¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los futuros Mercedes EQC llegarán en 2024, en carrocerías berlina y SUV

    Mercedes Clase C 2021Mercedes

    Tras presentar la nueva generación del Mercedes Clase C, disponible con versiones de combustión e híbridas enchufables, salta a la palestra la futura versión eléctrica. Por supuesto, la firma de la estrella tiene planeado un modelo, pero no será un simple Mercedes Clase C Eléctrico. Serán dos, una berlina y un SUV que llegarán en 2024 bajo el nombre de EQC.

    A finales de marzo, el día 30, la marca de la estrella comenzará la recepción de pedidos del nuevo Mercedes Clase C en toda Europa, unidades de combustión que empezarán a entregarse en verano. Posteriormente, llegarán las híbridas enchufables, que se retrasarán hasta finales de 2021 o principios de 2022.

    La nueva generación del modelo de Mercedes también tendrá una alternativa eléctrica, y por supuesto una variante SUV. No habrá un Mercedes Clase C Eléctrico como ya lo han bautizado algunos, sino que seguirá la misma línea emprendida con los coches eléctricos de nueva generación evitando un galimatías de nombres. La gama ya está prevista, un modelo con dos carrocerías y diseños diferentes que adoptarán el mismo nombre comercial, el de Mercedes EQC, y que ya tiene plazos de lanzamientos muy concretos.

    Foto Mercedes EQC AMG Line 2021 - exterior
    El futuro Mercedes EQC se desdoblará en las variantes SUV y berlina

    Mercedes ya se encuentra trabajando en los dos nuevos EQC

    El objetivo es que el EQC Berlina sea presentado a finales de 2023 y se ponga a la venta en la primera mitad de 2024, y la nueva generación del SUV esté en las carreteras en la segunda mitad de 2024, como muy tarde. La firma alemana cuenta con la nueva plataforma de coches eléctricos «MMA», apta para modelos compactos y del segmento D.

    Los planes cambiaron con el estreno de esta nueva plataforma, ya que los futuros EQC estaban programados para utilizar la EVA 2.0, si bien requería una serie de modificaciones técnicas al estar diseñada especialmente para modelos más lujosos, de altas prestaciones y también con las baterías de mayor capacidad y autonomía, por lo que requería un ajuste técnico para modelos más pequeños. Un coste muy elevado si se comparaba con una nueva arquitectura que estaba en camino para cubrir los segmentos más pequeños, dado que la del EQA es una adaptación de la plataforma MFA de combustión.

    Esto significa que los futuros EQC se verán replanteado por completo, con unas proporciones algo más contenidas, que no compactas, para evitar que se canibalice con el futuro Mercedes EQE SUV. El fabricante también ha recuperado el proyecto de un Clase A Eléctrico y el futuro relevo del recientemente lanzado EQA. Factores que obligan a posicionar los modelos para que no se «pisen» unos a otros.