¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Previo y horarios de la Texas 600 de IndyCar 2019

    Con más de dos décadas a sus espaldas, Texas se ha asentado como una de las citas más espectaculares de la temporada.

    Josef Newgarden llega como líder a un circuito en el que nunca ha conseguido buenos resultados.

    Scott Dixon, también vencedor en Detroit, buscará su cuarto triunfo en Texas

    El segundo óvalo de la temporada promete gran acción en los peraltes más inclinados del campeonato.

    La intensa racha de cinco semanas consecutivas de competición en IndyCar culmina en la madrugada del sábado al domingo (en España), con la disputa de la segunda prueba en óvalo de la temporada, la Texas 600, que es a su vez el primero de los tres óvalos en los que se correrá de noche, aunque aún será de día cuando la carrera comience, y los 600 kilómetros promocionados sean en realidad 580 (360 millas). Habiendo acogido a la IndyCar durante los últimos 22 años, solo Indianápolis y Long Beach pueden presumir de una racha ininterrumpida mayor, y con 30 carreras en su haber, solo Mid-Ohio y Toronto acumulan más entre las del resto del campeonato, lo que la sitúa ya como una cita clásica.

    El Texas Motor Speedway cae dentro de la categorización de trióvalo, por lo que la sección de meta no es completamente recta. En este caso particular, tratándose de un "ovalo quad", la meta sí está en una pequeña recta, situada entre dos ligeros giros a izquierda que se trazan como una sola curva. En los extremos del óvalo, se sitúan los dos "muros" más inclinados del campeonato, con un peralte de 20 grados en el primer viraje (curvas 1 y 2; 24 grados hasta 2017) y de 24 en el segundo (curvas 3 y 4), números que solo se experimentan aquí, al ser este óvalo el único milla y media (2.317 metros, exactamente) del calendario.

    Construído en 1997 en Fort Worth, cerca del área metropolitana de Dallas, el óvalo de Texas se erigió en pleno boom de construcción de óvalos en los Estados Unidos, bajo el cual se construyeron 13 instalaciones de alto nivel entre 1996 y 2001 aprovechando la explosión de popularidad de la NASCAR. De esos 13, seis fueron óvalos de milla y media, muy similares entre sí. El de Texas, en particular, tenía las mismas características que dos clásicos de los stock car como Charlotte y el rediseñado Atlanta. Muchos de esos milla y media llegaron a estar a la vez en el calendario de IndyCar, pero las elevadas velocidades y la peligrosidad hicieron que todos fuesen cayendo, salvo Texas.

    Fue la Indy Racing League, la escisión de CART por parte de los dueños de Indianápolis, quien se aventuró primero en 1997, 18 años después de la sexta y última carrera de IndyCar en el obsoleto y velocísimo Texas World Speedway. La primera carrera nocturna de la historia de los monoplazas americanos terminó en polémica cuando un grave error electrónico en el conteo de vueltas, que no se corrigió hasta la madrugada, propició que se proclamase ganador al novato Billy Boat de forma equivocada. Arie Luyendyk terminó ganando, no si antes sufrir un conato de agresión física por parte del dueño de equipo A.J. Foyt cuando Luyendyk fue a reclamar lo sucedido al Victory Lane.

    Onboard de Zach Veach durante la carrera de 2018, en la que se puede apreciar el pilotaje necesario con los niveles de agarre reducidos durante el día.

    Desde entonces, la carrera ha sido fija del calendario, con una segunda fecha diurna entre 1998 y 2004 que se terminó quedando la NASCAR, y un experimento de carrera doble en 2011 que no funcionó. En casi todas las ediciones, han primado el espectáculo y los finales igualados: de las 19 carreras que terminaron con bandera verde hasta 2011, 16 se decidieron por menos de un segundo, y ocho por menos de una décima. El nuevo chasis de 2012 hizo descender esa proporción, con "solo" dos finales de seis en menos de un segundo, pero el de 2016 terminó siendo el más igualado de la historia, y el quinto mayor de la IndyCar, cuando Graham Rahal batió a James Hinchcliffe por ocho milésimas.

    No todo ha sido positivo en Texas, como refleja la fallida participación de la CART en 2001. Con coches mucho más veloces, rondando las 230 millas por hora de promedio cuando la IRL no había alcanzado las 220 (Gil de Ferran acabaría promediando 222 dos años después), la inmensa mayoría de los pilotos se quejaron de mareos, vértigos y sensación de desmayo al volante por las elevadas fuerzas G, que habrían estado detrás de un fuerte accidente. La carrera fue cancelada con dos horas de antelación, propiciando un largo contencioso legal con los dueños del óvalo, del que el campeonato salió muy mal parado.

    Nadie se ha impuesto más veces que Hélio Castroneves, que ha escalado en cuatro ocasiones las vallas de Texas, y el único que puede igualarle en la actual parrilla es Scott Dixon, reciente ganador en Detroit y cuyas victorias (2008, 2015 y 2018) se produjeron en años en los que conquistó tres de sus cinco títulos de campeón. A su vez, Will Power logró aquí su primera victoria en óvalo en 2011, e intentará conseguir la tercera, que sería a su vez su primer triunfo de la temporada. Más allá de ellos, solo Rahal y Ed Carpenter, que vuelve a su asiento habitual de óvalos en detrimento de Ed Jones, saben lo que es ganar aquí.

    Ésto deja en la lista de aspirantes a estrenarse a los tres primeros clasificados de la general: Josef Newgarden (solo un top 10 en siete carreras), Alexander Rossi y Simon Pagenaud, con cinco top 6 en este trazado, amen de Ryan Hunter-Reay, nacido en la cercana Dallas. En la parrilla de 22, además de la primera ausencia de Jones este año, destaca el doble cambio en Carlin, con el recién anunciado Conor Daly y Charlie Kimball como sustitutos de Max Chilton y Patricio O'Ward, que no disputarán ninguna prueba de óvalo en 2019. Quedará por ver como rinden en un fin de semana en el que el comportamiento de las gomas en las cambiantes condiciones térmicas es la gran incógnita.

    Sesiones y horarios de la edición 31 de la texas 600

    * Horario europeo. Las horas de madrugada están asignadas al día anterior. La carrera se emitirá en directo a través de Movistar Fórmula 1.

    así está la clasificación de la indycar (8 carreras de 17)

    Fotos: IndyCar Media