla 135 kW (184 CV) y un par máximo de 270 Nm que se entrega de manera prácticamente instantánea a las ruedas delanteras. Este motor eléctrico es compartido con el BMW i3 S.

Un indicador led en la toma indica visualmente el estado de la recarga

La toma de carga se ubica sobre la aleta trasera derecha, en la misma posición que llevan la boca de llenado las variantes gasolina y diésel del MINI Hatch. La toma es de tipo CCS Combo 2 y puede recargar en una toma de corriente doméstica convencional, una wallbox, los puntos públicos de recarga o estaciones de carga rápida.

Se puede cargar el 80% de la batería con una potencia máxima de 11 kW en dos horas y al 100% en tres horas y media. Permite carga rápida de 50 kW y consigue una carga del 80% de la batería en 35 minutos aunque hay que tener en cuenta que el cable de carga trifásico está en la lista de equipamiento opcional.

Siendo una presentación estática habrá que esperar a otra ocasión para conducir es utilitario premium eléctrico. Será interesante ver cómo maneja el aumento de peso en la báscula que supone esta versión. El peso en vacío del MINI eléctrico es de 1.365 kilogramos, lo que implica un incremento de 145 kg con respecto al gasolina Cooper S 3 Puertas con transmisión Steptronic. El paquete de baterías pesa alrededor de 200 kg.

La posición tan baja de las baterías determina que el centro de gravedad sea 30 milímetros más bajo que en el MINI Cooper S, con las condiciones positivas que esto supone a nivel dinámico. Desde la marca inglesa aseguran que la deportividad habitual del MINI Hatch se mantiene intacta en esta versión de propulsión eléctrica.

Curiosamente, perder el motor de combustión en favor de un motor eléctrico mucho más pequeño brinda un reparto de pesos muy equilibrado. El Cooper S de gasolina tiene un reparto de 60:40 mientras que el Cooper SE 54:46, mucho más próximo a lo teóricamente ideal.

La agilidad y maniobrabilidad propias de un kart deberían estar a salvo y las prestaciones están fuera de toda duda con una capacidad de aceleración de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos. En el Cooper SE la velocidad máxima está limitada a 150 km/h por una cuestión de eficiencia ¿quién necesita más?

El sistema multimedia añade funciones específicas útiles para un coche eléctrico

El MINI de propulsión eléctrica propone cuatro modos de conducción. Además de los tres programas habituales de todos los MINI (Sport, Mid y Green), el eléctrico añade un nuevo modo Green+ que maximiza la autonomía al reducir o inhabilitar el funcionamiento de elementos como el aire acondicionado o la calefacción de los asientos.

El sistema de recuperación de energía de frenado se puede configurar en tres niveles. Seleccionando la mayor retención posible básicamente permite olvidarse del pedal del freno en la mayoría de ocasiones, como ya sucede en el i3 con el llamado One Pedal Feeling, algo especialmente práctico en uso urbano.

Una motorización puramente eléctrica tiene mucho sentido para un vehículo destinado a la ciudad, al menos atendiendo a sus compactas dimensiones. Pensando en este territorio, la UE obliga a que los coches eléctricos emitan un sonido para alertar a los peatones. De serie viene un sonido propio creado especialmente para el MINI Cooper SE que es emitido a través de unos altavoces cuando se circula a baja velocidad para advertir de su presencia entre los viandantes.

El MINI Cooper SE llegará a los concesionarios españoles en 2020

Hace unos días el Grupo BMW tendrá 25 modelos electrificados en 2023, adelantando dos años la previsión inicial. Uno de los que jugará un rol más importante será este lanzamiento de la marca británica. Aún no se han anunciado los precios del MINI Cooper SE para España pero teniendo en cuenta que un MINI Cooper S de 192 CV con cambio automático está a la venta desde 31.750 euros, cabe esperar una tarifa superior a ésta. Más aún si tenemos en cuenta que el equipamiento de serie será algo más abundante.

El inicio de la producción del MINI eléctrico tendrá lugar en noviembre fabricándose en la factoría británica de Oxford, junto con las versiones diésel y gasolina. El periodo de reservas ya se ha abierto para algunos mercados aunque en España habrá que esperar hasta 2020 para verlo en los concesionarios.

Noticias relacionadas

Primer contacto MINI Cooper SE, la opción premium entre los eléctricos del segmento B
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto