¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

GP JapónEl análisis: las claves del GP de Japón

Nico Rosberg acrecentó aún más su ventaja sobre Lewis Hamilton en el campeonato, pero esta vez fue con total merecimiento tras un fin de semana impecable por parte del alemán.

Max Verstappen volvió al podio tras una decepcionante carrera de su compañero de equipo y los Ferrari, mientras Force India volvió a batir a Williams.

McLaren rozó el ridículo en la carrera de casa para Honda, ofreciendo un rendimiento incluso peor al del año pasado.

Nico Rosberg está ofreciendo su mejor versión esta temporada y Lewis Hamilton empieza a ver el título de campeón demasiado lejos. Ahora Nico depende exclusivamente de sí mismo, ya que cuenta con 33 puntos de ventaja y Mercedes ya es, oficialmente, Campeón del Mundo de constructores por tercer año consecutivo.

Max Verstappen fue esta vez el puntal de Red Bull en un fin de semana muy completo ante un desdibujado Daniel Ricciardo y unos Ferrari algo flojos en carrera respecto a la clasificación. En la parte intermedia, Force India sigue ofreciendo su habitual consistencia, todo lo contrario que McLaren, que rozó el ridículo en casa de Honda. Todo ello y mucho más lo analizamos a continuación en nuestro análisis del Gran Premio de Japón.

Las estrellas

Mercedes

Tres títulos consecutivos le confieren a Mercedes la condición de ser uno de los equipos más dominadores de la Fórmula 1. Sólo Ferrari con Michael Schumacher (6), McLaren con Senna y Prost (4) y Red Bull con Vettel (4) cuentan con más títulos consecutivos en su haber.

En Suzuka volvieron a dominar como suelen hacerlo y eso en un trazado como el nipón deja muy claro el nivel global del monoplaza. En esta ocasión compitieron con menor potencia en el motor para minimizar riesgos de cara a evitar lo sucedido en Sepang con Hamilton, pero aún así, Nico Rosberg tuvi suficiente margen como para controlar a Max Verstappen con relativa comodidad.

Nico Rosberg

Sin duda alguna, estamos viendo al mejor Nico Rosberg de su carrera deportiva. El piloto alemán está empezando a ser capaz de dominar fines de semana completos como sólo los grandes pilotos saben hacerlo. Como ya ocurriera en Singapur, Nico ha extendido su dominio total y absoluto por cada metro de Suzuka. Hamilton se vio completamente desbordado desde el viernes y su mala salida no hizo sino acrecentar la superioridad de Rosberg, que ahora acaricia el título con la punta de los dedos.

Y, si finalmente lo consigue, ni los mayores admiradores de Lewis Hamilton podremos ponerle pegas al nuevo campeón. Es cierto que Lewis ha tenido varios episodios desafortunados con la mecánica y también es cierto que Nico ha fallado en momentos decisivos. Pero también lo es que Rosberg ha seguido presionando y se ha crecido cuando era necesario, cumpliendo con nota y sacando lo mejor de sí mismo.

Max Verstappen

Fin de semana impecable de Max Verstappen, que en Suzuka nos ofreció su mejor versión para liderar la ofensiva sobre Mercedes. Aunque es cierto que Nico Rosberg no fue nunca un objetivo realista, Max consiguió aprovechar las debilidades de Lewis Hamilton para conseguir un segundo puesto, venciendo de paso a su compañero de equipo por un margen considerable.

No podemos olvidar que Verstappen no ha completado todavía dos años en la Fórmula 1, por lo que, teniendo en cuenta su inexperiencia, es evidente que podemos esperar cosas muy buenas del neerlandés en el futuro.

Force India

Este equipo no deja de sorprender y, a su cada vez menos sorprendente velocidad, se le une su ya tradicional consistencia a la hora de conseguir resultados -algo más propio de los equipos grandes que de una formación modesta como la de Vijay Mallya-.

Aunque no ha llegado al nivel de Sergio Pérez, Nico Hülkenberg ha recuperado la consistencia en su rendimiento y ahora acompaña de manera brillante a un piloto que escenifica a la perfección el crecimiento del equipo como es el mexicano. A pesar de la escasa diferencia que separa a ambos equipos -diez puntos-, resulta muy difícil pensar que Williams vaya a ser capaz de contrarrestar el oficio y el buen hacer de Force India cada fin de semana. Vivir para ver.

Daniil Kvyat

El piloto ruso está de vuelta y ya encadena varias carreras con un nivel, al menos, suficiente como para pensar en su recuperación. No podemos decir que Daniil haya recuperado su mejor versión, pero al menos parece haber reseteado su mente y ahora afronta las situaciones con mayor aplomo, algo que sin duda le ha ayudado a recuperar la velocidad y consistencia demostradas en el pasado.

¿Será suficiente para mantener el puesto en 2017? Quizá no, pero al menos le permite volver a disfrutar de las carreras y hacerle ver a otros equipos -sean de Fórmula 1 o no- que merece la pena apostar por él. Así debería ser.

Los estrellados

Lewis Hamilton

No es normal que Lewis Hamilton se vea superado por su compañero de equipo tantas veces en una sola temporada y, en Suzuka, vimos un nuevo ejemplo de que es necesario que veamos al mejor Hamilton si quiere coronarse campeón por cuarta vez.

Es cierto que en Malasia dominó con mano de hierro tras la decepción de Singapur, pero tres malos fines de semana (Bakú, Singapur y Japón) son demasiados para un piloto de su calidad y prestigio. ¿El resultado? Ya no depende de sí mismo y sólo un giro de los acontecimientos en forma de incidente para Nico Rosberg le devolverán opciones de título. Hamilton hizo lo más complicado recuperando la desventaja de las roturas de motor de primeros de año y la sanción en Spa, pero lo visto en Marina Bay y Suzuka no hacen sino acrecentar las consecuencias de la rotura de Sepang.

Daniel Ricciardo

Mal fin de semana para Daniel Ricciardo, que no clasificó bien y, para colmo, salió mal desde la zona húmeda, perdiendo posiciones en las primeras vueltas y viéndose abocado al martirio del tráfico, que le hizo perder contacto con los coches de punta. No es, cualquier caso, preocupante, pues la temporada de Daniel está siendo brillante, consistente y prometedora. Pero, obviamente, no siempre se puede rendir a la perfección.

McLaren

Lo sucedido este fin de semana en Suzuka es inexplicable. El resultado fue incluso peor que el de 2015 y eso, teniendo en cuenta las circunstancias, no hay por dónde cogerlo. Al déficit, archisabido y subrayado por miembros del equipo, prensa y afición hasta límites insospechables, se le unió un factor que -ilusos de nosotros- creíamos superado: el chasis. Button se destapó el sábado diciendo que el coche no rendía en curvas de media y alta velocidad y que sufría en los cambios de dirección. O lo que es lo mismo: el chasis y la aerodinámica dejan mucho que desear.

Admito estar sorprendido porque resulta complicado de encajar algo así con los resultado vistos en Spa o Sepang, por ejemplo pero, sea por una razón u otra, lo cierto es que en Suzuka nada salió bien. Mejor dicho, todo salió rematadamente mal. Vuelven las dudas que creíamos superadas.

Esteban Gutiérrez

No hay manera, Esteban Gutiérrez va camino de terminar la temporada sin haber puntuado con un coche con el que podría haberlo hecho en varias ocasiones. A su ya extensa fama de ser un piloto complicado a la hora de doblar por su tendencia a ignorar las banderas azules se unen multitud de incidentes o errores que, de un modo u otro, siempre aparecen para evitar que entre en los puntos. Su futuro en Haas es complicado y sólo la ausencia de otra opción le va a permitir continuar en la Fórmula 1.

El destello

En Suzuka es complicado adelantar y, generalmente, las pocas opciones que se presentan lo hacen de un modo que exige pericia a la hora de hacerlo. Es el caso de los adelantamientos por el exterior que en ocasiones vemos en 130R, en la chicane Casio o en la curva 1. Hubo varios de esos movimientos el domingo, pero quizá el más destacable fue el adelantamiento de Nico Hülkenberg a Valtteri Bottas en la frenada de la chicane Casio y por fuera. Bottas no lo puso fácil, pero Nico no se amilanó y completó la maniobra de manera impecable por el exterior de la chicane. Fantástico.

La zona oscura

Empieza a ser habitual que los pilotos se quejen de los movimientos en frenada que algunos de sus colegas realizan para defender la posición. La principal polémica saltó en Hungaroring, cuando Max Verstappen se lo hizo a Kimi Räikkönen en la segunda curva del circuito y que terminó con el finlandés dañando su alerón delantero. Volvió a resurgir con los mismos protagonistas en Spa-Francorchamps y se ha repetido con el propio Max en Suzuka. Mercedes llegó a protestar ante los comisarios por la maniobra realizada sobre Lewis Hamilton, pero finalmente la retiró y todo quedará en nada.

En cualquier caso, si dudosa fue la maniobra sobre Hamilton, aún más lo es la de Sainz sobre Gutiérrez, cambiando notablemente la trayectoria en fase de frenada y provocando el trompo del mexicano. Los pilotos siempre defienden que no se puede cambiar de dirección una vez ha comenzado la frenada, porque le piloto que viene por detrás ya no puede cambiar la trayectoria sin perder el control. De momento, los comisarios no están de acuerdo y no está habiendo sanciones en situaciones de este tipo, pero muchos pilotos están empezando a estar muy sensibles con este tema.

Fotos: Prensa equipos

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto