Ross Brawn: "Los equipos nos han pedido que les salvemos de sí mismos"

La lucha de poder entre Liberty Media, la FIA y los equipos ha comenzado a recrudecerse tras la publicación de los primeros acuerdos para el nuevo reglamento de motores. Ross Brawn ha hablado de lo que quieren conseguir y del papel que deben jugar los equipos en el proceso.

Todo han sido buenas palabras y alabanzas hasta que se han comenzado a publicar las primeras medidas en relación al nuevo reglamento de motores que entrará en vigor en 2021. Desde ese momento, los intentos de Liberty Media por aunar esfuerzos con la FIA y los equipos, parecen haber sido en vano.

En lo tocante a los motores, tres de los actuales fabricantes ya han criticado las medidas presentadas el pasado 31 de octubre y eso es sólo el principio de un plan para cambiar por completo el concepto de competición de la Fórmula 1.

Liberty Media quiere reducir los costes, equiparar el reparto de beneficios y reducir los márgenes competitivos de los equipos punteros con respecto a los más modestos. En definitiva, convertir a la categoría en un espectáculo sostenible y controlado que sea atractivo para los fabricantes, equipos privados e independientes y, sobre todo, para los aficionados.

Pero eso implica necesariamente acabar con la posición de dominio de los grandes equipos, no sólo obligándoles a pagar más, sino también entregándoles menos porcentaje de beneficios, aunque Liberty Media les asegure que el montante total acabará siendo superior con el progresivo aumento de espectáculo e inversión de los patrocinadores.

Lotus fue el último equipo no Mercedes, Ferrari o Red Bull que consiguió ganar un Gran Premio de Fórmula 1. Fue en 2013.

Ross Brawn, que es el principal artífice de muchas de las medidas en lo tocante a lo deportivo, es muy claro a la hora de explicar lo que quiere lograr. “Queremos una meritocracia, que los mejores equipos ganen en la F1. Pero que cuando tengan un mal día, alguien de media parrilla gane la carrera. Queremos que si un equipo de mitad de parrilla tiene un gran piloto, de repente comience a ganar. Esa es una gran historia, es bueno para el deporte y queremos alentarlo”, comentó en declaraciones a Motorsport.

Durante años, tanto la FIA como Bernie Ecclestone han gestionado la Fórmula 1 de un modo errático y que se ha revelado como equivocado en muchas ocasiones. El motor actual es un ejemplo de ello, pues ha terminado siendo mucho más caro de lo esperado, fallando además en su objetivo de ofrecer un espectáculo que convenciera a los aficionados. “La F1 está en una encrucijada en estos momentos. Durante muchos años no ha habido estructura para desarrollar el marco deportivo, técnico y financiero con el que comenzó a andar. Tengo ingenieros, técnicos, estrategas financieros que analizan el negocio de la F1 para encontrar la mejor solución, para mejorar la sostenibilidad y para mejorar la competitividad de los equipos y así tengamos mejores carreras. Para eso me trajeron de vuelta a la F1”.

A pesar de las últimas discrepancias con los fabricantes de motores, Ross Brawn afirma que los equipos han acogido sus ideas con optimismo. “Soy muy optimista, tenemos muy buena respuesta de los equipos y durante los próximos meses introduciremos las ideas que hemos tenido, trabajaremos con los equipos para pulirlas”.

El motor

Mercedes ha criticado que no haya un plan global de acción de cara a 2021 y se esté creando el reglamento de motores de manera independiente. Renault considera que, sin tener claro hacia dónde camina la automoción comercial, no tiene sentido acabar con el motor actual. Y Ferrari rechaza la simplificación de la tecnología que proponen la FIA y Liberty Media.

Pero Ross Brawn defiende su idea argumentando que el motor actual no emociona a los aficionados y es escandalosamente caro y complejo, lo que propicia una enorme brecha entre competidores.

“El propulsor actual es impresionante, pero es desmedidamente caro. Para los fabricantes que operan con sus propios equipos, está bien, forma parte del conjunto. Pero si eres cliente, los costes son exorbitantes. Son cerca del doble de lo que costaban los motores anteriores”.

“Queremos que haya diferencias entre un motor Ferrari, un Mercedes o un Renault, pero el margen tiene que ser controlado de modo que no puedas incrementarlo insuflando dinero. Ahora estamos en el proceso de introducir el concepto a los equipos y trabajar con ellos para elaborar el reglamento adecuado. Entonces tendremos el motor de 2021”.

La parrilla vive una intensa lucha entre los equipos de media parrilla, que sin embargo son incapaces de competir con los tres grandes.

Los presupuestos

Otro de los puntos clave del programa de regeneración de Liberty Media es acabar con los presupuestos de 300 y 400 millones de euros que sólo unos elegidos tienen a su alcance. Ross Brawn quiere que equipos con talento como Force India o Toro Rosso puedan ganar carreras si hacen las cosas bien.

“Si tomas como ejemplo al equipo dominador, Mercedes, tiene los mayores recursos de la F1. Gastan cerca de 500 millones de dólares anuales para conseguir los resultados que obtienen en la pista y es un logro fantástico. El problema es que son cuatro segundos más rápidos que los equipos del fondo de la parrilla y no es bueno para el negocio. Y tampoco es realmente sostenible”.

“Durante su periodo de dominio, gastan más para seguir dominando. Cuando ese periodo termina, los presupuestos se vuelven absurdos porque no tienen éxito, pero siguen gastando una gran cantidad de dinero, es un círculo vicioso”.

El límite presupuestario

El mejor modo de limitar el gasto es asegurándose de que los equipos no invierten más de lo necesario. La combinación de un reglamento que no fomente el gasto desmesurado con soluciones excesivamente innovadoras y un límite de gasto parece ser la fórmula elegida por Liberty Media.

“Esos equipos, en especial las juntas directivas, vinieron a nosotros y nos dijeron: ‘Salvadnos de nosotros mismos, queremos un control sobre lo que podemos hacer y lo que no para que el negocio sea más sostenible, para reducir los costes a un nivel en el que, incluso aunque no ganemos, podamos justificarlos’. Mercedes siempre quiere ganar, mantenerse en el top 3. Y están preparados para aceptar una reducción de la competitividad si eso conlleva mayor sostenibilidad”.

“El nivel de control de presupuestos del que estamos hablando mantendrá el ADN de la F1, la tecnología de los coches, la emoción. Pero a un nivel sostenible. Todos los equipos serán responsables de la introducción del sistema durante los próximos años en el que nosotros controlaremos el nivel de gasto que un equipo de F1 tiene permitido tener”.

El próximo martes 7 de noviembre, Liberty Media y la FIA se reunirán con los integrantes del Grupo de Estrategia (Mercedes, Ferrari, Red Bull, Force India, McLaren y Williams), además de con el resto de equipos como oyentes. Será en ese momento cuando comiencen a tratarse medidas más concretas relacionadas con todos estos temas, que sin duda marcarán un nuevo capítulo en la historia de la Fórmula 1.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×