¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Nissan GT-R LM NISMO se cuela en el Museo de Le Mans

    Una unidad del Nissan GT-R LM NISMO ha encontrado su hueco en el museo oficial de las 24 Horas de Le Mans.

    Por el contrario, un Ferrari Dino 206P ha abandonado el museo al ser vendido por su dueño por 4 millones de euros.

    El Museo de las 24 Horas de Le Mans es una de las citas ineludibles si se visita el Circuito de La Sarthe, toda vez que entre sus cuatro paredes se reúnen un centenar de vehículos que forman parte de la historia de la carrera. Aunque es habitual que los vehículos expuestos sean ganadores de la prueba, de alguna de sus categorías o tengan un papel importante por estar asociados a un fabricante, piloto o algún hecho importante, en esta ocasión el nuevo integrante del museo no cumple ningún de estos hitos. Se trata de una unidad del Nissan GT-R LM NISMO.

    Está claro que el Nissan GT-R LM NISMO no pasará a la historia de las 24 Horas de Le Mans, o si lo hace, será por ser protagonista de uno de los fracasos más sonados de la era moderna de la carrera. El exceso de innovación fue la cruz de un prototipo que tuvo un músculo publicitario más importante que su propio rendimiento. De hecho, tres unidades del Nissan GT-R LM NISMO tomaron parte de la edición de 2015 de las 24 Horas de Le Mans con un resultado desastroso. Los tres coches quedaron fuera de carrera por averías mecánicas o directamente por no completar el 70% de la distancia de carrera por su deficiente ritmo.

    Se podría decir, aunque no es literal, que el Nissan GT-R LM NISMO ha ocupado el hueco en el Museo de la 24 Horas de Le Mans dejado por un Ferrari Dino 206P Berlinetta Speciale, un prototipo único que fue cedido al Museo de Le Mans en 1967 por el propio Sergio Pininfarina con permiso de Enzo Ferrari. Construido sobre uno de los bastidores del 206P de competición, esta unidad no tiene una relación directa con La Sarthe, aunque está asociado a los distintos Ferrari que ganaron en Le Mans en la década de los 60. Su nuevo dueño ha pagado 4 millones de euros por él.

    Fuente: Endurance-Info / Fotos: Nissan Motorsport