¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Nissan Barcelona volverá al trabajo el 31 de agosto

    Nissan Barcelona volverá al trabajo el 31 de agosto
    Producción de pick-upsNissan
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Al final, todo agosto va a ser inhábil en la fábrica de Nissan en Barcelona por la suma de tres factores: la pandemia de coronavirus, la huelga de los trabajadores por pelear por su futuro, y la parada técnica habitual.

    Lo normal es que durante unos meses al año las fábricas dejen de producir vehículos, lo que se denomina parada técnica. Como en los meses de verano la demanda es inferior, se aprovecha para mandar a los trabajadores de vacaciones y que se realicen tareas de mantenimiento o de cualquier otro tipo en las fábricas.

    Pero agosto de 2020 está siendo de todo menos un mes normal. Ayer viernes informó Nissan Motor Ibérica (NMISA) que no se va a poder volver a la actividad el próximo lunes, que era lo pactado con los trabajadores tras alcanzar con ellos un acuerdo por el cual el cierre se ha pospuesto un año.

    Hay dos líneas de producción en la fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. La línea 1 se ocupa de la producción de la furgoneta compacta e-NV200, ya que desde el año pasado la versión diésel ya no se ha seguido fabricando. Esta línea estará parada hasta el lunes 31 de agosto.

    Por otro lado está la línea 2, que produce las pick-up Nissan Navara, Renault Alaskan y Mercedes Clase X. Esta línea lleva parada desde la primera semana de mayo, cuando una huelga que comenzó en la planta auxiliar de Montcada i Reixac impidió la fabricación de más unidades.

    Esa huelga prácticamente vino a continuación después de la interrupción forzosa de toda actividad no esencial al declararse el estado de alarma. Antes de comenzar la "desescalada" el Gobierno permitió que fábricas como la de Nissan volviesen a funcionar, pero los sindicatos veían nubarrones en el horizonte.

    Si todo hubiese discurrido de forma normal, se habría producido la pick-up Mercedes Clase X hasta mayo, mes en el que saldría la última unidad comprometida con el socio industrial de Nissan. Los sindicatos se olían que, una vez finalizada la producción de la Clase X, los ejecutivos japoneses anunciarían el cierre de la factoría por su infrautilización y costes derivados. Prácticamente acertaron.

    Nissan ha comunicado que la línea 2 de producción se va a restablecer el 7 de septiembre, una semana más tarde que la línea 1, y dos semanas más tarde de lo previsto. La causa indicada en el comunicado es «motivos ajenos a su voluntad». Podría tratarse de un problema con algún proveedor, pero no lo sabemos. (Actualización) Acciona, proveedor de Nissan, rescindió un contrato de forma unilateral e inmediata, de ahí el retraso.

    Mientras tanto, Nissan emplaza a acudir a sus puestos de trabajo a todos los empleados que no puedan hacer sus tareas habituales teletrabajando. Se aprovechará el parón adicional para impartir un plan de formación para reducir la posibilidad de que haya contagios de COVID-19 en la planta.

    En consecuencia, todos aquellos clientes que estén esperando que produzcan su pick-up o una e-NV200 tendrán que ser un poco más pacientes. Desde el 14 de marzo la producción de Nissan en Barcelona ha sido bajísima, suerte para el fabricante que no son modelos muy demandados, o se acumularían meses de lista de espera.

    De acuerdo a los datos de ANFAC de producción de vehículos hasta junio -válidos para ahora mismo-, en España se han fabricado 5.696 pick-up, un 74,31% menos que el año pasado en el primer semestre. No hay otra fábrica en España que produzca este tipo de vehículo. De esas 5.696 unidades, 5.261 se han destinado a la exportación, un 75,24% menos. El mercado nacional apenas las absorbe.

    En cuanto a la furgoneta eléctrica e-NV200, en marzo Nissan comunicó que se habían vendido más de 30.000 unidades, de las cuales 10.000 fueron el año pasado. Este modelo es el que más está tirando de la producción en Barcelona y beneficiándose del auge de la electromovilidad. De no ser por el COVID-19, batiría su récord este año.

    Mala suerte para este vehículo, los que no hayan querido esperar a la producción de su e-NV200 tal vez se habrán decantado por Kangoo ZE o las versiones eléctricas de Berlingo y compañía. Justo antes del estado de alarma se había anunciado la nueva versión XL Voltia de la e-NV200 para transportar cargas más grandes.