¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

¿Qué es «Simply Clever», de Škoda?

«Simply Clever» es más que un lenguaje de diseño, pues busca ofrecer soluciones prácticas a los ocupantes del vehículo.

Los fabricantes de automóviles crean lenguajes de diseño que inspiran modelos de futuro bajo un mismo prisma o filosofía. La marca checa Škoda popularizó el concepto «Simply Clever» a mediados de los años 90, pero su origen y razón de ser es muy anterior.

Desde hace décadas, las marcas de automóviles establecen un programa de diseño de sus productos que aúne una idea global inspirada en ciertos aspectos como pueden ser el origen de la marca o aspectos relevantes del entorno global en el que se desarrolla su actividad.

Es el caso de Škoda, que en 1996 presentó el Octavia tras 25 años de ausencia de este modelo en el mercado y para ello utilizó lo que durante décadas ha sido la seña de identidad de la firma checa: «Simply Clever».

Con este modelo se inició un retorno a los orígenes de la marca, que en todo momento buscó ofrecer a sus clientes vehículos prácticos que incorporaban soluciones innovadoras con la búsqueda de la comodidad y ergonomía como estandarte.

Orígenes

En la actualidad, Škoda es un fabricante de automóviles perteneciente al Grupo Volkswagen desde 1991. Pero los orígenes de la marca poco tienen que ver con su actividad actual, pues a finales del siglo XIX se inició como fabricante de bicicletas bajo el nombre de Laurin & Klement. El librero Václav Klement abrió una tienda de bicicletas en asociación con Václav Laurin tras intentar sin éxito conseguir piezas para la suya de origen alemán. Así, en 1985, nació la empresa que pronto comenzó a construir sus propias bicicletas y motocicletas en Mladá Boleslav.

Diez años después y ya con decenas de empleados en nómina, Laurin & Klement se introdujo en el mundo de los automóviles con el Voiturette A, que fue un éxito y permitió la expansión internacional de la empresa hasta convertirse en el mayor fabricante de automóviles del Imperio Austro-Húngaro, además de pasar a ser una de las mayores fábricas de armamento con la llegada de la Primera Guerra Mundial.

El Voiturette A fue el primer automóvil fabricado por Laurin & Klement.

En 1925, tras la guerra y 20 años después de la fabricación de su primer automóvil, además de camiones, maquinaria agrícola, autobuses o motores de avión, un incendio propició la necesidad de buscar un socio que llegó bajo el nombre de Škoda Pilsen Co. Los primeros modelos de Škoda, los 100, 110 y 120, continuban con el concepto de practicidad sin renunciar al lujo instaurado años antes por Laurin & Klement: el origen de «Simply Clever».

Qué es «Simply Clever»

Este concepto de diseño comenzó con Laurin & Klement y fue heredado por Škoda. Se trata de una adaptación conceptual de la frase «Simplemente inteligente», es decir, ofrecer soluciones prácticas y racionales a pequeños problemas con los que los ocupantes de un automóvil se encuentran a diario.

En sus inicios, el concepto «Simply Clever» incluía soluciones como asientos centrales abatibles, parabrisas inclinable, ruedas de repuesto situadas en las aletas laterales del coche o un cajón posterior de media tonelada de capacidad que podía retirarse para convertir el habitáculo en apto para cuatro ocupantes.

Patines delante y cadenas detrás: una solución «Simply Clever» para la nieve.

Los camiones, por su parte, contaban con cajones laterales en los que almacenar una pala y gravilla para hacer frente a los tramos complicados en invierno. Los vehículos policiales u otros servicios públicos pudieron también disponer de patines de madera de fresno encerada para las ruedas delanteras, pudiendo así desechar los esquíes o los trineos de caballos en zonas montañosas.

En la actualidad, «Simply Clever» combina soluciones como sistemas electrónicos inteligentes, maleteros integrales o elementos destinados a la simplificación del uso del automóvil.

Desde el pedal virtual de asistencia cuando tenemos las manos ocupadas, una toma de 230 V siempre activa o protección de carga delicada a distintos niveles de maletero, hueco para el paraguas en las puertas delanteras, linterna portátil imantada en el espacio de carga o rasqueta de hielo guardada en la tapa del depósito de combustible. En resumen, pequeñas soluciones que confieren a los Škoda de un carácter práctico y ergonómico que no está reñido con la calidad y el rendimiento.

La evolución

El concepto «Simply Clever» ha acompañado a Škoda desde sus inicios, pero en 2018 la marca checa quiso dar un paso más y llevar dicha filosofía un paso más allá, para lo cual presentó «Simply Surprising».

Este nuevo lenguaje de diseño buscaba mantener los puntos fuertes de «Simply Clever» y evolucionarlo para dejar atrás el conservadurismo y dotarle de nuevas cualidades: mayor calidad percibida, diseño más atractivo y elegante o un incremento de la deportividad y las prestaciones.

El primer ejemplo de ello fue el Škoda Scala y, desde entonces, el resto de modelos han seguido esta filosofía evolucionada de «Simply Clever», que cuenta ya con un siglo de historia. Un diseño igualmente práctico y de excelente relación entre calidad y precio, pero más dinámico y emocional, más atractivo.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto