FCA no se aliará con nadie de momento

Sergio Marchionne, el dirigente de Fiat Chrysler Automobiles, ha estado tratanto de aliarse con dos pesos pesados de la industria: General Motors y Volkswagen, sin resultado. Al parecer, FCA va a seguir por su cuenta y tirando de su plan de negocio actual.

Soplan vientos de consolidación en la industria, en la que los grandes fabricantes se quieren hacer muy muy grandes para tomar posiciones para el futuro. En pocos años la industria automovilística se va a poner patas arriba por los cambios sociales y técnicos. Es el momento de ser previsores y crear buenos cimientos.

La crisis económica que se inició en Estados Unidos a raíz de las hipotecas basura ha tenido como una de sus consecuencias la casi desaparición de los tres grandes fabricantes americanos: Ford, Chrysler y General Motors. En los últimos meses de la presidencia de George W. Bush los ejecutivos fueron en 2008 a Washington D.C. a pedir dinero... en aviones privados. Se les dio la pasta, pero a cambio de grandes sacrificios y cambios de mentalidad.

General Motors y Chrysler se acogieron al Chapter 11 (bancarrota) y Ford aguantó como pudo. A la salida de tan doloroso proceso, Fiat se hizo con Chrysler, que estaba pendiente de cariño desde que Daimler puso tierra de por medio. Ahora Fiat Chrysler es uno de los big three de Detroit, junto a la reestructurada Ford y la renovada General Motors.

Sergio Marchionne

¿Es FCA suficientemente grande?

No para Sergio Marchionne. De la parte italiana están las marcas Fiat, Maserati y Alfa Romeo, Lancia podemos considerarla como en fase terminal con cuidados paliativos. Del lado americano, Dodge, Chrysler y Jeep. Ferrari es independiente ahora, aunque Marchionne también es el CEO. La ambición del italiano va a más.

Ha estado intentando negociar fusiones o grandes alianzas con General Motors y Volkswagen, actualmente tercer y primer fabricante mundiales, respectivamente. Tras no lograrlo con GM, lo intentó con Volkswagen una vez que el grupo alemán se vio dispuesto a hablar si no era a través de indirectas y directas por la prensa.

De ahí tampoco ha salido nada, Sergio Marchionne ha llegado a punto muerto y ya no acelera por mucho que pise el pedal. Volkswagen tira p'alante con o sin crisis de imagen. En otras palabras, Volkswagen gana mucho dinero aunque tenga que pagar miles de millones de euros por el Dieselgate, y ha vendido más vehículos que nunca. ¿Mal año 2016? Según se mire.

Las prioridades de FCA son varias, entre ellas la de convertir de nuevo a Alfa Romeo en un competidor creíble de la tríada Premium alemana con una ofensiva de producto muy contundente, al menos en apariencia. El Giulia y el Stelvio son dos coches que pueden funcionar muy bien en el mercado norteamericano (sobre todo el SUV). Ese mercado es muy importante para FCA.

No es solamente que sea más grande que el europeo, es que puede aprovechar su posición para ganar cuota de mercado donde no hay tanta marquitis y el prestigio de BMW, Audi y Mercedes no es tan holgado. Solo hay que recordar que fue Lexus quien ha dominado durante 11 años consecutivos el mercado de alta gama. Otras marcas como Infiniti o Acura han logrado buena penetración también, en Europa no.

Otro cantar es Jeep. La marca de SUV y todoterrenos está empalmando récord tras otro. Los modelos de la época DaimlerChrysler ya son un recuerdo, y la gama está correctamente renovada. El próximo hito es el nuevo Wrangler, que pese a su concepto de todoterreno rudo lo han conseguido comercializar bien como un "SUV" (o eso se creen sus nuevos dueños). Las infinitas ediciones especiales mantienen vivo al 4x4.

La próxima década va a ser un punto de inflexión

Los fabricantes que dispongan dominio en los campos de la movilidad alternativa, la conducción autónoma y los servicios digitales estarán en una situación de ventaja competitiva. FCA va un poco retrasada en ese sentido, Ford, Toyota o Volkswagen están haciendo más los deberes. Debería prestar menos atención a modelos como Challenger SRT Demon o Grand Cherokee Trackhawk... ¿o no?

Marchionne no es eterno, antes de 2020 habrá dejado la empresa y FCA le reemplazará con un directivo desde dentro, no se fichará a otro. El nuevo responsable tendrá que andarse con ojo con la PSA de Carlos Tavares, con Opel ya integrada, y la Alianza Renault Nissan de Carlos Ghosn, que también cuenta con Mitsubishi. FCA no se consolida mucho más de momento, pero los demás no están de brazos cruzados.

¿Y qué hay de una fusión con Tesla? Ya le gustaría a Marchionne. Ahora mismo la californiana vale más en la bolsa que General Motors, no hay forma de entrar ahí. Hay algunos analistas, como el responsable de Autonation, que hablan abiertamente de esquema Ponzi (piramidal) respecto a Tesla. A menos que la niña mimada de Elon Musk se desplome en bolsa, a Sergio Marchionne le quedan menos ejecutivos con los que bailar pegados en esta fiesta.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×