¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los modelos de BMW M reducen su sonido acatando la norma de la Unión Europea

    Los modelos de BMW M reducen su sonido acatando la norma de la Unión Europea
    Nuevo BMW X6 M 2020, ya a la venta con hasta 625 caballos
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    La nueva normativa de ruidos que la Unión Europea ha desarrollado afecta de lleno a los fabricantes, especialmente cuando hablamos de las versiones mas deportivas. Potencia, en su máxima expresión, y un sonido más parecido a un rugido van unidos de la mano, pero se han acabado. Ahora, BMW se ve obligada a reducir los decibelios de sus modelos M.

    El pasado mes de julio te contábamos que Mercedes-AMG era el primer fabricante en cumplir con la nueva norma de ruidos de la Unión Europea. El fabricante alemán se había puesto manos a la obra estrenando una solución a bordo de los nuevos compactos más deportivos como el Mercedes-AMG CLA 45 4MATIC Shooting Brake.

    Actualmente, el reglamento de emisiones acústicas marca un límite máximo de 74 decibelios, pero a mitad de la década se reducirá a 68 decibelios. Y, por ahora, la norma solo afecta a la emisión exterior, por lo que las marcas apuestan por desviar el sonido puro que emite el motor hacia el interior. Hacia afuera, no parecerá un verdadero deportivo que esconde brutales cifras de potencia.

    Los potentes motores de BMW M dicen adiós a una de sus características más destacadas, su imponente sonido

    Ahora, ha sido BMW la que se ha subido a este carro en previsión de ser sancionada. El nuevo BMW M5 Competition ya no muestra lo que se espera de su categoría, sino que ofrece una nota de sonido mucho más suave, y los nuevos X5 M y X6 M, junto con las versiones que llevan el apellido "Competition" que acaban de ponerse a la venta, también son más "silenciosos".

    La marca alemana ha decidido incluir el sistema "Active Sound" en el equipamiento de serie de estos modelos para trasladar el rugido del motor al habitáculo, a través de los altavoces del equipo de sonido, un sistema que es un accesorio opcional ofertado desde 2015 solo para los motores diésel de los Serie 2, Serie 3 y Serie 4.

    Las regulaciones europeas se han puesto tan severas que países como Francia sacará tajada con radares de ruidos extras que ha instalado en algunas de sus carreteras, por lo que las sanciones no irán solo a las marcas, sino también a aquellos propietarios que no puedan resistirse a demostrar el potencial de su coche e instalen sistemas de escape de proveedores externos al fabricante.

    Fuente: Auto.cz