¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Diferencias entre la gama S y RS de Audi

    6 min. lectura
    Audi acerca a sus modelos a la competición con dos gamas específicas.

    La firma alemana cuenta entre su gama con dos líneas de marcado corte deportivo que van un paso más allá a nivel de prestaciones y rendimiento. En esta ocasión vamos a diferenciar las gamas S y RS.

    Gama S

    La familia de modelos S nació como edición limitada que serviría de herramienta para homologar coches de competición en los años 80. Así, el revolucionario Audi quattro sirvió como base para el S1 con el que Walter Röhrl ganaría el Rally de San Remo en 1985, iniciando así una larga tradición.

    Ya en la década de los 90, la marca de Ingolstadt convierte a los modelos S en una gama con presencia permanente entre su oferta, siendo el S2 Coupé el que abandera dicha confirmación en el mercado. A finales de la década el número de modelos S crece exponencialmente hasta abarcar todas las variantes y carrocerías.

    Los modelos SUV de Audi también cuentan con una versión S.

    La gama S se caracteriza por ofrecer versiones de corte deportivo, pero que conservan la discreción y elegancia propia de los modelos convencionales de la marca. Sus motores ofrecen mayor potencia y elementos mecánicos como las suspensiones, los frenos y la dirección son calibrados específicamente para responder a las exigencias de dicho aumento de potencia. Además, los sistemas electrónicos de asistencia a la conducción dejan algo más de margen al usuario.

    Todos los modelos S ofrecen diferentes variantes del legendario sistema de tracción ‘quattro’ y determinados rasgos externos permiten diferenciarlos de las gamas inferiores. Dos salidas de escape, lamas horizontales dobles en la parrilla frontal o retrovisores exteriores de aluminio o en color negro son algunos de dichos rasgos.

    Actualmente, Audi ofrece los siguientes modelos en su variante S:

    • S3 Sportback g-tron, Sportback TFSI, Sedán TFSI y Cabrio TFSI.
    • S5 Coupé TFSI, Sportback TFSI y Cabrio TDI.
    • S6 TDI y Avant TDI.
    • S7 Sportback TDI.
    • SQ2 TFSI, SQ5 TDI, SQ7 TDI y SQ8 TDI.
    • TTS Coupé TFSI, Roadster TFSI

    Gama RS

    Rennsport, sinónimo de carreras en alemán, es el término que sirve de origen a la gama más deportiva y extrema de la marca de los cuatro aros. Ello ofrece una carta de presentación suficientemente contundente en unos vehículos que comparten deportividad de altas prestaciones y máxima eficacia, aunque sin renunciar a la versatilidad y comodidad.

    La gama RS cuenta con la colaboración de Audi Sport -la división deportiva de la marca- y tiene una filosofía muy marcada, con la ligereza o la tracción integral quattro por bandera. En ella es común el uso de materiales plásticos reforzados con fibra de carbono en las carrocerías, así como otros materiales exóticos que reducen el peso en motores o frenos, entre otros muchos elementos. Además, se utilizan sistemas como la dirección activa, las suspensiones neumáticas o el mencionado sistema quattro, pero también los discos de freno en diseño Wave, que en conjunto permiten una manejabilidad del chasis capaz de deleitar a conductores exigentes.

    El Audi RS7 Sportback se unirá a la gama RS en 2020.

    El primer modelo con las siglas RS de Audi fue el RS2 Avant de 1994, que fue desarrollado conjuntamente con Porsche e incluso equipaba algunos de los elementos del mítico 911 de la firma de Stuttgart. Ya en el siglo XXI la gama RS fue ganando peso progresivamente, hasta ofrecer en la actualidad ocho variantes en la gama Audi:

    • RS 3 Sportback y Sedán.
    • RS 4 Avant.
    • RS 5 Coupé y Sportback.
    • RS 6 Avant.
    • TT RS Coupé y Roadster.

    La joya de la corona

    Mención aparte merece el Audi R8, que no es una versión deportiva de otro modelo como los pertenecientes a las gamas S y RS, sino que cuenta con diseño, personalidad y características propias que le convierten en el abanderado de los modelos más cercanos a la competición dentro de la oferta de la marca de Ingolstadt. Incluso, dos unidades del R8 LMS GT3 participantes en las 10 Horas de Suzuka del pasado mes de agosto -puntuables para el Intercontinental GT Challenge- rindieron homenaje a los 25 años de la gama RS, luciendo una decoración específica para la ocasión.