¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Biografía F1La historia del Campeón del Mundo de F1 2016: Nico Rosberg

    6

    Nico Rosberg se ha proclamado Campeón del Mundo de pilotos en la última cita del campeonato.

    El piloto alemán es ya el tercero de su país en conseguirlo tras Michael Schumacher y Sebastian Vettel.

    Además, añade su nombre a la lista de 32 campeones de la categoría, siendo el segundo piloto que consigue emular a su padre, tras Damon y Graham Hill.

    Nacido en Wiesbaden, Alemania, el 27 de junio de 1985, Erik Nico Rosberg es hijo del Campeón del Mundo de Fórmula 1 en 1982: Keijo Erik Rosberg, más conocido como Keke y de nacionalidad finlandesa (aunque nacido en Suecia).

    Pese a nacer en la localidad de origen de su madre, Sina Rosberg, su infancia transcurrió en Mónaco y, por ello, dio sus primeros pasos en la competición automovilística en los campeonatos franceses. Sus resultados más llamativos en el mundo del karting fueron la victoria en el Trofeo Jerome Bernard de 1997, el primer puesto en el Campeonato de Francia de ese mismo año y el Subcampeonato de Europa de Fórmula A en 2000 por detrás de un tal Lewis Hamilton.

    Primeros pasos en el equipo de su padre

    Su carrera en el karting no fue excesivamente prolífica, pero a pesar de todo consiguió llegar a los monoplazas, iniciando su andadura en la Fórmula BMW en 2002 encuadrado en el equipo de su padre: Viva Racing. Aquel año ganó el título sin contemplaciones, obteniendo nueve victorias, cinco poles y trece podios. Como premio por ello, Willliams BMW le ofreció un test con el FW24 en el CIrcuit de Catalunya, convirtiéndose en ese momento en el piloto más joven en subirse a un Fórmula 1 con 18 años.

    El siguiente paso fueron las F3 Euroseries, en las que terminó octavo de la general en 2003 compitiendo ante pilotos de la talla de Ryan Briscoe, Christian Klien, Timo Glock o Robert Kubica. En 2004 permaneció en el equipo de su padre y finalizó cuarto de la general después de tres victorias, batido por Jamie Green, Alexandre Premat y Nicolas Lapierre.

    Para 2005, Nico Rosberg decidió apostar por las GP2 Series, categoría que comienza su andadura ese mismo año como sustituta de la Fórmula 3000. Encuadrado en el equipo ART, el mejor de la parrilla, consiguió la victoria final en el campeonato tras un intenso duelo con Heikki Kovalainen, que vio como el alemán le recortó la notable ventaja adquirida durante la primera parte del certamen. El balance final de Rosberg en las GP2 Series fue de cinco victorias, cuatro poles y doce podios. Paralelamente, Nico ejerció las labores de piloto de pruebas de Williams, equipo que finalmente decidió ficharle para acompañar a Mark Webber en la temporada 2006 de Fórmula 1.

    Destellos de calidad en Williams, pero también dudas

    La primera temporada de Rosberg en la Fórmula 1 no fue todo lo positiva que esperaba, a pesar del prometedor debut que realizó en Bahrein. En dicha carrera, Nico clasificó en duodécima posición muy por detrás de Webber, pero en carrera remontó hasta la séptima plaza y consiguió la vuelta rápida, con la que aún hoy ostenta el récord de precocidad en dicho apartado.

    El Williams motorizado por Cosworth sólo pudo puntuar en cuatro de los 18 Grandes Premios disputados esa temporada y Rosberg únicamente lo hizo en dos de ellos: el ya mencionado en Bahrein y en el Gran Premio de Europa en Nurburgring.

    El motor Cosworth no rindió como se esperaba ya que ni tenía suficiente potencia, ni contaba con fiabilidad. Pero de los nueve abandonos de aquella temporada, Rosberg se vio involucrado en un accidente en cinco de ellos, mostrando que aunque su velocidad era a todas luces prometedora, aún debía ganar mucha consistencia en su pilotaje.

    En 2007 las cosas mejoraron notablemente y, con el motor Toyota, Williams consiguió ascender hasta la cuarta plaza del campeonato de constructores después de puntuar en diez de las diecisiete carreras del año. Con Alex Wurz como compañero, Nico Rosberg tomó el mando del equipo y finalizó la temporada noveno en el campeonato de pilotos, con la cuarta plaza de Brasil como broche de una buena temporada que le valió para estar en la lista de pilotos para sustituir a Fernando Alonso en McLaren, puesto que finalmente se le asignó a Heikki Kovalainen.

    Por desgracia en 2008 la situación en Williams volvió a empeorar y el piloto alemán sólo pudo puntuar en cinco carreras. Pero en dos de ellas lo hizo de manera brillante, pisando el podio por primera vez en Australia y consiguiendo la segunda plaza en Singapur después de haber liderado la carrera durante once vueltas. Carrera que podría haber ganado de no haber sido penalizado con un Stop & Go por haber entrado en boxes cuando el pit-lane se encontraba cerrado.

    En 2009, Williams fue uno de los equipos que se aprovechó de la ventaja que proporcionaba el doble difusor, aunque de un modo menos efectivo que el de los otros dos equipos que vieron dicha laguna en el reglamento: BrawnGP y Toyota. A pesar de ello, Nico Rosberg consiguió todos y cada uno de los puntos de su equipo para terminar la temporada en la séptima plaza del campeonato. El alemán alternó grandes y prometedoras actuaciones con pequeños errores en momentos importantes como el de Singapur, que de nuevo le impidió conseguir algo importante al pisar la línea de boxes al reincorporarse a la carrera tras una parada. Salió tercero en parrilla y rodó segundo durante varias vueltas antes de incurrir en dicha penalización.

    Confirmación

    Tras cuatro temporadas en las que Williams no cumplió las expectativas, Nico Rosberg tomó la decisión de buscar un equipo con más futuro. Tras la sorprendente victoria de BrawnGP en 2009, el equipo fue vendido a Mercedes, que después de dieciséis temporadas como motorista quiso aceptar el reto de crear un equipo.

    Jenson Button se marchó a McLaren y Ruben Barrichello a Williams, por lo que la marca de las tres puntas renovó por completo su pareja de pilotos con la vuelta de Michael Schumacher a la competición como máximo punto de interés. Pero fue Nico Rosberg quien terminó siendo el referente del equipo ya desde su primera temporada, casi doblando los puntos conseguidos por el siete veces Campeón del Mundo y obteniendo los tres podios de Mercedes a lo largo de 2010.

    Se esperaba que el equipo alemán comenzara a luchar por las victorias en 2011 tras recuperarse del lastre que supuso en el monoplaza anterior el escaso presupuesto que BrawnGP dedicó a su diseño, pero la temporada fue aún más decepcionante y ninguno de sus pilotos subió al podio. Michael Schumacher, en cambio, sí mejoró su rendimiento de 2010, aunque no lo suficiente como para vencer a un Nico Rosberg que siguió mostrando su calidad y, también, esos pequeños errores que le impedían aprovechar grandes oportunidades.

    La temporada 2012 escenificó a la perfección los problemas que tradicionalmente tenía Mercedes para gestionar los neumáticos y, en una temporada en la que este punto se convirtió en algo crucial y hubo un total de ocho ganadores distintos, Nico Rosberg consiguió la primera victoria de su carrera deportiva en el frío Gran Premio de China, en el que también obtuvo su primera pole position.

    2013 vivió la llegada de Lewis Hamilton a Mercedes y, con ello, el fin del liderazgo de Nico Rosberg en el equipo alemán. La temporada de estreno de Lewis no fue brillante y arrastró problemas de adaptación a los frenos durante gran parte del año, pero aún así consiguió terminar la temporada con 18 puntos más que Nico, que al menos obtuvo tres poles y cuatro podios.

    Con la llegada de los motores híbridos a la Fórmula 1, comenzó el reinado de Mercedes, pero fue Lewis Hamilton quien se hizo con los dos títulos mientras Nico Rosberg sólo podía incrementar sus estadísticas personales. En 2014 llegó con opciones de título hasta la última carrera en Abu Dhabi, pero una avería en el sistema de recuperación de energía acabó con todas sus opciones. El balance final de Nico fue de cinco triunfos, once poles, cinco vueltas rápidas y quince podios.

    En 2015 Lewis Hamilton dominó por completo la temporada y Rosberg no pudo siquiera alargar su celebración hasta la última carrera. 59 puntos separaron a ambos en un final de temporada en la que el alemán consiguió seis triunfos, siete poles, cinco vueltas rápidas y quince podios.

    2016 ha sido el año de la consagración definitiva de Nico Rosberg porque, aunque mostró debilidad mediado el año con algunos errores de juicio que propiciaron la remontada de Lewis Hamilton tras sus averías de las primeras carreras, ha dado la talla cuando realmente importaba.

    Nico creció tras el parón veraniego, ganando tres carreras seguidas con la guinda de su absoluto dominio en Singapur y recuperándose desde la última plaza en Malasia, momento en el que Hamilton abandonó por rotura de motor cuando era líder. En Suzuka volvió a ser imparable y en Estados Unidos, México y Brasil supo ser segundo ante el retorno de Hamilton a su mejor estado de forma. En Abu Dhabi, el alemán mantuvo la calma en una tensa carrera y cerró el campeonato a su favor.

    Nico Rosberg ha demostrado tener tanta velocidad como el que más y, cuando ha conseguido equipararla a su regularidad, ha obtenido el premio del título mundial. Un logro que le consagra definitivamente como uno de los mejores pilotos de la parrilla.

    Fotos: GP2 | BMW | Williams Racing | Mercedes AMG F1

    La historia del Campeón del Mundo de F1 2016: Nico Rosberg