Economía El Plan PIVE y PIMA no van a durar siempre, ya se deja caer

Los planes de ayuda a la compra de automóviles, PIVE y PIMA, se están renovando una y otra vez... pero ¿hasta cuándo seguiremos en ese plan?. Desde el sector del automóvil empiezan a temer que se deje de poner dinero del Estado para facilitar las compras, y el secretario de Estado de Comercio confirmó las sospechas.

SEAT León, el coche más vendido del mercado español en 2014

Desde finales de 2012, el Gobierno del PP introdujo ayudas a la compra de coches nuevos a cambio de mandar a chatarra los más antiguos. Las distintas ediciones del Plan PIVE han permitido renovar el parque de vehículos, muy envejecido (más de 10 años de media), con modelos modernos.

Hemos exportado vehículos de más valor que en 2013, por los nuevos encargos a nuestras fábricas

Posteriormente se introdujo el Plan PIMA para hacer lo propio con vehículos de uso profesional. En 2014 se matricularon en España 855.308 turismos y todoterrenos, un 18,4% más que en 2013, y aparte 113.782 vehículos comerciales ligeros, un 33,3% más. En total, es un mercado de 969.090 unidades.

Estos datos son en parte muy buenos para nuestra industria, ya que en 2014 se fabricaron 2,4 millones de unidades, el mejor registro de los últimos cinco años. La cara negativa de la moneda es que solo un tercio de los modelos beneficiados por las ayudas se fabricaron en nuestro país.

España vende al exterior más del doble de lo que compra, de ahí el saldo comercial, 10 veces mejor que el del periodo 2005-2007 (precrisis)

La clave está en el saldo comercial

El año pasado se exportaron un 10,4% más de vehículos al exterior, por un valor de 28.974 millones de euros. Por otro lado, importamos vehículos y nos gastamos 12.912 millones de euros. La diferencia entre ambas cifras es de más de 16.000 millones de euros a nuestro favor, un saldo positivo.

El segundo mejor resultado de la historia

La nota de prensa de la patronal de los fabricantes, ANFAC, pasa de puntillas sobre el hecho de que han crecido más las importaciones que las exportaciones, por lo que el saldo a nuestro favor no es tan bueno como en 2013, fijaos en la gráfica. Eso significa que hemos mandado más dinero al exterior.

Por lo tanto, en el Gobierno ya se empiezan a plantear si tiene sentido seguir ayudando al sector para que el dinero se vaya a otros países. No obstante, el Estado sigue ganando más dinero con el PIVE y el PIMA de lo que lo que gasta, porque el dinero vuelve multiplicado gracias a los impuestos que devengan las ventas y la actividad económica.

El año pasado nos decantamos por más modelos de fabricación extranjera

Los planes de ayudas tenían sentido con un mercado deprimidísimo a consecuencia del final de las ayudas de la era socialista (Plan 2000E), la contracción de la economía y el incremento del IVA del 18 al 21%. Este año se puede lograr un volumen de más de un millón de unidades si combinamos turismos, todoterrenos y comerciales.

La fabricación de automóviles da a España el mayor saldo comercial positivo de la industria nacional

Se baraja la cifra de 1,2 millones de unidades para "cortar el grifo" y dejar al mercado recuperarse sin estímulos. La duda que queda es si estamos hablando de turismos y todoterrenos, que queda tiempo para llegar a ese volumen, o del combinado con los comerciales, que se puede alcanzar en menos de dos años.

Hasta el momento, el Gobierno amplía el PIVE y el PIMA a través de partidas presupuestarias limitadas en cantidad, y en caducidad temporal. Siempre se ha acabado el dinero antes que el tiempo. Si se conociese un final de las ayudas, se provocaría una fiebre de compras -ya ha pasado- y posteriormente habría una contracción, también ha pasado antes.

Mantener la carga de trabajo a las fábricas ha supuesto sacrificios a los trabajadores, pero parece que ha merecido la pena

El Gobierno de España procura tener contentos a los fabricantes de turismos, todoterrenos y vehículos comerciales. Saben que les conviene. Por encima del automóvil está el sector agroalimentario, que exporta más, pero genera menos dinero. Los planes de ayuda han ayudado a mantener ese tejido industrial.

En la UE hubo estímulos para comprar coches have años, pero ya no los hay, y el mercado crecer, crece

Con un mercado tan deprimido, no podíamos llegar al extremo de ser un país en el que se fabrica, pero se compra muy poco, lo que ponía en riesgo la carga de trabajo de las fábricas. Vivimos un momento dulce, en el que las fábricas tienen futuro garantizado y cada vez fabricamos coches de gama más alta. El Ford Mondeo, de momento, es el más lujoso que hacemos en gran serie.

Sí, puede que el Gobierno retire los estímulos, no sabemos si será gradual, o de golpe. Algún día tendrá que hacerlo. Los estímulos tienen sentido para invertir una tendencia de caídas. Si retirando las ayudas, el mercado es capaz de mantener las cifras y caminar hasta los volúmenes que nos tocan, es que su momento terminó.

Por otro lado, señores, estamos en un año en el que hay elecciones autonómicas, municipales, de Cataluña, de Andalucía y estatales. No sería demasiado inteligente cortar las ayudas precisamente en este momento... pero también es adecuado que se deje clara una cosa: las ayudas no son eternas.

Fotos: ANFAC

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×