¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los plazos de desarrollo del BMW M8 GTE son muy justos

    Fernando Sancho
    Fernando Sancho3 min. lectura

    Jens Marquardt ha reconocido que el desarrollo del BMW M8 GTE sigue un calendario bastante "apretado", pero a la vez "manejable".

    La primera meta de BMW Motorsport es llegar con un GTE más o menos listo para las pruebas del 'Balance of Performance' de la FIA.

    BMW Motorsport no tiene tiempo que perder en el desarrollo del BMW M8 GTE, tal y como ha reconocido Jens Martquardt, máximo responsable del proyecto. El plan inicial es que el BMW M8 debute en su especificación GTLM en las 24 Horas de Daytona del IMSA WeatherTech SportsCar Championship en el mes de enero de 2018, por lo la marca debe apurar los plazos para tener listo su nuevo GT. En este aspecto y tras completar el shakedown inicial el pasado mes en Lausitzring, la marca tiene previsto un intenso programa de test con la versión final del coche.

    En este aspecto, la marca tiene como primer objetivo llegar a tiempo a las pruebas que hace la FIA para ajustar el 'Balance of Performance' en el WEC. Bien es cierto que el coche definitivo no estará listo para entonces y algunos ajustes se harán después, pero en teoría gran parte de los componentes clave para esta prueba del 'BoP' ya deben estar listos. Uno de estos componentes es sin duda el motor G8 del BMW M8 que según palabras de Marquardt está "mucho más lejos" del motor de serie que la distancia que hay entre el propulsor de 4.4 litros utilizado en el BMW M6 GT3 y GTLM respecto a su equivalente de calle.

    Mientras que el motor del BMW M6 GT3 y GTLM comparte un 95% de las piezas con el motor de producción, en el caso del GTE este porcentaje se reduce al 60-70%. El propulsor que se utilizará en el WEC y en el IMSA con este BMW M8 GTE presenta además una caja de cambios diferente, así como una gestión electrónica modificada. Esto permitirá que el M8 GTE busque por encima de todo el rendimiento y no tanto la manejabilidad como se buscó con el BMW M6 GT3, toda vez que es un coche destinado a un programa 'carreras-cliente'. Los test en Estados Unidos y las pruebas de larga duración arrancarán antes de acabar el año.

    Fuente: Sportscar365 / Fotos: BMW Motorsport