¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Qué es kW y qué relación tiene con el motor de un coche?

    La potencia de un vehículo es lo más importante para muchos pero, ¿cómo se expresa adecuadamente?

    Existen varias unidades de medida con las que podemos expresar la potencia de un motor determinado. La más conocida en España es el caballo de vapor (CV), pero la aconsejada por el Sistema Internacional de Unidades es el kilovatio (kW).

    Uno de los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar un vehículo es la potencia de su motor, pues de ello dependerán sus prestaciones y la capacidad que tenga para cumplir satisfactoriamente con nuestras expectativas. Y no se trata exclusivamente de ir más rápido, pues la potencia tiene su influencia en el consumo, las recuperaciones, la sonoridad y, en general, el confort de marcha.

    Origen y definición

    El término vatio es la castellanización de «watt», unidad que recibe su nombre de James Watt, ingeniero escocés que en el siglo XVIII contribuyó en gran medida al desarrollo de la máquina de vapor y, por consiguiente, a la Revolución Industrial.

    En 1960, la Conferencia General de Pesos y Medidas lo incorporó al Sistema Internacional de Unidades como unidad de potencia y un kilovatio (kW) equivale a 1000 vatios. El kW, que corresponde a 1 J/s (Julio/segundo), se utiliza habitualmente para expresar la potencia de motores, herramientas y máquinas. Adicionalmente, 1 kilovatio equivale a 1,341 caballos de fuerza (HP) y a 1,359 caballos de vapor (CV).

    ¿Por qué es mejor medir en kW que en CV o HP?

    Como hemos dicho al inicio de este artículo, la potencia de un vehículo es vital para determinar sus prestaciones, pero la unidad de medida con la que se expresa no es algo unificado en todo el mundo.

    En España, y en general en Europa Occidental, la unidad de medida más asentada es el caballo de vapor (CV), mientras que en los países anglosajones es el caballo de fuerza (HP) el que se impone como normal habitual. Sin embargo, el Sistema Internacional de Unidades establece el kilovatio (kW) como unidad recomendada, algo que en los tiempos actuales cobra incluso más lógica.

    ¿La razón? Que la potencia de los vehículos eléctricos se mide en kW y su cada vez mayor presencia en el mercado así lo aconseja también para los vehículos impulsados por motores térmicos. De ese modo, la comparación entre ellos será más sencilla de realizar y, además, la ficha técnica de nuestros vehículos expresa la potencia de los mismos en kilovatios.

    Para convertir CV a kW se utiliza la equivalencia entre ambas unidades de potencia; es decir, se toma como referencia que 1 CV = 0,7353 kW.