¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Euro NCAP añadirá el sistema de reconocimiento de peatones a sus pruebas

    Javier Gómara
    Javier Gómara

    Desde mediados de los 90 una agencia europea se encarga de evaluar el rendimiento de los sistemas de seguridad de los coches. Los test Euro NCAP empezarán a partir del año que viene a medir la efectividad de los sistemas de reconocimiento de peatones.

    En 1996 la seguridad de los coches dio un importante paso adelante con la creación de un programa que se encargaba de poner a prueba los sistemas de seguridad. Criticado por la mayor parte de los fabricantes por la dureza de los test, rápidamente estos se alzaron con una posición de control. A día de hoy Euro NCAP sigue trabajando en mejorar el rendimiento de los vehículos, y a partir del año que viene incluirán a los sistemas de reconocimiento de peatones.

    El año que viene conoceremos los resultados de este estudio, que será habitual en las pruebas EuroNCAP

    Esta tecnología, que en 1996 podría parecer futurista, es una realidad. A día de hoy una gran cantidad de modelos la tienen entre su lista de equipamiento. Sin embargo ningún medio ha establecido un protocolo para ponerlos a prueba, hasta ahora. El año que viene sabremos qué sistemas son mejores, y cuales deberán mejorar su rendimiento.

    Como todos sabréis estos equipos de seguridad activa se basan en cámaras y sensores que rastrean en todo momento lo que ocurre en el perímetro del coche. Así, en caso de reconocer un obstáculo, informan al conductor sobre el peligro, que en caso de desobediencia de este actuarán de manera autónoma, frenando hasta detenerse o reduciendo la velocidad significativamente.

    Las pruebas serán llevadas a cabo en lugares y bajo procedimientos estandarizadas. La primera de las pruebas consistirá en reconocer la presencia de un peatón adulto que se interpone en la trayectoria del vehículo. La segunda tratara de medir le efectividad ante la presencia de un niño en la parte trasera del coche, mientras este da marcha atrás.

    Ambas pruebas serán realizadas a dos velocidades diferentes. En primer lugar se probarán los sistemas de reconocimiento con una velocidad de hasta 40 Km/h. El segundo ensayo se realizará a velocidades más críticas, que rondarán entre los 42 y los 60 Km/h, velocidad límite para muchos sistemas autónomos de reconocimiento.

    Con estas pruebas Euro NCAP pretende reducir el número de víctimas mortales, peatones, ciclistas y motoristas, que cada vez suponen un mayor porcentaje de fallecidos en las carreteras europeas, el año pasado un 47%. Según estudios el correcto desarrollo e implementación de estos sistemas podría evitar uno de cada cinco accidentes, así que su importancia es vital.