¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Turbo rotonda: qué es y cuáles son sus ventajas

    David Plaza
    David Plaza
    4 min. lectura
    Las rotondas han demostrado ser muy útiles para la gestión del tráfico.

    La gestión del tráfico se ha convertido en una de las prioridades, especialmente en los entornos urbanos e intersecciones. Las rotondas son una solución muy extendida que incluso ha evolucionado en lo que conocemos como turbo rotondas.

    Actualmente, las ciudades y vías rápidas están repletas de rotondas que contribuyen a gestionar el tráfico de manera eficaz en las intersecciones. Pero existen varios tipos en función de sus características. Las más avanzadas son las turbo rotondas.

    Cómo funciona una turbo rotonda

    Una turbo rotonda es un tipo de intersección muy similar al de una rotonda convencional, pero con un diseño especial que hace que cada carril encauce el tráfico hacia una salida distinta, de modo que no sea posible hacerla por completo por el carril exterior.

    Como en todas las rotondas, en una turbo rotonda los vehículos que circulan por el interior de la misma tienen prioridad sobre los que esperan a acceder a la misma. La diferencia está en su forma.

    Por tanto, antes de ingresar en la turbo rotonda debemos prestar mucha atención a la señalización para coger el carril adecuado. Y es que, para conseguir su objetivo, las turbo rotondas hacen uso de líneas continuas pintadas en la calzada que guían al conductor a través de un carril determinado y hacia una salida concreta.

    Eso sí, para que la turbo rotonda sea realmente efectiva, es necesario tener muy claro dónde vamos, tomar el carril adecuado y respetar la señalización. De ese modo, no nos cruzaremos con otros vehículos y el riesgo de colisión desaparecerá.

    Tipos de turbo rotonda

    Las primeras turbo rotondas comenzaron a utilizarse en los Países Bajos en los años 90 y en España la primera se construyó en la localidad asturiana de Grado en 2009.

    Existen dos tipos de turbo rotondas:

    • Señalizadas: presentan entre cuatro y seis carriles de entrada, aunque los de salida no tienen más de dos.
    • No señalizadas: constan de entre dos y tres carriles por ramal de entrada y permiten una mayor capacidad que las convencionales de un carril, pero menos que las turbo rotondas señalizadas.

    Qué ventajas tiene una turbo rotonda

    Las turbo rotondas o turboglorietas son algo así como la evolución de las rotondas convencionales. Sus principales ventajas son:

    • Proporcionan mayor fluidez al tráfico
    • Reducen las colisiones y, por tanto, la siniestralidad
    • Eliminan los ángulos muertos, ya que impiden el cambio de carril
    • Permiten un mayor número de vehículos, agilizando el tráfico

    ¿Quieres saber cómo practicar una conducción solidaria? No te pierdas este artículo que hemos preparado a tal efecto.