¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarPrevio y horarios del Gateway 250s de IndyCar 2020

    El promotor del evento tira la casa por la ventana cada año... casi literalmente.IndyCar Media

    Tras el frenesí de las 500 millas, la IndyCar vuelve a las pruebas dobles en el óvalo de Gateway, el último de la temporada.

    Takuma Sato, flamante ganador de la Indy 500, defiende también en Gateway su victoria del año pasado.

    Álex Palou, con opciones en un buen trazado para Dale Coyne Racing.

    La polvareda de las 500 millas de Indianápolis aún no se ha depositado sobre su asfalto, pero IndyCar está ya lista para regresar a la acción este fin de semana, nada menos que con el tercero de los cinco eventos dobles de 2020, a disputarse en el óvalo de Gateway ante un número reducido de espectadores. La IndyCar Series llevaba desde 2015 sin encadenar tres carreras consecutivas en óvalo, y con estas dos serán cinco seguidas, la mayor racha desde 2009, aunque serán también las últimas de la temporada en este terreno antes de culminar el año con cinco carreras en circuito entre septiembre y octubre, entre ellas el doble evento de Mid-Ohio que se disputará el fin de semana del 13 de septiembre si se recibe permiso institucional para ello.

    El óvalo de Gateway, conocido por motivos de patrocinio como World Wide Technology Raceway, es un trazado de 2,012 kilómetros (1.25 millas) en el que se corre con el kit de óvalo corto, y el único del calendario 2020 con una configuración asimétrica en sus curvas. Su forma es similar a la de un óvalo tradicional, con dos rectas separadas por dos curvas continuas de 180 grados, pero la primera es la más cerrada y la menos peraltada, con un gradiente de 9º similar a Indianápolis, mientras que la segunda es más larga y dispone un peralte de 11º. Aunque parezca poca diferencia, es realmente notable, ya que la segunda sección se puede trazar fácilmente a fondo, pero no así la primera.

    Es esencia, el óvalo es una versión a la inversa, algo más corta, del óvalo japonés de Motegi, utilizado para carreras de IndyCar entre 1998 y 2010, con peraltes muy similares a los de Gateway, aunque teniendo la 'curva abierta' al principio. La mayor longitud de las rectas respecto a otros óvalos "planos" que fracasaron en el pasado, como Phoenix, da algo más de juego de cara a los adelantamientos, pero el uso de la línea externa es, por lo general, bastante complicado. Obtener un buen rebufo camino de la curva 1 sigue siendo la forma más efectiva de proceder para ganar posiciones, aunque el hecho de que las dos carreras sean diurnas este año puede cambiar estas preconcepciones.

    El promotor del Gran Premio de Long Beach, Chris Pook, fue el encargado de concebir el óvalo de Gateway en 1994, cuando IndyCar gozaba de gran prestigio y estatus. Aunque el trazado se encuentra al sur del estado de Illinois, en Madison, este se identifica más con el estado limítrofe de Missouri y la ciudad de St. Louis, situada al otro lado del cercano rio Mississippi, y que alberga el Gateway Arch que da nombre a la pista. La carrera debutó en 1997, en medio del Split, la guerra civil de los monoplazas americanos, y fue lanzada al foco de la disputa con la Indy Racing League tras programarse la edición inaugural para el 24 de mayo, el día antes de las 500 millas de Indianápolis, sustituyendo a la segunda carrera de 500 millas en Michigan con la que CART intentó competir directamente el año anterior.

    Paul Tracy, Alex Zanardi, Michael Andretti y Juan Pablo Montoya ganaron las primeras ediciones, pero la asistencia cayó a la mitad en apenas tres años, pese a un cambio de fecha en la edición del 2000, y Gateway eligió cruzar la acera como otros tantos óvalos ya habían hecho y harían, rumbo a la Indy Racing League, propiciando un popular triunfo de Al Unser Jr. en 2001, y dos palizas de Penske con Gil de Ferran y Hélio Castroneves. El gran éxito del óvalo de Chicagoland al norte del estado, y unas gradas cada vez más vacías fulminaron la carrera tras la edición de 2003, y los gestores se centraron en la NASCAR y en carreras de drag hasta su cierre en 2010.

    Curtis Francois, un empresario de la zona que había pilotado en Indy Lights años atrás, reabrió el óvalo en 2012 y persiguió el regreso de la unificada IndyCar hasta conseguirlo en 2017, con un éxito brutal de asistencia y una gran victoria de Josef Newgarden, pasando a su compañero Simon Pagenaud con toque incluido. Will Power triunfó en 2018 imponiendo una estrategia agresiva en una carrera muy táctica, y Dale Coyne Racing dominó la edición de 2019 con Santino Ferrucci y Sébastien Bourdais hasta que un trompo de este último convirtió el final en un duelo brutal entre Takuma Sato y Ed Carpenter, decidido por 39 milésimas en la bandera a cuadros.

    En ritmo puro, el Team Penske es quien marca la batuta en los óvalos cortos, y así lo demostró hace un mes con su doblete en Iowa, por lo que se les presenta una buena oportunidad de vengar su decepcionante actuación en Indianápolis y permitir a Newgarden, el único piloto a menos de dos carreras de distancia del liderato, acercarse a Scott Dixon. El neozelandés buscará también resarcirse de su reciente derrota en la Indianápolis ante un Sato que estrenará su condición de "2-time Indy 500 winner" en un trazado donde defiende victoria.

    El año pasado, Coyne estuvo muy cerca de robarles la cartera en este trazado a todos los favoritos. Además de para su compañero Santino Ferrucci, revitalizado tras su 4º puesto en Indianápolis, esta será una gran oportunidad para un Álex Palou cuyo accidente le impidió pelear por un gran resultado, y que buscará su primer top 10 en óvalo. A su vez, McLaren SP fue la alternativa más sólida a los Penske en Iowa, y Pato O'Ward iniciará este evento desde la tercera posición en la general, por lo que habrá también muchos ojos puestos en él. La parrilla regresará a los números habituales de 23 pilotos en óvalo, y la clasificación tendrá el mismo formato que en Iowa: la primera y la segunda vuelta determinan la parrilla de la primera y la segunda carrera, respectivamente. Siendo ambas carreras de día, el formato del finde también cambia ligeramente respecto a Iowa, pasando la qualy del viernes al sábado, y sin segunda sesión de libres el domingo

    Sesiones y horarios del Gateway 250s 2020

    * Horario europeo. Las carreras se emitirán en directo a través de Movistar Fórmula 1, con Raúl Benito.