¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Remolque ligero: qué es y cuál es la normativa de la DGT

    6 min. lectura
    Los remolques ligeros deben cumplir un peso máximo para poder ser llevados con el permiso B.

    Existen muchos tipos de remolques que pueden definirse en función de su peso, sofisticación o enganche. Pero el más habitual entre los conductores particulares es el remolque ligero, del cual vamos a hablar a continuación.

    El remolque ligero, según define la Dirección General de Tráfico (DGT), es aquel cuya masa máxima autorizada (MMA) no excede los 750 kg y no necesita permiso de circulación, matrícula propia ni seguro independiente.

    Se trata de un remolque fijado al vehículo con un enganche y que se identifica con la matrícula de dicho vehículo, además de estar asegurado con la póliza del mismo. Por todo ello, el conductor tampoco necesita un carnet de conducir específico, pues puede utilizarlo con el carnet B.

    Qué carnet de conducir necesito para llevar remolque

    Como ya hemos avanzado, si llevamos un remolque ligero sólo necesitaremos el permiso de la clase B.

    En cambio si pretendemos transportar una caravana o cargar algo pesado como una lancha, tendremos que ampliar el permiso B con la autorización B-96, que permite llevar un remolque de MMA superior a 750 kg con un vehículo de hasta 3.500 kg, siempre y cuando el conjunto no supere los 4.250 kg.

    Por otro lado, el permiso de la clase B+E permite remolcar una MMA de hasta 3.500 kg siempre que el vehículo tractor no exceda esa misma MMA.

    Acoplar el remolque al vehículo

    Para llevar un remolque acoplado a nuestro coche, necesitaremos la instalación del enganche, es decir, lo que conocemos como la bola de remolque.

    Pero no es suficiente con realizar la instalación, pues esta debe estar homologada y autorizada. Para ello, la misma deberá pasar una revisión en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y si quieres saberlo todo sobre el proceso no dejes de leer nuestro artículo elaborado al respecto.

    La bola del remolque necesita una serie de homologaciones previas a su uso.

    Una vez hecha y legalizada la instalación, antes de viajar debemos asegurarnos de haber acoplado el remolque de manera correcta para evitar un desenganche indeseado. Igualmente, debemos comprobar que el alumbrado funciona, tanto desde el punto de vista de la conexión como del estado de las bombillas. Finalmente, verificaremos que las ruedas están en buenas condiciones y tienen la presión correcta en relación al peso que deben soportar.

    Cómo conducir con un remolque ligero acoplado

    Lo primero que debemos tener claro a la hora de circular con un remolque ligero es que existen algunas normas específicas para ello:

    • En autopistas y autovías, el límite de velocidad es de 90 km/h.
    • En carreteras convencionales, el límite de velocidad es de 80 km/h.
    • En el entorno urbano, el límite de velocidad es el mismo que para el resto de vehículos.
    • Si el remolque limita el campo de visión de los retrovisores exteriores, es necesario instalar extensiones o retrovisores adicionales para garantizar la buena visibilidad.

    Una vez conocida la normativa, es momento de iniciar el viaje, pero debemos tener en cuenta que el modo de conducir nuestro vehículo varía si llevamos detrás un remolque. Las claves principales para hacerlo con seguridad son:

    1. La distancia de frenado aumenta entre un 15 y un 20% a consecuencia del peso adicional. Debemos incrementar la distancia de seguridad.
    2. La transferencia de masas cambia con el incremento de peso, por lo que debemos ajustar la presión de los neumáticos y realizar giros más suaves para evitar bandazos o incluso vuelcos.
    3. En las curvas cerradas, debemos abrir el giro para adecuar la trayectoria a la mayor longitud y a la distinta circunferencia que realiza el remolque.
    4. En días de viento, debemos extremar la precaución con las ráfagas de viento lateral, especialmente al adelantar un camión.
    5. La maniobra de marcha atrás con un remolque es bastante más compleja al tomar este la trayectoria apuesta. Es recomendable practicarla en un lugar sin tráfico para acostumbrarnos.

    Sanciones relacionadas con la circulación con remolque

    Finalmente, no está de más recordar las sanciones que imponen los Agentes de Tráfico cuando un conductor con remolque comete una infracción:

    • Superar el límite de velocidad: hasta seis puntos del permiso de conducir y multas de entre 100 y 600 € dependiendo de si la infracción es grave o muy grave.
    • No regularizar reformas de importancia: al añadir un sistema de acoplamiento para el remolque estamos realizando una reforma de importancia que debe ser regularizada en la ITV. En caso de no hacerlo la sanción será de 200 €, ya que se trata de una infracción grave.
    • Remolque ligero sin ITV: se sanciona como infracción grave y 200 €.