¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Así es la nueva tecnología de energía undimotriz que puede aplicarse a múltiples campos

Así es la nueva tecnología de energía undimotriz que puede aplicarse a múltiples campos
El mar esconde una cantidad ingente de energía.Freepik
David Plaza
David Plaza5 min. lectura

La energía renovable a partir de las olas cuenta con un nuevo método patentado de producción de la misma que, además, tiene potencial para aplicarse en otros campos. Se llama DEEC-Tec y ha sido desarrollada por el Laboratorio Nacional de Energía Renovable.

La energía undimotriz es una de las energías renovables con mayor potencial, pero también una de las menos explotadas y más desconocidas. En cualquier caso, no faltan grupos de investigación y desarrollo con la intención de extraer toda la energía posible de una fuerza de la naturaleza tan extraordinaria como es el mar.

El Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREEL por sus siglas en inglés) de Estados Unidos es uno de esos centros que está invirtiendo recursos en la energía undimotriz. Y también es el creador del DEEC-Tec, un mecanismo capaz de producir energía en el fondo marino.

Cómo funciona DEEC-Tec

La nueva tecnología acaba de ser patentada y basa su funcionamiento en el movimiento de las serpientes de mar. Estas pueden nadar gracias a la asociación de múltiples células musculares flexibles. En el caso de DEEC-Tec, lo que tenemos son convertidores de energía que trabajan en conjunto para crear una estructura mayor.

La mayoría de los dispositivos de energía undimotriz utilizan un generador para convertir la energía del océano en fuentes de energía utilizables, limpias y renovables, incluida la electricidad.

La adaptabilidad del sistema DEEC-Tec es máxima, sean cuales sean las condiciones.

En cambio, DEEC-Tec acumula sus muchos pequeños convertidores para formar un convertidor de energía más grande, a menudo flexible. «DEEC-Tec brinda a los investigadores y desarrolladores una forma completamente nueva de pensar sobre cómo convertir la energía marina de las olas, las mareas y las corrientes oceánicas en formas de energía más utilizables, como la electricidad», afirma Blake Boren, ingeniero senior del NREL e inventor principal de la patente.

Máxima flexibilidad y adaptación al medio

Según sus creadores, los convertidores de energía flexibles tienen la capacidad de aprovechar las olas en energía utilizable en toda su estructura. Esto hace que no importen parámetros como la fuerza o la dirección de las olas, ya que el DEEC-Tec estará en disposición de producir energía.

Además, al no concentrar la energía de las olas en un único convertidor o sistema de transmisión, se evita la acumulación de fuerzas que pongan en peligro la integridad de la máquina.

«Un día, podría haber granjas de energía renovable marina basadas en DEEC-Tec frente a la costa de California, Oregón o Washington, con este tipo de convertidores de energía de las olas que podrían alimentar a las comunidades costeras o la red de servicios públicos en general», vaticina Boren.

El coste es un problema

Como casi siempre ocurre en toda tecnología incipiente, los costes de producción y operación pueden ser un obstáculo insalvable.

Sin embargo, los creadores del DEEC-Tec afirman que los arquetipos flexibles de este podrían ofrecer una forma especialmente rentable de aprovechar la energía de las olas.

Ellos argumentan que los convertidores de energía albergan varias unidades cada uno por lo que requiere menos mantenimiento y no impiden que el resto pueda seguir funcionando en caso de avería.

Además, «los FlexWEC también se pueden construir con materiales más sostenibles y rentables, lo que los hace más fáciles de instalar y controlar una vez en el océano». Un mayor control podría significar una mayor producción de energía, lo que permitiría a los operadores adaptarse a las condiciones cambiantes del océano para aprovechar la mayor cantidad de energía potencial.

Debido a que el dominio DEEC-Tec aún es relativamente nuevo, Boren y su equipo están trabajando arduamente para explorar exactamente cómo estas tecnologías podrían crear una nueva generación de dispositivos de energía marina u otros materiales generadores de energía.

Incluso, consideran el concepto aplicable a campos tan variados como ropa que se carga mientras se camina, edificios que vibran con el viento o carreteras que extraen energía de la fricción creada por los automóviles.