¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Cuánto tiempo circula en modo 100% eléctrico un coche híbrido de Toyota?

    19

    Los coches híbridos no enchufables son capaces de realizar parte de sus trayectos con cero emisiones, sin emplear el motor térmico. Realizamos una prueba exhaustiva y exigente para comprobar durante cuánto tiempo se desplazan en modo 100% eléctrico en el día a día.

    ¿Cuánto tiempo va en eléctrico un híbrido?

    Si estás interesado en comprarte un coche híbrido o ya tienes uno esto te interesa. Está claro que la movilidad sostenible cada vez es más relevante en nuestro día a día y en ese sentido los vehículos híbridos juegan un papel fundamental ya que son la elección más frecuente dentro de los coches eco.

    Por supuesto hay muchos tipos de híbridos (MHEV, HEV y PHEV) pero me voy a centrar en los más populares, los híbridos no enchufables. Es decir, coches que tienen un motor de combustión, un motor eléctrico y una batería de alta tensión con los que se pueden realizar una parte de los trayectos en modo totalmente eléctrico. Y aquí está la clave del asunto. En un uso normal ¿durante cuánto tiempo circula en modo totalmente eléctrico un coche híbrido?

    Para la prueba hemos seleccionado el híbrido más económico de la gama Toyota, el Yaris Active Tech

    Antes de contestar a esa pregunta vamos a viajar al año 2019. En aquel entonces Toyota España lanzó una nota de prensa que me llamó la atención porque se afirmaba que en torno al 80% del tiempo que un coche híbrido circulaba por ciudad lo hacía en modo cero emisiones ¿Un porcentaje muy alto, verdad?

    Esa afirmación se basaba en un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid en colaboración con el fabricante japonés en el que se realizaron diferentes desplazamientos urbanos con un Toyota Prius. En otras ciudades europeas otras universidades también hicieron el mismo estudio con resultados similares. Si tenéis curiosidad en la web de prensa de Toyota España podéis encontrar la nota de prensa e incluso el informe completo de la Universidad Politécnica donde podéis ver exactamente la metodología que se ha seguido para realizarlo.

    Ese estudio que se centraba en recorridos por ciudad nos ha servido de inspiración para saber qué pasaría en un uso mucho más variado, es decir, en un uso normal. Al fin y al cabo en el día a día no sólo te mueves por ciudad sino que también circulas por carreteras secundarias y también viajas por autovía. Así que hemos querido hacer nuestra propia prueba pero hemos hecho unos cambios con respecto al estudio original para tomar los datos de la manera más realista posible haciéndolo más exigente y difícil.

    Toyota lleva trabajando con la tecnología híbrida desde 1976 y la llegada de Prius en 1997 supuso el primer híbrido de producción masiva en el mundo

    Para empezar, en el estudio de la Universidad Politécnica se empleaba un Toyota Prius de cuarta generación que es posiblemente el híbrido más eficiente del mercado y todo un icono de los híbridos en general y de Toyota en particular. Nosotros hemos escogido otro modelo menos sofisticado pero lo hemos buscado dentro de la gama de Toyota. Al fin y al cabo son los indiscutibles dominadores en este tipo de vehículos debido a que la gran mayoría de los coches híbridos vendidos en el mercado son Toyota y por lo tanto es una marca muy representativa.

    Pero hemos querido coger el coche híbrido más barato que tiene en su gama española que es el Toyota Yaris, un modelo que cuesta la mitad que un Prius y que se sitúa entre los híbridos más económicos del momento. Además la unidad que hemos conducido lleva el equipamiento de acceso que se llama Active Tech. Así que tenemos el híbrido más barato con el equipamiento más barato.

    Hemos añadido otra dificultad adicional y es que hemos realizado esta prueba en pleno invierno. Ha hecho bastante frío en los días de enero que hemos probado el vehículo (la mayoría de las veces entre 0ºC y 8ºC) y eso va en contra de la eficiencia de las baterías que prefieren una temperatura moderada para obtener su máximo rendimiento. Así que el porcentaje de tiempo en eléctrico teóricamente será algo inferior al que se obtendría en otras épocas del año.

    El coche se ha utilizado durante algo más de una semana y no solo se han realizado trayectos urbanos como en el estudio original sino que hemos hecho recorridos de todo tipo por ciudad, por carretera y por autovía. En total 60 trayectos y casi un millar de kilómetros yendo siempre al mismo ritmo que el tráfico que nos rodea, sin superar los límites de velocidad y en horarios muy variados.

    La mayoría de los desplazamientos se han realizado solo con el conductor a bordo aunque también se han hecho trayectos con ocupantes, incluso alguno en el que el Yaris ha ido con cuatro personas dentro y el maletero lleno. Se ha practicado una conducción eficiente, evitando aceleraciones intensas y frenadas bruscas, ha ido siempre el modo ECO activado y se ha utilizado la climatización cuando hacía falta. Un uso normal y al alcance de cualquiera.

    La media de consumo del Toyota Yaris durante la prueba fue de 3,5 l/100 km

    El resultado que hemos obtenido es que el 69% del tiempo se circula en modo totalmente eléctrico con un coche híbrido. Ahora te explicaré si este resultado es digno de elogio o no pero primero explicaré cómo hemos obtenido estos datos. Para calcular el porcentaje de tiempo en modo eléctrico hemos empleado la aplicación oficial de Toyota.

    La app se llama MyToyota y está disponible para smartphones iOs y Android, es completamente gratuita y cualquier usuario de un vehículo Toyota, sea híbrido o no, lo puede utilizar. Es bastante útil porque tiene algunas funciones remotas y también muestra datos relevantes sobre nuestros trayectos.

    Algunas pantallas de la app MyToyota donde se puede ver el resultado final de la prueba completa (a la izquierda) y los datos de un trayecto individual

    Esta utilidad de la aplicación móvil es la que hemos empleado. Se llama Hybrid Coach y muestra los resultados globales de la utilización del vehículo e incluso podemos ver de manera detallada cada uno de los desplazamientos que hemos realizado y ver sobre el mapa en qué zonas hemos circulado en modo eléctrico, la velocidad media, la distancia, el consumo y el porcentaje de tiempo en eléctrico, entre otros datos.

    Hemos recogido la información de cada uno de los 60 trayectos realizados esa semana y, para representarlos de la manera más visual posible, hemos creado un gráfico de dispersión. Cada puntito azul es uno de los 60 trayectos. En el eje X, es decir abajo, puedes ver la velocidad media de cada trayecto. En el eje Y, es decir la columna de la izquierda, se muestra el porcentaje de tiempo en modo eléctrico que se ha conseguido con cada recorrido.

    De las variables analizadas, la que afecta al tiempo en modo eléctrico según el coeficiente de correlación de Pearson es la velocidad media del trayecto

    En el gráfico se ve claramente que cuando la velocidad media es muy baja, que es lo que ocurre en recorridos urbanos, la proporción de tiempo en modo eléctrico es muy alta. Ocurre exactamente lo contrario cuando nos fijamos en la parte derecha del gráfico porque cuanto mayor es la velocidad media menos tiempo se circula en modo eléctrico.

    Visualmente ya podemos intuir que hay una relación muy clara entre estas variables y las matemáticas nos confirman que hay una fuerte correlación entre ambas variables. Para que sea aún más evidente hemos añadido la línea de tendencia de estos datos, en color rojo.

    Un momento. Os contaba que la media que hemos obtenido es del 69% del tiempo en modo eléctrico y el estudio original se hablaba del 80% ¿Nos ha mentido la Universidad? ¿Nos ha mentido Toyota? Si nos detenemos en comprobar los resultados que hemos obtenido nosotros en los trayectos urbanos, que son los que tienen una velocidad media muy baja, casi todos están en torno a la línea del 80%. Exactamente lo que nos decía el fabricante nipón en el comunicado que hemos tomado como idea para este estudio así que se comprueba que esa afirmación se cumple. Toyota tiene razón.

    Vamos a mirar el otro extremo de la gráfica para comprobar que cuando las velocidades son altas el tiempo en eléctrico cae. Eso es lógico porque para circular a velocidades superiores hace falta emplear una mayor dosis de potencia y como el motor eléctrico no es suficientemente potente para mantener por sí solo ese ritmo alto necesita que actúe el motor de combustión durante la mayor parte del tiempo. Pero aun así se puede ver que aunque esas velocidades medias son elevadas todavía se está entorno al 20% del tiempo empleando solo el motor eléctrico, circulando con cero emisiones contaminantes.

    Marcados en verde los trayectos principalmente urbanos, en amarillo los recorridos mixtos con ciudad y carretera y en rojo los desplazamientos realizados principalmente por autovía

    Eso tiene muchísimo mérito y es una de las cosas que más sorprenden. Hasta hace no muchos años los vehículos híbridos más allá de los 50 km/h apenas empleaban la parte eléctrica y por eso se tiende a pensar que los híbridos funcionan bien en un uso intensivo en ciudad pero fuera de ella no son buena opción. Eso ya ha cambiado. Tened en cuenta que Toyota lleva más de dos décadas sacando coches híbridos y la evolución de esta tecnología híbrida ha hecho que esa afirmación ya sea historia.

    A velocidades altas en muchos momentos el motor eléctrico apoya al motor de combustión, funcionando los dos a la vez, de manera que ese motor de gasolina tiene que hacer menos esfuerzo y por lo tanto también consume menos. Pero no solo eso sino que en determinados momentos (en bajadas o llaneando a velocidades sostenidas principalmente) se puede mover en modo 100% eléctrico sin recurrir al motor térmico. Está claro que podemos desechar la anticuada idea de que los coches híbridos son sólo para ciudad.

    Fijémonos ahora en una parte concreta del gráfico. Un tipo de desplazamiento habitual que solemos hacer todos cuando cogemos el coche es ir de una ciudad a otra. Por lo tanto hay una parte de recorrido urbano en la ciudad de origen, después hay un trayecto por carretera a más velocidad y finalmente otro trayecto urbano en la ciudad de destino. La velocidad media de ese tipo de viajes suele estar entre los 40 y los 60 km/h. Esos trayectos mixtos, rutinarios para la mayoría de la gente, son precisamente los que están próximos al 70% del tiempo en modo eléctrico, que es prácticamente la media que hemos obtenido en este estudio. Por lo tanto queda claro que en los trayectos cotidianos una parte muy grande del tiempo se va en modo cero emisiones cuando conducimos un coche híbrido.

    Confirmado: en ciudad un Toyota híbrido es capaz de circular en torno al 80% del tiempo sin gastar una gota de combustible

    Resulta sorprendente y digno de elogio la eficiencia que puede tener un híbrido actual y más teniendo en cuenta que hemos puesto unas condiciones exigentes en esta prueba. Eso abre una cuestión interesante: desde un punto de vista ecológico lo deseable sería que en la movilidad sostenible se utilizasen vehículos 100% eléctricos porque no expulsan emisiones contaminantes en ningún momento. Pero los coches eléctricos tienen una serie de limitaciones hoy en día como es el precio, la necesidad de tener un punto de carga en el domicilio, la autonomía que ofrecen y la disponibilidad de estaciones públicas de recarga rápida.

    Eso hace pensar que a lo mejor un coche híbrido sigue siendo la mejor opción hasta el momento porque no tiene que enchufarse en ningún momento y no tiene limitaciones de ningún tipo. No van todo el tiempo en modo eléctrico pero casi, no son cero emisiones pero casi, no es un coche eléctrico pero casi. Por lo tanto ¿tiene más sentido un coche híbrido que un coche 100% eléctrico?

    ¿Cuánto tiempo circula en modo 100% eléctrico un coche híbrido de Toyota?