¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

VideojuegosAnálisis: La Fórmula 1 arranca motores en tu consola

La última entrega de la franquicia en videoconsolas y PC llega con todas las novedades que ha presentado durante esta temporada la competición de Formula 1. Una dificultad más accesible para el jugador medio es la principal novedad de esta entrega que se deja en el tintero algunos modos interesantes de su predecesora.

Un año más, y ya van unos cuantos, Codemasters no falta a sucita de la Fórmula 1 y trae un título basado en la competición y en latemporada que lleva por nombre.

El juego llega a las consolas de lo que ya se puedeconsiderar la anterior generación, es decir, PlayStation 3, Xbox 360 y PC, yesto es porque a la misma vez que el equipo hacía este, estaba preparando otro paralas nuevas consolas, que llegará coincidiendo en el tiempo, esta vez sí, con latemporada de Fórmula 1, en lugar de lo que ocurre tradicionalmente, que llegaal mercado casi cuando ha terminado.

La temporada 2014 ha traído consigo un buen puñado decambios en la competición, y esto ha sido a lo que se ha agarrado Codemasterspara presentar la nueva entrega. Es decir, el principal objetivo a la hora depromocionarla era hacer saber al público que el juego contendría todos esoscambios, y que esto sería lo que más le diferenciara del 2013.

Así, se recogenlos nuevos vehículos con ocho marchas, la nueva parrilla, los circuitoselegidos para la temporada, la no utilización del KERS, la limitación decombustible o la doble puntuación de la última carrera, entre otros. Noobstante, ha habido una ausencia sonada: la carrocería deWilliams, que ha sido censurada por su publicidad de bebidas alcohólicas y norepresenta el aspecto final.

Sin embargo, a pesar de estos cambios obligatorios impuestosde forma externa, la nueva entrega también llega al mercado con laaccesibilidad por bandera. Lo cierto es que las anteriores entregas suponían unreto muy grande para los jugadores, incluso activando las ayudas de conducción.

Esto ocurría porque los rivales siempre hacían carreras casi perfectas y eramuy difícil adelantarlos o reponerse de una mala acción en un circuito. Alfinal, no es más que una representación de la realidad, en donde compitenpilotos profesionales y normalmente no cometen fallos escandalosos ni reducenel ritmo anómalamente; pero dentro de un videojuegojuego se termina traduciendoen una inteligencia artificial poco flexible, que no se adapta para creardiferentes niveles de dificultad.

En 2014 se ha optado por implementar un selector dedificultad explícito que permite configurar el nivel de reto antes de empezaruna prueba o uno de los modos largos, como Trayectoria o Mundial Exprés. Elprimero es el modo estrella del juego, como ha ocurrido en las entregasanteriores.

Esta vez, al entrar la primera vez en él se puede elegir entre nivel fácil,normal o difícil, que ajusta el comportamiento de la máquina para que deje másmargen de error al jugador o menos. Así, si se juega en fácil, serán muyasequibles las pole position o los adelantamientos durante las carreras, perosi se hace en difícil cumplir con los objetivos del equipo costará horas de entrenamiento previo.

En este modo, una de las principales novedades es que norequiere una prueba de acceso, al contrario de su predecesor, que determinabaqué equipo se podía elegir para disputar el campeonato, empezando por los másflojos y teniendo que ascender al cumplir objetivos y realizar buenas campañas.Ahora se puede elegir cualquier escudería, y en cada una de ellas viene marcadoel grado de dificultad que supone jugar con ella, porque no es lo mismo pelearpor el campeonato con un Mercedes que con un Caterham.

Las carreras tienen un gran componente estratégico tal ycomo ocurre en la realidad, trasladado a través de muchas de las mismaselecciones: selección de neumáticos, vuelta en la que se pasará por boxes,elección del mejor momento para salir a pista para pelear por un puesto en laparrilla… La sensación de progresión a lo largo del campeonato también estápresente gracias a unas pruebas que se presentan en momentos concretos delcalendarios, y que ayudan a mejorar el coche, a que el motor no se rompa contanta facilidad…

La inteligencia artificial está bastante bien conseguida ylos rivales son agresivos cuando tienen que serlo. Intentan adelantar en losmomentos precisos, buscando los huecos y modificando su trayectoria parahacerlo. Aun así, se siguen echando en falta unos daños más realistas, quereflejen el resultado de un mal golpe.

Con respecto a los demás modos, siguen apareciendo lostradicionales, salvo una importante ausencia con respecto a 2013: el modo F1Classics. Tal y como ha comunicado la compañía, el año pasado hubo pocasnovedades en la competición y por ello incluyeron estas pruebas en las que setomaba el mando de máquinas importantes de la historia de la Fórmula 1 encircuitos también históricos; sin embargo, al haber más cambios este año se hanaferrado únicamente a ellos, aunque parece ser que este F1 Classics volverá enun futuro.

El resto de la oferta del juego aporta algo muy parecido ala Trayectoria, pero de forma más directa y rápida, como son los GrandesPremios individuales o las marcas contrarreloj. De entre estos, el más frescoquizás siga siendo el de recreaciones, que son carreras cortas con un reto enconcreto. Las hay de cuatro niveles de dificultad y ponen al jugador en unasituación vivida en la competición real, teniendo en unos casos que aguantaruna posición, en otros que atacar o que vencer con determinadas restricciones.

El apartado gráfico también sigue la estela de la serie, conun corte muy realista y una buena representación de vehículos, circuitos yentornos. Sin embargo, sí ha habido un cierto retoque en la cámara de juego,concretamente en la que llaman de TV, que sería una de las más subjetivas,poniendo al jugador en el punto de vista del piloto. Esta vez es más cercana, ytambién se han añadido efectos para sentir más cerca la velocidad, comodesenfoques de los laterales y temblor de la cámara al ir agran velocidad.

Por lo demás, presenta una pantalla llena de indicadores einformación útil para la partida, como marcadores y tiempos, pero tambiéndispone de unos menús rápidos para gestionar y tomar decisiones en plenacarrera, como cambiar la mezcla de combustible, la distribución de frenos osolicitar un cambio de neumáticos para la próxima vez que se pase por boxes.Estos se hacen con la cruceta, y con otro botón también se muestran indicadoresde estado de ruedas, frenos y combustible.

El único aspecto negativo de este apartado se aprecia enocasiones en las repeticiones de las carreras. En determinados momentos elmotor gráfico se resiente y pega tirones ocasionados por una caída en la tasade imágenes por segundo. En todo caso, no es algo escandaloso nimolesta al jugador, puesto que solo ocurre en las repeticiones y no durante lascarreras propiamente.

En cuanto al apartado sonoro, lo que se escucha el 80% deltiempo es solo el ruido de los motores, acompañado por la voz del jefe deequipo que habla por el pinganillo. Sus comentarios no son demasiado variados,pero consiguen que no te sientas solo corriendo durante tantas horas.

No obstante, esta vez hay una presencia algo más notoria dela música, y se escuchan ciertos temas musicales más a menudo que hacendescansar el oído un poco de tantas revoluciones de motor.

Es difícil poner en una balanza F1 2013 y 2014 paradecidirse por uno u otro, más bien tendría que ver con qué se busca de untítulo de Fórmula 1. El de la temporada anterior tenía más contenido, ya quelas pruebas clásicas le daban mucha vida y un aire diferente, sin embargo elnuevo se hace más fácil de aprender y jugar, y es más recomendable para el público engeneral. Por tanto, si no eres demasiado hábil con juegos de carreras realistaso no te sientes con fuerzas para enfrentarte a un reto de nivel profesional, lomás seguro es que prefieras jugar a la entrega de esta temporada.

Probablemente, la compañía ha ahorrado esfuerzos parapreparar la entrega de nueva generación, y por eso falta contenido que sí teníala anterior, pero aun así sigue ofreciendo una gran cantidad de horas de juego,gracias a que su trayectoria es de largo recorrido, y cuando se acaba se puedeoptar por embarcarse en una nueva con otra escudería o explorar el resto demodos, como las recreaciones de la realidad o embarcarse en el juego en línea,apoyado en la plataforma Race.net de Codemasters.

En cualquier caso, la propuesta sigue siendo de muchacalidad y transmite el espíritu de la competición en todo momento. La intenciónde sus creadores es que el jugador se sienta como un piloto profesional y loconsigue sobradamente. Y con ello, aquí termina, por lo que parece, el trabajo deCodemasters en esta generación de consolas. En primavera veremos lo que escapaz de conseguir PlayStation 4 y Xbox ONE.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto