¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Cómo colocar bien el reposacabezas del coche para no sufrir lesiones graves

Cómo colocar bien el reposacabezas del coche para no sufrir lesiones graves
Colocar adecuadamente el reposacabezas es beneficioso para nuestra salud en caso de accidente.
David Plaza
David Plaza4 min. lectura

La postura de conducción es sumamente importante para nuestra seguridad y comodidad a la hora de conducir. El reposacabezas es a menudo olvidado, pero en caso de accidente supondrá una gran diferencia para nuestra cabeza y columna.

A la hora de prepararnos para conducir, siempre nos acordamos de la posición del asiento, de colocar los retrovisores y de abrocharnos el cinturón. Sin embargo, no solemos reparar en que el reposacabezas también es importante. De hecho, es un elemento al que no se le suele prestar atención en las autoescuelas o incluso los exámenes prácticos del carnet de conducir.

Lo cierto es que no es inteligente por nuestra parte, ya que el reposacabezas no está pensado para que la conducción nos resulte más cómoda. No, en realidad es un elemento de seguridad pasiva que tiene una importante función.

Para qué sirve el reposacabezas

La función del reposacabezas es la de minimizar las lesiones en caso de accidente. Especialmente si el impacto proviene de la parte trasera del vehículo (aunque no es la única situación en la que interviene positivamente), el reposacabezas detiene el desplazamiento de la cabeza, limitando así el latigazo cervical y reduciendo potenciales lesiones en las vértebras cervicales y la cabeza.

A consecuencia de esto, es sumamente importante que esté bien colocado o no podrá realizar su función de proteger el cuello y la cabeza de lesiones importantes.

Cómo se coloca correctamente el reposacabezas del coche

Antes de colocar el reposacabezas, es importante que hayas ajustado correctamente el asiento, ya que la posición de este guarda relación directa con el mismo.

Recuerda que la posición del asiento debe permitirte llegar a los pedales con las piernas ligeramente flexionadas, mientras que el respaldo debe contar con una inclinación que te permita colocar las muñecas sobre el aro del volante.

El reposacabezas también es obligatorio en las plazas traseras.

Una vez hecho esto, lo más importante a la hora de colocar el reposacabezas es ajustar la altura. Para que el reposacabezas esté bien colocado, su parte superior debe estar alineada con la parte comprendida entre tus ojos y la parte superior de la cabeza. Una vez lo hayas ajustado, asegúrate de que queda bien fijado y no se moverá posteriormente.

Una vez hecho esto, presta atención a la inclinación. Si tu reposacabezas tiene regulación en este sentido, colócalo de manera que quede a unos 4 centímetros de la cabeza. Obviamente, la inclinación del respaldo influirá en ello, así que recuerda no recostarlo demasiado para conducir con una postura natural.

¿Es obligatorio llevar reposacabezas? ¿En qué asientos?

En España, el reposacabezas es obligatorio en los asientos delanteros desde 1996 y también en los traseros desde 2003. Es decir, si tu coche ha sido homologado con cinco plazas, el vehículo deberá llevar cinco reposacabezas, uno para cada asiento.

Fotos: Freepik