¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarScott Dixon manda en Texas en unos libres acortados por la lluvia

    El neozelandés batió a los dos coches del equipo Rahal, con Takuma Sato a apenas cuatro milésimas.

    Una lluvia torrencial limitó a 40 minutos una sesión inicialmente prevista a dos horas.

    Charlie Kimball sorprendió situándose en cuarto lugar, batiendo a los líderes de Penske y Andretti.

    En lo que suponía una novedad respecto a anteriores ediciones, la actividad de la IndyCar en el óvalo de Texas comenzó la madrugada del jueves, adelantando un día la habitual sesión de entrenamientos libres que se disputaba después de la clasificación. El objetivo era ofrecer tiempo en pista en condiciones similares a las de carrera y probar los nuevos compuestos que Firestone ha traído para esta carrera, que han de lidiar con la goma incompatible que deja la NASCAR Truck Series. No obstante, no hubo mucha acción en pista para comprobarlo.

    Las previsiones de preciptación eran muy remotas, pero cuando solo habían pasado 50 minutos de las dos horas de rodaje programadas, la única célula lluviosa en todo el área metropolitana de Dallas asaltó el óvalo con fiereza, dejando la pista inutilizable para el resto de la noche. A su vez, una ligera precipitación previa interrumpió la acción brevemente al cabo de la media hora, por lo que los equipos apenas dispusieron de 40 minutos en pista en condiciones de carrera antes de los segundos libres de mañana, que tendrán lugar durante el día.

    Así, la tabla de tiempos premió a aquellos que tenían el coche a punto desde el minuto cero, y nadie mejor para ese cometido que Scott Dixon. El piloto neozelandés, tres veces ganador en Texas y que llega con la inercia del triunfo en Detroit, comandó la tabla con un promedio de 219.308 millas por hora en la mejor de sus 25 vueltas. Quien tampoco gastó mucho tiempo en ser rápido fue el equipo Rahal, y es que el tiempo de Dixon fue solo cuatro milésimas más rápido que el de un Takuma Sato que sigue estando de dulce, escoltado a apenas una décima por su compañero Graham Rahal en tercer lugar.

    La gran sensación fue el cuarto puesto del piloto que menos vueltas completó, Charlie Kimball, quien logró la pole hace dos años con Ganassi, y que sigue sacando partido del kit de óvalo de Carlin donde nadie más puede. Le vendrá bien a su nuevo compañero Conor Daly, quien vio frenada su aclimatación al equipo sin salir de la última posición, con el chasis con el que Max Chilton no logró clasificarse en Indianápolis. Will Power completó el top 5 y fue la única presencia de Penske entre los 10 primeros, ya que el líder Josef Newgarden solo pudo ser 13º en un óvalo en el que nunca ha obtenido buenos resultados.

    Tras Power, terminaron tres cuartas partes del equipo Andretti, con Alexander Rossi, un Zach Veach que buscará vengar su accidente de 2018 cuando iba camino de alcanzar a los llíderes, y el local Ryan Hunter-Reay. Entre medias se ubicó el "coche satélite", con Colton Herta demostrando en séptimo lugar que seguirá siendo un nombre a tener en cuenta pese a las grandes dificultades económicas que atraviesa Harding estas semanas. Aunque la breve duración de los libres no permite obtener una situación completa de los tiempos del día, sorprendió ver a los pilotos de Carpenter tan atrás, con Ed Carpenter en décimo lugar y Spencer Pigot en el decimoquinto.

    Por detrás, los novatos procedentes de Europa se enfrentaron a un terreno mucho más complicado para sus habilidades que Indianápolis, y la tabla de tiempos lo reflejó, con Santino Ferrucci y Marcus Ericsson, que rindieron a buen nivel en Indy, terminando en 17º y 18º lugar. Ambos completaron 44 y 46 vueltas, números que solo Power y Sébastien Bourdais igualaron. Dos puestos por detrás terminó el otro sueco, Felix Rosenqvist, que intenta aún encontrar velocidad en óvalo, y que solo pudo ser 20º, a casi 7 mph de Dixon. Para compensar la pérdida de rodaje, se ha añadido una media hora antes del inicio previsto de la sesión, dedicada exclusivamente a practicar paradas en boxes y al "tire scuffing", la práctica de acumular algunas vueltas en neumáticos nuevos, algo que suele ser beneficioso en óvalos para su posterior uso en carrera.

    primeros entrenamientos libres de la texas 600

    Fotos: IndyCar Media