¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    A subasta uno de los Chevrolet Corvette más caros y polémicos de la historia

    A subasta uno de los Chevrolet Corvette más caros y polémicos de la historia
    15
    Chevrolet Corvette 1960 ex CunninghamRM Sotheby's
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera13 min. lectura

    El evento de RM Sotheby's en Amelia Island será el escenario donde será subastado uno de los ejemplares clásicos más esperados del Chevrolet Corvette, además de uno de los más valiosos, pues se trata de uno de los tres Corvette 'Cunningham' que compitieron en las 24 Horas de Le Mans de 1960.

    Actualización (24/05/2021): Su precio final no logró alcanzar sus estimaciones previas y fue vendido por 785.000 $ incluyendo la comisión del vendedor.

    El próximo mes de mayo va a ser subastado en Amelia Island uno de los ejemplares más célebres y valiosos del Chevrolet Corvette, pues fue protagonista de uno de los episodios más destacados de la historia del deportivo estadounidense. Aunque la compañía de subastas no lo menciona, también se trata de un ejemplar muy controvertido, pues en los últimos años ha sido protagonista de una de las anécdotas más extrañas que conocemos.

    Este ejemplar, como podemos ver en las imágenes facilitadas por la casa de subastas, se encuentra en muy mal estado de conservación e incompleto, por lo que precisa de costosos y laboriosos trabajos de restauración para volver a mostrar su estado y formas originales. A pesar de ello, RM Sotheby's ha anunciado unas estimaciones de precio entre 900.000 y 1.300.000 $, por lo que es evidente que no hablamos de una unidad más, sino de una de las más valiosas del deportivo estadounidense.

    Los tres Corvettes en Le Mans - Revs Institute

    Briggs Cunningham

    Este es uno de los tres ejemplares que fueron empleados en el asalto del equipo de Briggs Cunningham a las 24 Horas de Le Mans de 1960. Una iniciativa que era totalmente privada oficialmente pero que en secreto realmente estaba apoyada por General Motors y en la que se implicó directamente Zora Arkus-Duntov. La labor de la corporación de Detroit se limitó al apoyo tecnológico, pues los 3 motores V8 empleados en la carrera fueron desarrollados especialmente por Chevrolet para la ocasión. De ahí que estos bloques tuvieran que ser devueltos a la compañía tras la carrera.

    De los tres ejemplares solo uno logró llegar a la meta, el Corvette número 3, que alcanzó la octava posición de la clasificación general y primero de su clase, nada mal si tenemos en cuenta que se trataba de un vehículo que prácticamente era un deportivo de calle. Los otros dos 'Vettes no pudieron terminar debido a problemas mecánicos y accidentes. La unidad que va a ser subastada se corresponde con el Corvette #1 (número de chasis acabado en #3535), que fue pilotado por el propio Briggs Cunningham y que estuvo décadas desaparecido.

    Tras la carrera de 1960 los motores de estos tres ejemplares fueron desmontados y devueltos a General Motors; las unidades fueron transformadas a sus especificaciones de calle y vendidas casi inmediatamente a particulares y pilotos privados. Se sabe que la unidad número 1 pasó por varias manos en los años siguientes, pero luego se le perdió la pista y no se supo nada de ella durante más de 40 años. Este ejemplar fue descubierto recientemente y desde entonces se ha esperado que sea restaurado a su condición original, sin embargo, sus propietarios actuales han preferido subastarlo con el mismo estado en el que fue rescatado hace unos años.

    Su estado es lamentable y está a falta de muchos elementos.

    El valor de los tres Corvette 'Cunningham' es muy alto, como demuestra que las estimaciones de esta unidad superen el millón de dólares a pesar de encontrarse en tan pésimo estado, fuertemente modificada y a falta de numerosos elementos. En su día hubo quien estimó que, tras su restauración, esta unidad podría tener un valor comprendido entre los 3 y los 7 millones de dólares. Aunque para eso primero tendría que ser subastada, restaurada y vuelta a subastar.

    Polémica

    A pesar de que RM Sotheby's le ha dado bastante bombo al anuncio de la venta de este ejemplar, que además cuenta con una descripción inusualmente extensa y detallada, la casa de subastas ha preferido no mencionar las últimas anécdotas y polémicas protagonizadas por este ejemplar clásico.

    Esta es la misma unidad que se volvió viral en 2016 cuando se dio a conocer que su propietario lo puso a la venta en Craigslist por solo 700 $. En ese momento no solo nos hicimos eco del descubrimiento de ese valioso ejemplar y las peculiares características de su identificación, que inicialmente fue confundido con un Pontiac relacionado con Zagato y Pininfarina, sino que también nos pusimos en contacto con algunos de los implicados tras la aparición de un ejemplar similar en una exposición celebrada precisamente en la edición 2016 de las 24 Horas de Le Mans.

    La carrocería ha sufrido varias modificaciones.

    Los responsables de Le Mans decidieron celebrar una exposición en 2016 para rendir homenaje al 50º aniversario de la primera victoria del Ford GT40 en la prueba francesa. Esta muestra temporal recibió el nombre 'American at Le Mans’ y además de los tres Ford GT40 que coparon el célebre podio de 1966, fueron expuestos varios vehículos de fabricantes estadounidenses protagonistas de otras ediciones de la prueba de resistencia.

    Entre estos se encontraba un ejemplar del Corvette 1960 con las mismas características del ejemplar número 1 de los Corvette del equipo de Briggs Cunningham y que además no estaba correctamente identificado en su placa de la exposición. Lo que nos hizo pensar a más de un medio que se trataba del debut del ejemplar #1 tras su restauración. Sin embargo, algunos elementos de este vehículo nos hicieron sospechar y decidimos ponernos en contacto con Larry Berman, historiador especializado en Briggs Cunningham, gracias al cual pudimos confirmar que este realmente se trataba de una simple réplica, del que más adelante descubrimos que era propiedad de un coleccionista europeo. Los organizadores de la exposición cometieron el error de no identificar el modelo expuesto como una réplica, pues se limitaron a describirlo como el modelo original.

    El caso es que esta anécdota nos permitió descubrir otra aún más interesante y que no había llegado a trascender, no al menos al nivel mediático que alcanzó el descubrimiento del vehículo. De hecho, que sepamos, estas líneas son las primeras en las que se describen algunos detalles importantes de la historia. Al parecer, en esos momentos, el ejemplar #1 era el centro de una disputa por su propiedad. Aunque en estos años hemos hablado con varias personas relacionadas con el asunto, como es el caso de Larry Berman o Lance Miller, uno de los compradores originales del vehículo, hasta ahora no hemos logrado esclarecer cuantas veces ha llegado a cambiar de manos el modelo tras su descubrimiento, aunque sí la fecha y su precio original. Datos que hasta ahora no eran públicos.

    El Corvette #1 en Le Mans.

    Rick Carr Jr., el propietario anterior, fue el que a finales de 2011 puso el mencionado anuncio en Craigslist por un precio irrisorio y solicitando información para identificar el modelo, ya que este descubrió el Corvette (o lo que quedaba de él) entre las propiedades de su padre tras su fallecimiento sin información ni documentación de ningún tipo. En algún momento del año siguiente, este finalmente logró identificarlo y decidió venderlo por 75.000 $. El comprador no fue otro que Lance Miller, hijo de Chip Miller y copropietario de la compañía que fundó su padre, Carlisle Events, la organizadora de algunos de los eventos automovilísticos más importantes de Estados Unidos, como es el caso de los ‘Carlisle Nationals’ o ‘Corvettes at Carlisle’, la cita más importante del año para los usuarios y aficionados del deportivo estadounidense.

    Este nos reveló en 2016 que adquirió el Corvette Cunningham #1 en 2012 por 75.000 $ y que pocos días después lo vendió, por la misma cifra a Kevin MacKay, uno de los propietarios actuales y el restaurador del Corvette Cunningham #3, que precisamente es mencionado en la descripción del lote de RM Sotheby’s por este hecho, pues además cuenta con numerosos elementos almacenados estos años para realizar la restauración al Corvette #1. Según Lance Miller, su padre y MacKay llevaban varios años buscando este ejemplar y llegaron al acuerdo de venderselo a MacKay si llegaban a encontrarlo.

    Pero poco después apareció en escena la demanda de Dan Mathis Jr. por la propiedad del modelo, pues este le había sido robado a su padre a inicios de la década de los setenta. Qué había sucedido entre esa época y 2011, cuando apareció entre las pertenencias de Richard Carr Sr. (juez en Florida) nadie ha logrado descubrirlo hasta ahora. Pero Mathis vendió los derechos de propiedad del Corvette a Domenico Idoni y Gino Burelli, este último un vendedor de Indiana quién llegó incluso a anunciar el vehículo en prensa, como podéis ver en una de las imágenes de la galería, proporcionada por el propio Lance Miller. Supuestamente, en 2016 la demanda judicial se había resuelto con la propiedad compartida entre MacKay y estos últimos, aunque suponemos que la disputa no estaba realmente zanjada, pues no han puesto el vehículo a la venta hasta ahora e, incluso contando con MacKay, el vehículo sigue sin haber sido restaurado.

    Anuncio del modelo en 2016.

    Subasta

    Ahora, RM Sotheby’s ha anunciado finalmente la venta del Chevrolet Corvette 1960 ex Cunningham. Este se encuentra en el mismo estado que mostraba cuando fue descubierto y sin mencionar ni un solo detalle de la polémica que ha rodeado a este ejemplar en los últimos 10 años. Saltando de su descubrimiento en 2011 hasta ahora como si la última década no hubiera existido. Lo que es lógico, pues la casa de subastas no quiere deslucir una de las estrellas indiscutibles de su evento en Amelia Island.

    A subasta uno de los Chevrolet Corvette más caros y polémicos de la historia