¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    General Motors nota el "Brexit" en sus cuentas de 2016

    Javier Costas
    Javier Costas

    Por primera vez en cinco años, General Motors consigue beneficios trimestrales en Europa

    El impacto del "Brexit" complicará conseguir beneficios a año completo

    Desde 1999 General Motors pierde dinero en Europa, aunque el negocio total de la compañía lo compensa

    Hace tiempo que Europa es un continente en el que General Motors no ha conseguido hacer dinero. Las marcas Opel y Vauxhall han sido el activo más seguro, mientras que las otras marcas han tenido un rendimiento pobre. Cadillac vende poquísimo, Chevrolet ha sido retirada en poco más de 10 años, Saab acabó en la irrelevancia y el resto de marcas vendían al goteo o mediante importadores.

    Durante 2015 se vendieron 1,2 millones de unidades en Europa (las mejores desde el año 2012)

    Después de una importante reestructuración, la posición de Opel ha quedado un poco más fortalecida, y ya no tiene un competidor en casa -aunque sea de bajo volumen- como era Chevrolet. En la primera mitad del año Opel y Vauxhall han vendido 632.550 unidades, es decir, un 6,7% más que el primer semestre de 2015.

    De haber continuado esa senda, se podría haber igualado o superado el resultado comercial de 2015, pero llegó la votación del "Brexit" y las cosas han cambiado. La libra esterlina ha perdido cotización hasta niveles de los años 80 frente al dólar, y el mercado británico ha empezado a resfriarse.

    Recapitulemos. En mayo se matricularon en aquel país 203.585 unidades, un 2,5% más que en mayo de 2015, pero en junio hablamos de congelación o frenazo. Con 255.766 unidades, se ha retrocedido un 0,8% respecto a junio de 2015. El mercado británico llevaba creciendo de forma sostenida desde hace años, y parecía anticrisis.

    Karl Thomas Neumann, el CEO de Opel, lo ha reflejado en su resumen de la primera mitad del año en Twitter. Resulta que Reino Unido es el principal mercado de General Motors en Europa, no Alemania. En el mercado británico Vauxhall es la segunda marca más vendida, después de Ford. Opel no se vende en ese país, sino Vauxhall, que viene a ser lo mismo.

    Las ventas son un problema, la caída de la libra es otra

    General Motors tiene dos centros de producción en Reino Unido, una planta en Ellesmere Port dedicada a turismos, y otra en Luton para vehículos industriales ligeros. Si la libra pierde valor, significa que importar componentes de Europa continental es más caro, como los motores. Todo esto significa costes adicionales que no estaban previstos.

    Opel Mokka X, una de las novedades del año

    Thomas Neumann cifra en hasta 400 millones de dólares el impacto negativo en la segunda mitad de 2016, si las cosas siguen en el mismo plan. Contrasta eso con los 137 millones de dólares que General Motors ganó en el primer semestre en la región. De haber ganado el "Remain" (seguir en la UE) General Motors podría haber tenido el mejor resultado comercial desde 1999, último año que dio beneficios en esta parte del mundo.

    Sumando los resultados de las otras marcas de General Motors, hablamos de 639.373 ventas en Europa entre enero y junio, lo cual supone un 4,7% más de volumen que en el año pasado. No hay que esperar grandes crecimientos de Cadillac o Chevrolet (solo Camaro y Corvette) porque son marcas de nicho y precios elevados.

    ¿Y qué hará General Motors para compensar las posibles pérdidas del segundo semestre? Según el responsable de finanzas, todas las posibilidades están abiertas, y eso puede derivar en recortes. En cuanto a la viabilidad de producir en el Reino Unido, hay que decir que GM es el fabricante más expuesto al "Brexit" de los grandes productores, y tendría sentido hacer las maletas si la situación empeora.

    El Opel Astra está siendo un éxito, y ya acumula 220.000 pedidos en la generación actual (cinco puertas y familiar)

    La fábrica de Ellesmere Port produce los Astra, tarea repartida con Gliwice (Polonia). El problema fundamental es que solo la cuarta parte de los componentes se producen localmente, el resto viene del continente. No tendría sentido cerrar la fábrica antes de 2021, cuando la gama Astra estaría ya pendiente de una nueva generación.

    También cabe pensar que puede haber un escenario más estable. Aunque el Reino Unido esté fuera de la Unión Europea, tratados comerciales pueden mantener los aranceles reducidos o a cero (como están ahora), y si la libra recuperar fuerza y las ventas no se desploman por falta de confianza del consumidor (o precios elevados para compensar la libra) no habría que llegar tan lejos.

    Ahora mismo el catálogo de Opel está bastante fresco. Además del Opel Astra en carrocería familiar, otras novedades de este año son el Mokka X (restyling) y el Zafira (restyling). Entre los próximos lanzamientos estarán los nuevos Insignia, Antara, Ampera-e y Meriva.